Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Criticic escriba una noticia?

Obras son amores

13/07/2018 12:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Es tópica y tradicional la idea de que quien dice que no hay diferencia entre derechas e izquierdas, es de derechas. Pero es cierto que a veces no parece que haya mucha diferencia entre unos y otros. Pero la raya fronteriza existe. Una vez más la izquierda (¿?) ha encontrado el modo de acercarse a la realidad social y tratar de solucionar sus problemas, entre la abrumadora herencia franquista que sigue dominándonos, alentada por los poderes fácticos, y las demandas imperiosas del Mercado Global, cada vez más exigentes, a medida que aumenta su fuerza y sus armas de convicción. En el Gobierno de Pedro Sánchez hay una mayoría de mujeres. Obras son amores y eso es predicar con el ejemplo y dejarse de sermones y de promesas incumplidas, declaraciones a la galería y paños calientes, como en el caso del paro, que según ellos, los del PP, era su preocupación prioritaria, aunque solo el buen sol del turismo y las tradicionales fiestas del consumismo masivo conseguían rebajarlo. No es que sea mucho, ni muy determinante, pero es algo. Menos da una piedra, después de casi dos siglos de feminismo beligerante y de constantes reivindicaciones de los derechos de la mujer y su igualdad con los hombres, reiteradamente proclamadas y olvidadas en el cajón sin fondo de las buenas intenciones, con ninguna voluntad de llevarlas a la práctica.

Un Gobierno de mujeres era inconcebible en la España del PP, de hace dos meses. Solo esta anécdota justificaría el cambio de gobierno y la vuelta al poder del PSOE, como otra prueba de que, a pesar de todo, todavía hay diferencias entre los dos partidos mayoritarios del país. Por segunda vez, se ha pasado de las palabras a los hechos, de las declaraciones enfáticas a la práctica diaria. Y el ejemplo es tan valioso y de significado tan claro que hasta el PP ha tomado nota y se ha visto arrastrado a seguirlo. Ha habido dos mujeres entre los candidatos a llegar a la presidencia del partido, lo que podría llevar ahora a una mujer del PP a gobernar España (Soraya Sáenz de Santamaría), abandonado ya Mariano Rajoy por su suficientemente acreditada ineficacia política, su tolerancia de la corrupción y su desastrosa gestión, a las órdenes del mercado. En la misma dirección van los propósitos de Pedro Sánchez de desmitificar la memoria del general Franco, sacándolo del Valle de los Caídos, cosa inconcebible con el PP, fieles a sus ancestros, como se está viendo con su oposición a rebajar el mito. Los españoles no ganan nada con este desalojo, pero aumenta su dignidad nacional y mejora su imagen colectiva. Y la izquierda pinta algo, aunque no mucho.


Sobre esta noticia

Autor:
Criticic (2156 noticias)
Fuente:
ctxt.es
Visitas:
1591
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.