Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Aicrag escriba una noticia?

Los Objetos Voladores No identificados

13
- +
23/09/2019 01:24 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El incremento de los avistamientos ovni en zonas controladas por el Ejército estadounidense lleva a la Armada a establecer un nuevo protocolo de acción

Las visiones y observaciones de OVNIS han venido acaeciendo desde tiempos remotos, si bien es cierto que, gradualmente, han ido proliferando en la actualidad, tanto que se hace difícil contabilizar los casos de avistamientos registrados.

Desde los primeros casos en que se puso en evidencia la constante aparición de estos objetos voladores no reconocidos como algo natural, los ejércitos del aire de todos los países empezaron a crear comisiones especiales para responsabilizarse de la comprobación e investigación de todo lo referente al tema. Estas comisiones no están pensadas ni capacitadas para investigar desde un punto de vista esencialmente científico la realidad de estos fenómenos aéreos sino para comprobar la posibilidad de que el aumento de esas apariciones significaran en algún momento un peligro procedente, bien de algún país rival, bien de algún punto del espacio ajeno a la Tierra. Principalmente, son los Estados Unidos, con su paranoia particular los que impulsan estas comisiones desde el momento en que se convirtió en la primera potencia militar y económica del planeta.

La quimera de los platillos volantes, entendidos como naves de otros mundos, surge de la obsesión marciana, en un mundo desanimado que considera posible la visita de extraterrestres, y donde los medios de comunicación tienen un inmenso poder, en pleno auge de la ciencia ficción y poco después de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki. Con estos ingredientes se prepara un terreno abonado para la llegada a la Tierra en 1947 de los platillos volantes y, algunos años después, la llegada de los extraterrestres.

La CIA ha venido utilizando a su beneficio la pasión popular por los ovnis, posiblemente para encubrir vuelos de aviones espía norteamericanos. Paradójicamente las aeronaves tenían su base en el Área 51 en Nevada y, para alivio de la agencia, los fanáticos de los ovnis las confundían con ingenios de otros mundos. Se cree que allí se transportaban para su estudio restos de naves y satélites soviéticos. De manera solapada, EE.UU. desarrollaba en secreto una supuesta nave supersónica con forma de platillo dentro del llamado Proyecto 1794. Propósito que abandonó en 1961 tras haber invertido 31 millones de dólares; la aeronave nunca superó los 56 kilómetros por hora ni se elevó más allá de un metro.

Enrico Fermi, físico nuclear, se hizo famoso tras formular preguntas que hacían reflexionar. En los años cincuenta, en el Laboratorio Nacional de los Álamos, tras una discusión acerca de los OVNIS, Fermi preguntó: “¿Dónde está todo el mundo?”. Estimó que había al menos 300 mil millones de estrellas en nuestra galaxia, gran parte de ellas más viejas que el Sol, con un alto porcentaje de posibilidades para albergar planetas habitables. Con lo cual podría existir una serie de civilizaciones inteligentes en la galaxia.

Con la tecnología a día de hoy desarrollada en nuestro planeta, una civilización podría tardar entre 5 y 50 millones de años colonizar la Vía Láctea. Si la Tierra tiene una edad de 4.543 millones de años, esto ya podría haber pasado, y entonces podríamos preguntarnos, ¿dónde está la evidencia de estas civilizaciones? Esta es la paradoja de Fermi: se trata de una discrepancia entre la expectativa de que podría haber evidencias de civilizaciones alienígenas, y la presunción de que no se ha observado visita alguna.

Carl Sagan resumió muy acertadamente la situación cuando dijo que “afirmaciones extraordinarias requieren siempre de una evidencia extraordinaria”. La cuestión es que no ha habido aún ni un sólo encuentro con estas naves bien documentado, capaz de crear la primera evidencia circunstancial. Y lo que es peor, el hecho se agrava cuando muchos gobiernos del mundo de manera intencionada tapan y clasifican toda la información recogida sobre avistamientos. Sin embargo, sí que hay pruebas suficientes, o cuando menos, cuantitativas para abrir este problema a un estudio científico cualitativo.

Los testimonios sobre objetos extraños en el cielo llevan décadas reabriendo el debate sobre la posibilidad de vida extraterrestre y sobre su posible llegada a nuestro planeta. Pero por regla general la simple mención de ovnis tiende a asociarse con los amantes de las teorías de conspiración, y esto lo que genera son dudas sobre su credibilidad. Sin embargo, algunos reconocidos astronautas de la NASA, no sólo estaban convencidos de la existencia de los extraterrestres, sino que dieron un paso más al afirmar que otros mundos ya habían visitado la Tierra y contactado con humanos.

"Afirmaciones extraordinarias requieren siempre de una evidencia extraordinaria”, Carl Sagan

Edgar Mitchell, integrante de la misión Apolo 14 que pasó nueve horas en la superficie lunar el día 5 de febrero de 1971, ha afirmado siempre estar convencido de la existencia de seres de otros mundos; en una ocasión llegó a decir estar seguro de que ya habían visitado la Tierra. "Tengo el privilegio de saber que hemos sido visitados en este planeta y que el fenómeno ovni es real", confirmó Mitchell en 2008 en una entrevista a radio Kerrang. El astronauta aseguró además que la existencia de los extraterrestres había sido ocultada por todos los gobiernos a lo largo de los últimos sesenta años, si bien, añadió, "poco a poco se ha filtrado y algunos hemos tenido el privilegio de recibir información al respecto".

En un correo electrónico dirigido al jefe de campaña de Hillary Clinton, John Podesta, Mitchell sugirió abiertamente que el Vaticano es consciente de la existencia de inteligencia extraterrestre e indicó que los alienígenas quieren ayudar a la humanidad, aunque están asustados ante las tendencias violentas de los humanos.

El concepto Objeto Volador No Identificado, más conocido por su acrónimo ovni (de las siglas OVNI, traducción del inglés UFO, Unidentified Flying Object), se refiere a un fenómeno descrito como cualquier presunto objeto volante, real o aparente, que no puede ser identificado por el observador y cuyo origen continúa siendo desconocido después de una investigación.

Los supuestos avistamientos de aeronaves extrañas e inusuales se remontan a la antigüedad, aunque el término OVNI se popularizó recientemente, más concretamente desde el avistamiento efectuado por el piloto norteamericano Kenneth Arnold en 1947. a partir de ese momento, miles de personas en todo el mundo juran haberlos visto también surcando el espacio aéreo de sus respectivos países.

Algunos grupos ufológicos, investigadores aficionados de estos fenómenos, especulan con la idea de que sería bastante probable que no se haya informado sobre muchos más casos de avistamientos debido al miedo al ridículo público, evidenciando el estigma social que se ha creado sobre el tema ovni. Esto porque en la cultura popular de todo el mundo, se usa generalmente el término OVNI para referirse a cualquier hipotética nave de origen extraterrestre, pero, por ello precisamente, la expresión en sí misma realmente no define la naturaleza del prodigio, pues la expresión «platillo volante» o «platillo volador», también es usada como equivalente para describir a un tipo determinado de ovni.

Cuando un ovni es identificado como un objeto conocido, por ejemplo, un avión o un globo-sonda meteorológico, deja de ser ovni y se convierte en objeto volador identificado. En estos casos, lógicamente, es inexacto seguir usando el término para describir el objeto.

En realidad, tropezamos con una medía de diez casos por año, susceptibles de ser denominados como extraños, con lo que no se ajustan a explicaciones lógicas y normales, de los cuales, algunos son declaraciones de personas de máximo crédito. Veamos un ejemplo de ello:

El veinticuatro de abril de 1964, un agente de policía de la villa de Socorro (Nuevo México), había visto a dos personajes bastante pequeños vestidos con ropas muy blancas, entrar precipitadamente en una extraña máquina que se elevó a gran velocidad. Alertados por radio, los compañeros de la policía examinaron las huellas dejadas en el suelo por el artefacto. Estas, eran señales que no se correspondían con nada conocido, Aunque recordaban fielmente a otras dejadas por objetos similares en apariciones del mismo tipo.

Es entonces absurdo pretender, como se ha intentado hacer, descalificar a los avistadores, aduciendo que se trata de personas sin conocimientos apropiados o técnicamente no preparados.


Sobre esta noticia

Autor:
Aicrag (235 noticias)
Visitas:
456
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Organizaciones
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.