Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ariel escriba una noticia?

Obama fustiga la tiranía y corrupción en África

13/07/2009 19:06 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El presidente estadounidense visitó ayer el atribulado continente donde nació su padre, en un viaje que simboliza el inicio de una nueva era política

CAPE COAST, Ghana.— El presidente estadounidense Barack Obama visitó ayer el atribulado continente donde nació su padre, en un viaje que simboliza el inicio de una nueva era política; pero, al mismo tiempo, Obama llegó con un mensaje duro: la ayuda estadounidense debe ser correspondida con el compromiso africano de hacerse responsable de sus propios problemas.

“Debemos empezar a partir de una premisa simple: que el futuro de África está en las manos de los africanos”, dijo Obama en un discurso ante el Parlamento en la capital, Accra, que fue televisado en todo el continente, y en el que remarcó: “Llevo la sangre de África dentro de mí”. Aunque reconoció el “pasado trágico” africano y lo que representó el colonialismo en el continente, también dijo que “es muy fácil acusar a otros y culpar a otros por estos problemas”.

“Pero Occidente no es responsable de la destrucción de la economía zimbabuense en la última década, o de las guerras en las que los niños son enlistados como combatientes”, subrayó.

Obama utilizó en su discurso un lenguaje franco y hasta severo que, en boca de cualquiera de sus predecesores, quizá no habría sido recibido de la misma manera pero que, en la de Obama, sonó el tipo de verdades duras que sólo dice un familiar querido.

“África no necesita caudillos”

“Ningún país va a crear riqueza si sus líderes explotan la economía para enriquecerse ellos mismos, o si la policía puede ser comprada por los narcotraficantes”, denunció. “Ninguna empresa quiere invertir en un lugar donde el gobierno se queda con 20% de las ganancias, o donde la cabeza de la autoridad aduanal es corrupta. Ninguna persona quiere vivir en una sociedad donde el estado de derecho cede su lugar al imperio de la brutalidad y la corrupción. Eso no es democracia, eso es tiranía, y llegó la hora de que se termine”.

Incluso fue más allá, al decir que “África no necesita caudillos. Necesita instituciones fuertes”.

Como hizo en su discurso al mundo musulmán, el mes pasado, en El Cairo, Obama recurrió ayer a detalles de su biografía para suavizar por momentos su discurso. “Mi padre fue cocinero de los británicos en Kenia”, dijo, “y aunque era un anciano respetado en su aldea, sus patrones lo llamaron ‘muchacho’ gran parte de su vida”.

Los ghaneses recibieron al primer presidente afroestadounidense, hijo de un pastor de cabras en Kenia, con muestras de cariño y ovaciones. Miles formaron hileras en las calles para verlo de cerca. Su nombre y lema de campaña se convirtieron en refranes de canciones tocadas en su honor.

Acompañado por su esposa Michelle —descendiente de esclavos africanos— y dos hijas, Obama llegó a Ghana luego de estar en la cumbre del G-8, en Italia, y de sus reuniones con los líderes rusos, en Moscú. Con ello, el mandatario puso de manifiesto que África debería ser parte de la comunidad mundial y no un continente que se visita una vez en una Presidencia.

Más sobre

Obama visitó una clínica para mujeres a fin de subrayar la ayuda de EU en el combate a la mortalidad materna e infantil y luego viajó en helicóptero al castillo de Cape Coast, un fuerte usado para el tráfico de esclavos a través del Atlántico y un recordatorio de uno de los capítulos más oscuros en la historia de África y EU.

Testigo de la “maldad pura”

Allí, visitó los calabozos y pasó a través de la Puerta del No Retorno, donde los esclavos eran llevados para subir barcos que los llevarían a sus destinos.

Con el rostro adusto, Obama dijo que el castillo le recordó el campo de concentración de Buchenwald y la existencia de la “maldad pura” en el mundo.

“Es una experiencia conmovedora. Y, por más doloroso que sea, creo que nos enseña que tenemos que hacer todo lo que esté en nuestras manos para luchar contra la clase de males que, tristemente, aún existen en nuestro planeta”.

Por la mañana, en un desayuno con dignatarios en el complejo gubernamental, Obama caminó por el pasillo con el presidente John Atta Mills, mientras sonaba de fondo una canción de reggae que decía: “Barack, Barack, Barack Obama.” Un presentador lo anunció : “¡El primer presidente negro de Estados Unidos! África recibe a uno de sus hijos ilustres, Barack Obama”. Más tarde, en el Parlamento, el propio Mills presentó a Obama como un “primo” y le dijo: “Eres bienvenido, eres bienvenido. Estás en casa”.

Obama, que normalmente habla del desastre que le heredó George W. Bush, reconoció esta vez que su predecesor hizo más por África que cualquier presidente previo. Al igual que Obama, Bush trató de diseñar una política para recompensar a los buenos gobiernos y crear instituciones como la Corporación Desafío del Milenio, incluyendo 547 millones para Ghana. Obama señaló, en este sentido, que estaba “trabajando sobre las fuertes bases que sentó el presidente Bush” en África.

Pero la mayor parte del tiempo, el mandatario se dedicó a hablar de lo que África debe hacer por sí misma, para construir el tipo de sociedad que él nunca vio: próspera, democrática, honesta y libre de enfermedades. “Ustedes pueden hacerlo”, dijo. “ Sí, pueden hacerlo. Porque, en este momento, la historia está cambiando”. Anoche mismo, Obama partió de Ghana, con rumbo a Washington.


Sobre esta noticia

Autor:
Ariel (3892 noticias)
Visitas:
9746
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.