Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Roberto Díaz Ramírez escriba una noticia?

Obama y el fantasma de la desesperanza

08/11/2010 16:55 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Lo que temían los candidatos demócratas que ocurriera en las elecciones del pasado 2 de noviembre, augurado por las encuestas, finalmente ocurrió: Perdieron y feo, mientras el Presidente Barack Obama hace un mea culpa en torno a la derrota

Por Roberto Díaz Ramírez

Los gringos no andaban buscando al que se las hizo, sino al que se las pudiera pagar y ese fue Barak Obama, a la sazón, Presidente de los Estados Unidos, quien ha sufrido en las urnas por los errores cometidos durante la administración de George Bush, aquel que recibiera de Bill Clinton una nación económicamente boyante y entregara, ocho años después, un país al borde del colapso financiero y social.

Reducido su status económico a cenizas, gracias a la crisis global que reventara en el tercer trimestre del 2008, los electores de Gringolandia le cobraron entonces una primera factura a los republicanos de Bush, eligiendo a un presidente demócrata y luego, dos años después, le voltearon la tortilla a los demócratas, quienes ahora son los culpables, que no necesariamente los responsables, de que la casa se les esté derrumbando.

El Martes Negro de Obama, reconocido por el mismo, no hace sino poner los puntos sobre las íes de una crisis que amenaza con acrecentar su golpeteo sobre las clases menos favorecidas de Estados Unidos, de ahí que en su mea culpa, el mandatario que hace dos años celebrara un histórico triunfo, hoy lamenta la gran paliza recibida por sus compañeros de partido, siendo la economía la manzana de la discordia.

Lo malo es que la economía, el Talón de Aquiles del gobierno gringo, no da señales de mejora, de cara a una ciudadanía electoral que no quita el dedo del renglón, exigiendo más y mejores empleos..

<a href="http://www.flickr.com/photos/44124348109@N01/2400375882/" mce_href="http://www.flickr.com/photos/44124348109@N01/2400375882/" target="_blank">jurvetson</a> via Flickr

"Mi principal tarea es conseguir una economía fuerte y por ello tengo que aceptar la responsabilidad de que no hemos logrado los progresos que deberíamos”, ha argumentado, apenas horas después de conocerse los resultados de los comicios de noviembre, que le dieron a los republicanos la mayoría en la Cámara de Representantes y redujeron en diez los espacios de los demócratas en el Senado.

Lo malo es que la economía, el Talón de Aquiles del gobierno gringo, no da señales de mejora, de cara a una ciudadanía electoral que no quita el dedo del renglón, exigiendo más y mejores empleos, mientras ve como la bonanza de épocas pasadas se ha escurrido como agua entre las manos, situación que no empezó con Obama, pero que sí se ha agudizado, hasta el extremo de no hallar la puerta a sus tribulaciones.

Ejemplo de ello es la tasa desempleo, que oficialmente se halla en 9.6%, prácticamente la misma de enero y febrero de 2010, pero que de acuerdo a los corrillos no oficiales, ronda los 17 puntos porcentuales, problemática económica y social que afecta, si las matemáticas no fallan, a entre 15 y 26 millones de norteamericanos, tomando como base una Población Económicamente Activa integrada por más de 155 millones de estadounidenses.

<a href="http://www.flickr.com/photos/18844496@N00/2819960020/" mce_href="http://www.flickr.com/photos/18844496@N00/2819960020/" target="_blank">ItzaFineDay</a> via Flickr

Con aproximadamente 44 millones de estadounidenses viviendo en condiciones de pobreza, de acuerdo con datos de la Oficina del Censo, son entendibles los resultados de las elecciones en las que fueron avasallados los demócratas de Obama, quienes el pasado martes dos de noviembre se enfrentaron a una misión imposible: ganar en las urnas, tendiendo como "handicup" en contra la percepción de pobreza que hoy impregna a EU.

Así las cosas, el mea culpa de Obama es un vano intento presidencial que busca explicar y, de ser posible, cumplir a satisfacción la que se antoja como otra misión imposible: exorcizar al halloweenesco fantasma de la desesperanza que recorre Norteamérica.


Sobre esta noticia

Autor:
Roberto Díaz Ramírez (122 noticias)
Visitas:
2251
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.