Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Javipas escriba una noticia?

Nueva ortografía, ¿más 2.0? Ja, ja, ja.

17/12/2010 23:06 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Tener una madre que es toda una filóloga española ha dejado muchos positos en mi labor profesional. Vivo de escribir todo el día (bueno, ahora hago más cosas), así que hacerlo medianamente bien es algo que he ido cultivando a base de oir durante buena parte de mi vida cómo se debía hablar o escribir correctamente. Que luego uno tenga sus vicios y muletillas es normal, pero siempre he sido muy pijotero con la ortografía y, desde luego, con la forma de hablar de la gente.

Por ejemplo, me revienta que en la tele los analfabestias de turno (el 90% en Telecinco, tu pantalla enemiga) salten con expresiones y palabras que no existen o que no están bien aplicadas. Pero lo vemos por todos lados. El dequeísmo (y su archirival, el queísmo), el verbo descambiar (que existe, pero que todo el mundo usa mal), las cocretas y los participios terminados en ‘ ao’ (te has pasao) son algunos de los ejemplos clásicos, muestra de que cada uno somos de nuestro padre y de nuestra madre y que lo que mamamos es al final lo que acabamos copiando. Es ley de vida, pero eso no quita para tratar de respetar este fantástico idioma que tenemos y que tratamos tan mal.

La cosa se pone cruda cuando nos ponemos a analizar cómo utiliza la gente el español en Internet. Es para llorar. Viva la anarquía. Escribir todo en mayúsculas, olvidarnos de esas dos letras (‘ qu’ ) que los analfabestias, maKarras y vagos de las narices sustituyen por k, pasar de las tildes que son obligatorias (también en mayúsculas, amigos míos: se escribe ‘ Ángel’ , no ‘ Angel’ ), y por supuesto, olvidarnos de que (atención al ‘ de que’ , pequeños analfabestias, aquí sí está bien puesto) existen signos de puntuación, que en español tenemos signos de abrir admiración e interrogación, y de que las haches son mudas, pero no tontas.

Sinceramente, el nivel de escritura y redacción de un altísimo porcentaje de los internautas con los que he tenido que lidiar (prefiero no intentar precisar el porcentaje) es lamentable. No sé si es que ahora los únicos que comentan en los blogs y sitios web españoles que leo son estudiantes de 10 años, pero muchos comentarios asustan. No quiero entrar en debates educativos ni en que en otros países de habla hispana se puedan usar ciertas expresiones. Aun con esa realidad, la ortografía española en la web apesta y parece que los maestros del HOYGAN (todo en mayúsculas, adrede) crecen por doquier.

Así que la noticia de la presentación de la nueva Ortografía (debería ser con minúscula, según ese mismo tratado, ya que es un nombre común) me ha dejado bastante frío. En El País hablan de ello con un título original, pero curiosamente cometen una falta en el texto (‘ Esa doble naturaleza de prontuario y tratado fha sido ampliamente subrayado… ’ al menos que yo haya visto, no lo he leído entero), así que no predican mucho con el ejemplo. Reconozco que yo también cometo faltas de ortografía, pero creo que la gran mayoría de las veces son debidas a traspiés con las teclas (ahora ya menos, el teclado del MacBook Air desde el que escribo esto ha mejorado ese apartado).

Y es que esa nueva Ortografía revisada que acepta términos sajones escritos al estilo español (pirsin por piercing), que nos hace confundir la y griega de toda la vida con la ye y que es permisiva con los mensajes cortos (bueno, aquí quizás yo también levanto la mano, pero no mucho) es demasiado moderna para mi gusto. Puede que haya que adaptarse a los tiempos, pero todo tiene un límite. Lo curioso es que presuman de apertura y de adaptación a las nuevas tecnologías.

De hecho, la presencia de la RAE en Internet es a mi entender, y no metiendo mucha caña, discreta. El sitio web oficial de la Real Academia Española es cutre a más no poder (también deberían adaptarse a los tiempos en esto), y no hay demasiado movimiento -que yo sepa- en redes y medios sociales que quizás enriquecerían un poco la difusión del idioma y su uso correcto.

Lo que más me gusta con mucho de la RAE es la forma tajante en la que corta cualquier intento de buscar términos que no existen. O los escribes perfectos, con sus tildes, sus haches, en singular, y, sin son verbos, con el infinitivo (bien por la posibilidad de conjugarlos), o te salta el ‘ La palabra x no está en el diccionario‘ . Sin más. No hay búsquedas relacionadas (aquí se apuntarían un tanto para los analfabestias), ni consejos que puedan orientar al pobre que quiera tratar de mejorar su vocabulario.

Con esa ayuda del organismo más importante al cuidado de la lengua española en todo el mundo, poco se puede decir. El español es el segundo idioma más hablado en todo el mundo, pero a este paso no tardaremos mucho en llegar a un punto en el que los que vivimos la EGB no vamos a entender a los que están viviendo la ESO (sin mentar los sistemas educativos de otros países). Porque ahora resulta que el español de España y el de Argentina, Chile o México son distintos (eso nos dicen en Microsoft cuando instalamos Windows). Acabaremos teniendo un español distinto para Madrid, Andalucía, o Soria.

Tócate los cojones. Con c, no con k.

(Obviamente, yo también me tomo ciertas libertadas al escribir en mi blog, así que tirón de orejas a mi mismo. Analfabestias, por ejemplo, no es un término aceptado por la RAE. Todo se andará).


Sobre esta noticia

Autor:
Javipas (311 noticias)
Fuente:
javipas.com
Visitas:
2725
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.