Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Crónicas Bárbaras escriba una noticia?

Nuestros guapos políticos

03/10/2015 15:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Si observa usted las formaciones políticas, las antiguas que se remozan, y las nuevas como Ciudadanos, verá que sus líderes jóvenes son mucho más atractivos físicamente que sus antecesores.

Ambos sexos son más sanos, poseen tez y rasgos más finos, dentaduras perfectas y la sonrisa y flexibilidad, ohlalá!, de las estrellas del cine francés: es que comen mejor, "como los ricos", se decía antes.

La renta per cápita creciente cambió el aspecto de los españoles, que han evolucionado en dos generaciones hasta dejar de parecer neandertales.

Observe a los nuevos valores del PSOE, del PP y, sobre todo, de Ciudadanos. Gente apuesta, limpia, atractiva.

Los de Podemos, con excepciones, resultan viejunos. Al decirse pobres y estar siempre enfadados se han quedado como Monedero en el eslabón perdido entre Pepe Isbert y Albert Rivera, y su diva, Carolina Bescansa, entre Cristina Almeida y la bellísima ciudadana Inés Arrimadas.

El cambio de los españoles debió iniciarse con los nacidos en democracia, tras la muerte de Franco.

Hasta entonces, compruébese en películas y viejas fotografías, éramos mayoritariamente feos, bajitos, zafios, como los prototipos de entonces: Aznar, Rafaela Aparicio, Paco Martínez Soria y el mismo Francisco Franco.

Las españolas, aunque generalmente más presentables que sus parejas, gastaban bigotillos que no depilaban por temor religioso, y por jóvenes que fueran vestían como ancianas; además, olían a procesiones, incienso y a velas de esperma.

Qué contraste: hijos o nietos de aquellos cejijuntos, adustos y malencarados, parecen ahora modelos a cuya guapura suelen sumar mayor inteligencia y preparación.

Nuestro pasado poco atractivo nacía de la pobreza, la endogamia por consanguinidad y vecindad ?recuérdense Las Hurdes y Un perro andaluz, de Dalí y Buñuel--, y del sometimiento a quien decía ser nuestro tío, el feísimo señor cura, al que milagrosamente se parecía casi todo el país.

-------

SALAS

image


Sobre esta noticia

Autor:
Crónicas Bárbaras (2357 noticias)
Fuente:
cronicasbarbaras.es
Visitas:
907
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.