Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pensativo escriba una noticia?

Nuestra estancia en la tierra

01/04/2011 08:24 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ahora que escuchamos hablar de los acontecimientos de cómo serán los últimos días, no esta por demás una breve reflexión del propósito de nuestra vida en la tierra

La manera en que definas tu vida determina tu destino. Tu manera de ver las cosas influirá en cómo empleas tu tiempo, tu dinero, tus talentos y cómo valoras tus relaciones.

Una de las formas de entender a los demás es preguntándoles; ¿Cómo defines tu vida? Te darás cuenta de que hay tantas respuestas diferentes, como tantas sean las personas a las que les preguntes. Me han dicho que la vida es como un circo, un campo de minas, una montaña rusa, un rompecabezas, una sinfonía, un viaje y un baile. La gente afirma; la vida es un carrusel. Unas veces estás arriba y otras abajo y a veces das vueltas y vueltas, o la vida es una bicicleta de diez velocidades, y algunas nunca las usamos, o la vida es un juego de cartas y tienes que jugar la mano que te den.

Si te pidiera que dibujaras un cuadro de tu vida, ¿Qué imagen te vendría a la mente? Esa imagen es una metáfora de tu vida. Es la manera de ver la vida que has tenido, consciente o inconscientemente. Es tu propia descripción de cómo funciona la vida y qué esperas de ella. La gente expresa a menudo la perspectiva de sus vidas en la forma de vestir, las joyas, los automóviles, los peinados, los adhesivos en los parachoques e incluso los tatuajes. Tu perspectiva silente influye en tu vivir más de lo que imaginas. Ella determina tus expectativas, tus valores, tus relaciones, tus metas y prioridades. Por ejemplo, si crees que la vida es una parranda, entonces tu valor primordial en la vida será pasarla bien. Si ves la vida como una carrera, le darás valor a la velocidad y es posible que siempre andes de prisa. Si ves la vida como un maratón, la perseverancia será valiosa para ti. Si la vida para ti es un deporte o una batalla, ganar será muy importante.

¿Cuál es el propósito de tu vida?

Es muy posible que bases tu vida en una imagen errónea. Para poder cumplir los propósitos que Dios tiene para ti, tendrás que cuestionar la sabiduría común y sustituirla por enfoques bíblicos de la vida. La escritura declara; no se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios. La Biblia nos ofrece tres enfoques o metáforas que nos enseñan qué es la vida desde la perspectiva de Dios.

La vida es una prueba.

La vida es un fideicomiso

La vida es una asignación temporal

Estas ideas son la base de una vida con propósito.

La vida en la tierra es una prueba.

Esta metáfora de la vida se ve a través de los relatos bíblicos. Dios prueba una y otra vez el carácter, la fe, la obediencia, el amor, la integridad y la lealtad de las personas. Términos como tribulaciones, tentaciones, refinaciones y purificaciones se repiten más de doscientas veces en la Biblia. El carácter se desarrolla y manifiesta por medio de las pruebas; la vida en si, toda, es una prueba. Siempre serás probado. No conocemos todas las pruebas que Dios nos da, pero podemos anticipar algunas por lo que nos dice su palabra. Serás probado mediante cambios drásticos, promesas retrasadas, pruebas difíciles, oraciones no contestadas, críticas inmerecidas e incluso tragedias sin sentido. Cada vez que superas una prueba, Dios toma nota y hace planes para recompensarte en la eternidad.

La vida es un fideicomiso.

Esta es la segunda metáfora bíblica de la vida. Nuestro tiempo en la tierra, nuestro ímpetu, inteligencia, oportunidades, relaciones y recursos son todos dones que Dios nos ha confiado para cuidar y administrar. Somos mayordomos de todo lo que él nos da. Este concepto de mayordomía comienza cuando reconocemos que Dios es el dueño de todos y de todo en la tierra. La Biblia afirma; Del Señor es la tierra y todo cuanto hay en ella, el mundo y cuantos la habitan. Al fin de tu vida en la tierra serás evaluado y recompensado de acuerdo con la manera en que uses lo que Dios te confió. Eso significa todo lo que hagas, hasta las tareas más simples.

La vida es como un circo, un campo de minas, una montaña rusa o un rompecabezas

La vida es una asignación temporal.

La Biblia esta llena de metáforas que enseñan la naturaleza de lo breve, temporal y transitorio de la vida terrena. La vida se describe como un vapor, uno que corre rápido, un soplo de aliento y un rastro de humo. La escritura declara; nosotros nacimos ayer… nuestros días en este mundo son como una sombra. Para hacer buen uso de tu vida nunca debes olvidar dos verdades; Primero, la vida, comparada con la eternidad, es extremadamente breve. Segundo, la tierra es tan sólo una residencia temporal. No vas a estar aquí por mucho tiempo. El rey David oró; Dios mío, hazme saber cuál será mi fin, y cuánto tiempo me queda de vida; hazme saber cuán corta es mi vida.

Dios afirma que sus hijos deberían pensar sobre la vida de una manera muy distinta a la de los No creyentes, los cuales solo piensan en lo terrenal. En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde anhelamos recibir al Señor Jesucristo. Tu identidad está en la eternidad y tu patria es el cielo. Cuando entiendas esta verdad dejarás de preocuparte por tenerlo todo en la tierra. Para nosotros el fin de la vida no es el final. Tu vida en la tierra no es toda la historia de tu existencia.

Un antiguo relato cuenta de un Misionero que al jubilarse volvía a su casa en los Estados Unidos en el mismo avión en que viajaba el Presidente de esa nación. La algarabía de la gente, una banda militar, una alfombra roja, pancartas y los medios de comunicación, le dieron la bienvenida al presidente, mientras que el misionero pasaba sin notoriedad alguna. Sintiendo lastima de si mismo, y con resentimiento, comenzó a quejarse con Dios; Entonces el Señor le dijo con ternura; Pero Hijo mío, tú aún no has llegado a casa. Cuando la vida se pone difícil, cuando te embarga la duda o cuando te cuestionas si vale la pena sacrificarse viviendo para Cristo, recuerda que aun no has llegado a casa.

Nuestra reflexión es la siguiente;

La tierra no es nuestro hogar final, hemos sido creados para algo mucho mejor; Una vida en la eternidad. Nuestra estancia en la tierra solo significa una preparación.

¿No es maravilloso ser hijo de Dios?.


Sobre esta noticia

Autor:
Pensativo (56 noticias)
Visitas:
3576
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.