Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lainvasiondelasultracerdas escriba una noticia?

¡¿novedades?! DiscogrÁficas EspaÑolas

04/02/2011 14:54 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A veces me pregunto qué pensarán fuera de España cuando vean lo que pasa aquí dentro. En serio. Ayer, sin ir más lejos, zapeando nos encontramos con un programa de Tele5 (sí, deberíamos tratar de desintonizarla o algo) llamado La alfombra rosa, y que era simplemente un especial dedicado al preestreno del documental La princesa del pueblo, dedicado a Belén Esteban. Imagínate el desfile de famosos telecinqueros acudiendo al evento con sus mejores galas y todo lleno de gente como si en cualquier momento fuera a aparecer por allí Angelina Jolie, por lo menos. Pero no, la que llegó fue la gran estrella de la noche: la Esteban. Y yo me pregunté: ¿qué pensarán fuera de España cuando vean que el gran fenómeno mediático y casi sociológico de nuestro país es la ex de un torero que se quedó preñada, es famosa por colaborar en un programa de la prensa rosa y admirada por ser zafia y maleducada? Para echarse a temblar.

Pero hay más: ¿qué pensarán cuando vean qué es lo que de verdad da el campanazo, musicalmente hablando, en el país de Nuria Bermúdez? Y ya no me refiero a que Chikilikuatre sea considerado una alternativa más idónea que La Casa Azul para representarnos en Eurovisión o que el Tsunami de Karmele Marchante se convierta en un fenómeno (por efímero que sea). No, no, ya hablo directamente de música teóricamente seria. Porque esto tiene tela.

Un nombre: Miss Sánchez.

Un disco: De par en par (aunque yo bien lo hubiera titulado Con un par de cojonazos de toro).

Una fecha: Otoño de 2010.

Un concepto: Voy a regrabar mis canciones más populares de ayer, hoy y siempre, pero haciendo duetos con amigos "de toda la vida", que se vea que soy una diva cercana y casera.

Un single: Soy yo al lado de Nena Daconte, despojándolo de toda la fuerza que pudiera tener y haciendo que suene como si Marta y Mai estuvieran fumadas viendo The Spirit y les aburriera tanto que decidieran cantarse algo entre calada y calada.

Veredicto: Éxito seguro. Y si no, tiempo al tiempo.

Un nombre: Fangoria.

Un disco: El paso trascendental del vodevil a la astracanada.

Una fecha: Otoño de 2010.

Un concepto: Vamos a regrabar nuestras canciones más populares de ayer, hoy y siempre, pero dándoles un toque más Fangoria, más moderno. Sí, sabemos que dijimos que nunca haríamos concesiones al pasado, pero esta concesión no es al pasado, lo es al dinero.

Un single: Ni tú ni nadie, que en su versión 2010 suena exactamente como la de los 80, pero con un par de efectos nuevos y, sobre todo, con esa nueva voz de cerda de ultratumba que Alaska ha ido perfeccionando con los años. De todos modos, no nos engañemos: el resultado final es un poco de decir ¿Pero qué invento es esto?

Un veredicto: Éxito seguro. Y si no, tiempo al tiempo.

Visto lo cual, nos preguntamos: ¿de quién es la culpa de que pasen estas cosas?

Efectivamente: el Papito de Miguel Bosé (y sus ¡DOS! consiguientes giras a rebufo del mismo), que como resultado de ese éxito masivo que tuvo, parece ser que ha cambiado la industria musical española durante unos cuantos años. Pues si hay algo que quedó claro y bien claro fue una cosa: el público español no quiere cosas nuevas ni inspiración, lo que quiere es lo de siempre en otro bote. Así de claro. ¿Para qué te vas a romper los cascos si puedes coger a cuatro amigotes y regrabar un remake, pero dándole así como un aire nuevo? Ojo, y esto lo digo siendo consciente de lo post-moderno que soy y lo abierto que me muestro ante según qué experimentos... pero es que esto ya pasa de experimento (cosa que sí era, al menos hasta cierto punto, el Papito en cuestión) a una receta para fabricar churros. ¿Qué es lo próximo que nos espera? ¿Un disco de versiones de La Unión? Ah, no, que eso ya existe. Pues será de Mecano...

En fin, que visto lo que vende, estoy pensando en reescribir mis dos primeras novelas, sólo que ahora se titularían La tercera petición y Casi todas las maldiciones del mundo, respectivamente. Impresas en papel reciclado y con cada capítulo escrito a cuatro manos al lado de uno de los amigotes de Odisea: uno con Javier Hercé, uno con Pablo Castro, uno con Libertad Morán, uno con Miguel G.... y así, sucesivamente, vamos.


Sobre esta noticia

Autor:
Lainvasiondelasultracerdas (55 noticias)
Fuente:
lainvasiondelasultracerdas.blogspot.com
Visitas:
6916
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.