Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Peperg escriba una noticia?

Noticias y articulos ciencia y naturaleza, el hombre y su sabiduria neutra

11/02/2010 22:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

EN JULIO de 1994, la colisión de unos veinte fragmentos del cometa Shoemaker-Levy 9 con el planeta Júpiter

Noticias y articulos ciencia y naturaleza, el hombre y su sabiduria neutra.Colisión cometaria

EN JULIO de 1994, la colisión de unos veinte fragmentos del cometa Shoemaker-Levy 9 con el planeta Júpiter cautivó durante una semana la atención de los astrónomos de todo el mundo. Los observadores del cometa quedaron maravillados, pues el fenómeno se convirtió, según palabras de un astrónomo, en “el espectáculo celeste del siglo”. ¿Por qué superó este evento todas las expectativas?

En primer lugar, los fragmentos cometarios, que viajaban a 200.000 kilómetros por hora, causaron explosiones de una magnitud que solo los pronósticos más aventurados habían anunciado. Al adentrarse en la atmósfera de Júpiter, los fragmentos generaron destellos de apenas unos segundos de duración. Luego, los gases sobrecalentados salieron disparados de la atmósfera y formaron inmensas bolas de fuego, las mayores de las cuales, al momento de explotar, sobrepasaron la temperatura de la superficie del Sol. Durante los siguientes diez a veinte minutos ascendió un gran penacho que alcanzó una altura de 3.200 kilómetros.

Además, las condiciones que en un principio se creyó que serían poco propicias para la visibilidad resultaron casi idóneas. Dado que los impactos ocurrieron en la cara oculta de Júpiter, los brillantes destellos y los penachos se detectaron más fácilmente. En algunos casos se vio la cúspide de los penachos elevándose por encima del horizonte de Júpiter, y diez minutos después del choque, la rotación del planeta hizo posible ver directamente desde la Tierra las zonas impactadas. Otros diez minutos más tarde, dichas zonas entraron en el campo de la luz solar. Para entonces los penachos ya se habían desvanecido, y en su lugar quedaban gigantescas manchas oscuras. Estas manchas, la mayor de las cuales doblaba el tamaño de la Tierra, no figuraban en los pronósticos de los astrónomos; sin embargo, fueron los rasgos más visibles del fenómeno.

La sonda espacial Galileo suministró imágenes directas de los choques. El telescopio espacial Hubble, en órbita de la Tierra, observó los impactos en las longitudes de onda de la luz visible y ultravioleta. Otros observatorios midieron los efectos de los choques en diversas longitudes de onda elegidas específicamente a fin de recabar datos valiosos. El sol nunca salió en el polo Sur, lo que facilitó la observación ininterrumpida desde el Telescopio Explorador de Infrarrojos del polo Sur.

La sonda espacial Galileo suministró imágenes directas de los choques. impactos en las longitudes de onda de la luz visible y ultravioleta

Vota ciencia y naturaleza

directorio de blogs de naturaleza

Un instrumento maravilloso

Hay casi un kilo y medio de sustancia gris en nuestra cabeza y contiene unos diez mil millones de células nerviosas llamadas neuronas... ¡una cantidad que es dos veces y media mayor que la población actual de la Tierra! Varios grupos de neuronas controlan diferentes tareas corporales. Cuando movemos los brazos, manos, piernas o pies, por ejemplo, la orden proviene del “grupo motor” de neuronas. Otros grupos de neuronas controlan la vista, el habla, el razonamiento y así por el estilo. El modo en que funciona es maravilloso.

Cada neurona opera por medio de disparar una diminuta carga eléctrica a otra neurona preseleccionada, la cual, a su vez, envía su propio impulso a otras. Esto se puede comparar a usar su teléfono para escoger otro teléfono entre los muchos millones y rápidamente hacer la conexión a través de muchas líneas y relevadores. Pero las neuronas no hacen conexiones entre millones, sino entre miles de millones de otras neuronas, y lo hacen casi instantáneamente. ¡Un cálculo pone la actividad diaria de un cerebro a más de cien veces el total de todas las conexiones hechas por todas las centrales telefónicas del mundo en conjunto!

Las células del cerebro obviamente realizan mucho trabajo, y eso requiere combustible. De hecho, aunque nuestro cerebro se compone de solo aproximadamente 2 por ciento de nuestro peso, consume alrededor del 25 por ciento de todo el oxígeno que usa nuestro cuerpo —más que ninguna otra parte— y lo consume hasta al descansar. Para suministrar todo este oxígeno y otros nutrimentos, aproximadamente el 20 por ciento de toda la sangre que bombea nuestro corazón fluye a través de nuestro cerebro... ¡unos 1.420 litros cada día!

Pero aunque sabemos que grandes cantidades de energía se consumen para mantener en funcionamiento nuestra mente, todavía no se sabe exactamente cómo funciona el cerebro. Nadie sabe qué hace que estos miles de millones de neuronas produzcan pensamientos, emociones o sueños. Un especialista del cerebro comentó recientemente en la televisión inglesa que actualmente sabemos mucho de la Luna... los hombres hasta han estado allá y han regresado. Pero hubo un tiempo en que se pensaba que era una luz que brillaba a través de un agujero en el cielo. Eso, dijo, es aproximadamente el nivel actual de nuestro conocimiento del cerebro y su funcionamiento.

Vota ciencia y naturaleza directorio de blogs de naturaleza


Sobre esta noticia

Autor:
Peperg (71 noticias)
Visitas:
7403
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.