Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lamiradaperpleja escriba una noticia?

¡Nos han jodío!

08/11/2010 19:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

No siempre, es cierto. Hay excepciones. Pero cuando el miedo nubla el intelecto, de poco sirven la corrección social y las buenas razones. En tiempos de crisis, excesos y mitologías varias toman asiento en la platea popular, oficiando de placebo digestivo a nuestros dramas cotidianos. Lo infundado gana peso frente al sentido común, avivado por la voz deslenguada e irracional del ágora, bajo cuyo anonimato creemos anestesiar el aciago peso de la realidad sobre nuestras biografías. Entonces el otro -extranjero casi siempre- deviene en impune enemigo de nuestra bolsa y pedimos a dioses ciegos y sordos que nos regalen la parte de justicia que les sobra. El miedo fabrica sus propios enemigos, chivos sobre los que expiar nuestra desgracia y dar sentido al despropósito. La razón, ante tal afrenta, no tiene mecenas que la defienda y pronto se instala en nosotros un odio sin mesura, obstinado y mezquino, que vomita su rabia contra todo aquel al que creemos desmerecer la suerte que a nosotros se nos niega. Al calor del bienestar, todos somos leales amigos de lo humano. Desprotegidos de sus dones, supuramos la incertidumbre disparando sin piedad sobre lo ajeno:

«Inmigrantes, gitanos y maleantes le quitan la plaza del colegio a nuestros hijos, tienen preferencia en los trabajos, descansan en viviendas tiradas de precio, viven de papá Estado, mientras nosotros, honrados ciudadanos, españoles de sangre, a duras penas arañamos la sopa del caldero. Los chinos nos invaden, robando cliente y caja al autónomo; ningún inspector vigila sus horarios ni sus licencias, mientras el sufrido español aguanta, paga y calla. Los políticos y todas las moscas que planean su perímetro son sanguijuelas, ladrones sin guante ni vergüenza. Ni uno se salva. Los profesores no enseñan, los médicos no curan, los jueces dejan libre al que mata y sentencian al inocente, el empresario acumula y sangra, los sindicatos viven del cuento y de los funcionarios ni hablo, porque me enciendo. Dos trabajando, cien mirando. Sobran vagos y falta gente honrada, temerosa de Dios y de las leyes. Un Franco con veinticinco años que viniera...

Ya, ya lo sé, me he pasado. Ya sé que en frío todo el mundo es bueno, o lo intenta. El español no es racista ni intolerante. Lo que sucede es que somos mediterráneos y ya se sabe. Se le calientan a uno los ánimos y no se acuerda ni de su madre. Mejor eso que no tener alma. Que uno raja de Dios y de la Virgen cuando está caldeado, pero después ni me acuerdo. Costalero, penitente, del Madrid y pa' servirle a usté en lo que tercie. ¡Nos han jodío!»

Ramón Besonías Román


Sobre esta noticia

Autor:
Lamiradaperpleja (368 noticias)
Fuente:
lamiradaperpleja.blogspot.com
Visitas:
2301
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.