Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lorena López escriba una noticia?

Los Nobel también quieren fama

09/10/2009 18:45 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Parecía que era uno de los pocos premios que quedaban sin corromper por la fascinación mediática, pero no, finalmente han caido también

Como casi todos ustedes sabrán, Obama, acaba de recibir el premio Nobel de la paz. Sí, el carismático presidente de los Estados Unidos que esta teniendo una carrera estelar rompiendo la barrera el racismo, ahora parece ser un ejemplo de conducta en cuanto a la guerra se refiere.

El gran jurado que otorga los premios Nobel, ha decidido este año dárselo a un presidente mediático que, sinceramente, desde que llegó al poder no es que haya cambiado mucho su país en crisis. Si bien es cierto, se encontró con una escalera de oro cuando entró en la casa blanca. Los negros se sentían abanderados, lágrimas por todas partes enorgulleciéndose del compatriota de Chicago, y el resto de estadounidenses, felices y contentos por derrocar a un presidente, Bush, que se había cargado la prosperidad de un país en unos cuantos años.

"según los Nobel, Obama es como Gandhi, la madre Teresa o Mandela"

En parte podría llegar a entender que le diesen una medalla de honor contra el racismo, o un Nobel de similar índole. Pero no, le acaban de otorgar el Nobel de la paz. A mí por lo menos me parece indignante. El magnífico premio que a sido siempre bandera de vanguardia, de excluirse de los cánones sociales y saber ver mucho más allá que ningúno otro de sus compañeros, a caído, en mi opinión más bajo que nunca. Acaba de otorgar un premio a Obama poniéndole así a la altura de grandes personas como lo fueron Gandhi o la madre Teresa de Calcuta. Una persona que ahora mismo está gobernando un país en guerra, un país que envía tropas para hacer todo lo contrario de lo que el Nobel de la paz supone, y por supuesto con el beneplácito del señor Obama.

Aún así, ya se veía venir, cuando Al Gore fue elegido para obtener el mismo premio ya algo olía mal. Y es que, los magníficos premios que se hicieron famosos por conceder distinciones a personas con una larga trayectoria basándose en sus verdaderas cualidades, y no en sus seguidores, cada año iban tomando un cariz más mediático. Poquito a poco han pasado de conceder premios a gente que se lo merecía, a dárselos a gente que no. Mandela ahora es igual que Obama en su lucha, al menos eso creen los jueces de los Nobel. Creo sinceramente que deberían limpiarse un poco los cristales de las gafas, y bajar un poquito a la tierra para ver lo que están votando, porque en mi humilde opinión había muchísimos más candidatos a este premio que lo merecían millones de veces antes que él. Eso si, muchos estadounidenses se sentirán súper orgullosos de tener un presidente con semejante galardón. Con un poco de suerte, cuando el resplandor Obama se les haya borrado de los ojos, comiencen a ver a su querido presidente y empiecen a apretarle las tuercas respecto a sus actuaciones en todos los ámbitos. Con un poco de suerte, esta vez, las elecciones de los estadounidenses no nos hundan al resto. Pero lo que está clarísimo es que el brillo Obama ha cruzado el charco, para bien y para mal.

"el brillo Obama ha cruzado el charco"


Sobre esta noticia

Autor:
Lorena López (27 noticias)
Visitas:
4448
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.