Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bgortairemorejon escriba una noticia?

No toda la derecha es ultraderecha

17
- +
09/02/2020 17:07 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Existe una confusión tanto en la izquierda como en la derecha de que cualquier manifestación de la derecha es una versión extremista de la misma

Existe una confusión tanto en la izquierda como en la derecha de que cualquier manifestación de la derecha es una versión extremista de la misma. Tal vez, una de las confusiones más grandes nace de la propia naturaleza de la ultraderecha en tratar de confundir a la gente al valorar solo la relación Estado-mercado como parámetro único del espectro político. Pareciera que existe un intento de autoconvencimiento por parte de ciertos sectores de la derecha al sostener que toda derecha es liberal, cuando no hay nada más lejos de la verdad. Es como sostener que toda la izquierda es progresista.

Se vuelve necesario hacer un análisis histórico de la izquierda y la derecha. Es bien conocida la historia, casi leyenda, de que izquierda y derecha nacieron por mera casualidad en los debates de la Revolución Francesa, cuando la Asamblea Nacional ubicó a los Montagnards, repúblicanos y reformistas, a la izquierda, mientras que colocó a la Plain, conservadores, a la derecha. Desde ese entonces, finales del siglo XVIII, comenzó la dualidad entre visiones que son tan diversas como las personas que se afilian a cada bando.

Los elementos que definen a la izquierda y la derecha trascienden la comprensión del Estado y el mercado porque son en sí mismos elementos identitarios, nociones del mundo y, más que eso, de la sociedad misma. Estas nociones son mutables, tanto así que lo que hace cien años muchos de los representantes de la izquierda ahora serían considerados de derecha y viceversa. Un caso muy particular se evidencia en la evolución de los partidos demócratas y repúblicanos en Estados Unidos; donde el conservadurismo migró al partido que luchó contra la esclavitud y las visiones más progresistas se instauraron en el partido que llegaba a defenderla. Incluso existen divisiones en términos de idioma, lo que se entiende por "liberal" en inglés y en español llegan a ser nociones antagónicas. Lo que se entiende por "liberal" en inglés será considerado como "progresista" en la cultura latinoamericana.

Volviendo al elemento de confusión de la falsa dicotomía Estado-mercado es importante recordar que los factores ideológicos forman parte de la clasificación del espectro, la posición sobre la nación, derechos individuales y colectivos, porte de armas, la familia, la religión, el uso de drogas, la migración, las minorías, entre otros, forman parte fundamental de la clasificación del espectro político La izquierda tiende a ser más laxa en los aspectos sociales mientras que la derecha busca la conservación de elementos que se consideran naturales. Esta clasificación no entra en una dualidad de bien o mal, es meramente una forma de entender al mundo.

Desde su creación, izquierda y derecha han oscilado con diferentes resultados para ambas trincheras ideológicas. Lo cierto es que los países en donde ambos bandos han encontrado armonía y han trabajado en el mejoramiento de su sociedad se han visto beneficiados, alcanzando grandes niveles de estabilidad, equidad, transparencia y paz. Es por ello que tanto la izquierda como la derecha se disputan el éxito de los modelos nórdicos, sistemas que responden a modelos mixtos con un alto respeto en la individualidad, pero también con un elevado grado de aporte colectivo por el bien común.

Hasta este punto se muestra que ambas aristas pueden convivir e incluso gobernar de manera tolerante y armónica. Sin embargo, así como existen puntos medios existen corrientes extremistas. Desde dichas perspectivas toda noción ajena a la propia es una amenaza, no encuentran paz sino en una visión totalitaria del mundo en la que todos deben empatar. La estrategia de estas versiones de izquierda y de derecha no creen en el debate sino en el uso de la violencia y el abuso del poder como medio para silenciar a la divergencia.

Es momento de repensar nuestras visiones y acudir a la evidencia y a la reflexión para no caer en el juego de los "ultras" cuya intención no es mejorar las cosas para todos sino solo para ellos

Dentro del falso mito de la ultraderecha está su disociación con las experiencias de los fascismos y el nacionalsocialismo. Esta negación, es una estrategia de comunicación política sin valor académico. La manera más fácil con la que tratan de serparse de su oscuro pasado es con falsas premisas de la vinculación original de Mussolini en el partido socialista, obviando voluntariamente el hecho de su separación por el cambio de su discurso y comprensión ideológica totalmente ajeno a lo propuesto desde la izquierda. O la más absurda lógica, de que los nazis son de izquierda porque su nombre incluye "socialismo", desconociendo en su totalidad las múltiples veces que se declaró al socialismo y comunismo como enemigos del nacionalsocialismo, obviando la persecución política a la oposición de izquierda, enviada a los campos de concentración, y dejando en evidencia una versión caricaturezca del manejo de conceptos: estas personas seguramente estarán convencidas que la República Popular Democrática de Corea, es un ejemplo de democracia, o que las panteras negras de Estados Unidos eran felinos a favor de erradicar la persecución racial.

Así como el stalinismo y el maoismo han sido casos claros del totalitarismo nacido en visiones de izquierda la derecha encuentra sus extremos en movimientos de carácter nacionalista, muchas veces apoyado por movimientos religiosos y grupos económicos cuya intención es preservar el "status quo". Lo que se evidencia es un temor al cambio, una búsqueda implacable al reconocimiento de aquello que, aunque represente un cambio positivo a nivel social, puede representar una pérdida de privilegios a nivel personal. Fabián Bustamante, profesor de la Universidad de Chile, nos señala que existen "tres elementos clave del neopopulismo de ultraderecha en la actualidad: 1) pueblo versus elite; 2) denuncia de los medios de comunicación como propagadores del “marxismo cultural” y 3) nacionales contra extranjeros".

Las visiones extremistas hacen uso de mentiras, o verdades a medias, que buscan implantar un enemigo en las visiones opuestas. Al mismo tiempo, son incapaces de reconocer aportes positivos en sus contrapartes o errores en sus coidearios. En un ejercicio de autoapreciación y criminalización del opositor los extremismos se vuelven una amenaza real a las visiones moderadas. Y al mismo tiempo pueden empujar a la sociedad a un alto grado de polarización en el que se empieza a llamar "ultra" a toda visión distante al pensamiento propio.

Es por eso que hay que ser claros: no toda la derecha es ultraderecha, y lo mismo ocurre con la izquierda. Es fundamental superar la paradoja de Popper, tolerar la intolerancia nos vuelve apáticos a la realidad. Si hay algo en que todo el espectro político puede estar de acuerdo es que los extremismos han demostrado ser contraproducentes para nuestro desarrollo como comunidad humana. El exceso de Estado puede ahogar a la economía, el exceso de mercado llega a ignorar todo espacio donde no hay lucro, el exceso de religión nos vuelve intolerantes a otras creencias, la lista sigue...

Es momento de repensar nuestras visiones y acudir a la evidencia y a la reflexión para no caer en el juego de los "ultras" cuya intención no es mejorar las cosas para todos sino solo para ellos. Posiciones políticas que están dispuestas a sacrificar a individuos o, peor aún, porciones enteras de la sociedad no deben tener cabida en las sociedades de nuestra era.


Sobre esta noticia

Autor:
Bgortairemorejon (9 noticias)
Visitas:
777
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.