Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Quintana escriba una noticia?

No tan malos como parecen

28/12/2009 14:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El terror que la mayoría de los humanos sienten hacia los tiburones es tan antiguo como la historia compartida con estos animales

<a href=

El terror que la mayoría de los humanos sienten hacia los tiburones es tan antiguo como la historia compartida con estos animales. La mayoría de la gente está completamente segura de que el simple encuentro de un buzo con un tiburón terminará en un violento ataque.

Esto es absolutamente irreal. De las 310 especies de tiburones conocidas solamente 9 están relacionadas con ataques a seres humanos. De hecho, cuando los buzos queremos realizar inmersión con tiburones solemos invertir mucho tiempo en la búsqueda de escualos que, la mayoría de las veces, resulta infructuosa.

El encuentro de seres humanos con tiburones no es tan frecuente como se podría creer pero, incluso en estos casos, tendría que tratarse de una de las especies agresivas, del tamaño suficientemente grande como para arriesgarse a atacar a una persona y con un motivo real (hambre, territorialismo) que justifique dicho ataque.

¿Para qué arremeter contra un animal tan grande y desconocido cuando hay tantas presas pequeñas disponibles? Realmente son demasiadas las situaciones que deberían darse al mismo tiempo.

Las estadísticas coinciden con esta apreciación de la realidad. En los Estados Unidos, sólo en la década del noventa, murieron 180 personas atacadas por perros, mientras que en el mismo período sólo murieron cuatro personas atacadas por tiburones. En el mismo país en el período de 44 años, entre 1959 y 2003, 22 personas murieron producto de ataques de tiburón, pero en ese mismo período 1857 personas murieron alcanzadas por un rayo.

Por lo tanto se puede afirmar que la probabilidad de ser alcanzado por un rayo es mucho mayor que la de ser atacado por un tiburón.

Los tiburones que solemos ver en la televisión son animales que fueron estimulados con sangre para conseguir que se muestren agresivos, muerdan la jaula de los buzos o saquen la cabeza del agua buscando desesperadamente algo que morder.

Los tiburones que vemos en el fondo del mar, durante una inmersión, son sumamente diferentes. Son animales lentos y tranquilos, poseedores de una hermosa línea estilizada que se desplazan por el arrecife con movimientos sensuales. Suelen ignorarnos completamente al pasar a nuestro lado, pero dejando absolutamente claro que son los dueños del lugar. Ostentan ese aire de superioridad típico de los más poderosos.

Tiburones

A todos los buzos nos queda claro que estamos ante uno de los animales más hermosos del fondo, pero también que estamos ante “el jefe” y que no sería buena idea molestarlo.

Demasiado complicados para mantenerlos vivos en cautiverio, absolutamente indomables, fuertes y resistentes. Tan odiados como temidos. Los tiburones se pasean por el fondo rodeados por una aureola de misticismo y misterio. Sólo quien los ha visto pasar puede reconocer que es uno de los animales más hermosos y sofisticados del mar.

Hace treinta años teníamos que decirles a los buzos que no había tiburones en el área para que se animaran a bucear. Hoy son los buzos quienes los buscan entre las piedras del arrecifes seguros de que si logran avistarlos será el presagio de un gran día.

Cuantas veces en la vida, juzgamos personas, situaciones o eventos según las apariencias o según la impresión que otros han recibido y perdemos de vista elementos preciosos y verdades ocultas. Mucha de la mala impresión que tenemos ha sido el producto de la perspectiva de alguien y caemos fácilmente en el prejuicio. Veamos hoy, más alla de lo que la simple vista presenta y descubriremos como en el fondo del mar bellezas increibles en personas, eventos o circunstancias.

No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio. Jaun 7:24

No nos recomendamos, pues, otra vez a vosotros, sino os damos ocasión de gloriaros por nosotros, para que tengáis con qué responder a los que se glorían en las apariencias y no en el corazón. 2 Cor 5:12


Sobre esta noticia

Autor:
Quintana (1326 noticias)
Visitas:
2749
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.