Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jaferlui escriba una noticia?

No pongas excusas

26/12/2009 02:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Tus actos son tu entera responsabilidad

Esta historia la escuché (o leí) hace varios años, su enseñanza me sigue sirviendo hasta hoy y me servirá durante todo lo que me quede de vida.

Se dice que muchos años atrás un Virrey visitó Barcelona, España. En el puerto había un barco de remos, una galera, con prisioneros condenados a remar, castigo usual para la época. El Virrey quiso saber el testimonio de cada uno de los prisioneros así que se acercó a ellos y les preguntó qué había pasado, qué los había llevado a estar ahora en esta situación.

Escuchó de primera voz las terribles historias.

El primer hombre dijo que estaba allí porque un juez aceptó un soborno de sus enemigos y lo condenó injustamente. El segundo dijo que sus enemigos habían pagado a falsos testigos para que lo acusaran. El tercero dijo que había sido traicionado por su mejor amigo, quien escapó de la justicia dejándolo. Y así siguió el Virrey escuchando uno por uno a los condenados, todos tenían una historia parecida, hasta que...finalmente el Virrey dio con un hombre que le dijo: ‘ mi señor, yo estoy aquí porque lo merezco. Necesitaba dinero y le robé a una persona. Estoy aquí porque merezco estarlo.’

El Virrey quedó anonadado y volviendo sobre el capitán del navío de esclavos dijo: ‘ aquí tenemos a todos estos hombres que son inocentes, están aquí por injustas causas, y aquí este hombre malvado en medio de todos ellos. Que lo liberen inmediatamente, temo que pueda infectar a los demás’ .

Esta es una historia verdadera, y la moraleja es bastante obvia

De esta manera el hombre que se había confesado culpable fue liberado y perdonado, mientras aquellos que continuaban excusándose a si mismos volvieron a los remos.

Esta es una historia verdadera, y la moraleja es bastante obvia. Hablamos de las excusas y su poder. De cómo nos encadenan y mantienen sujetos en un determinado orden de cosas.

¡NO PONGAS EXCUSAS...! Mejor pon la verdad en tu corazón, pon el arrepentimiento y reconoce tu responsabilidad; no actúes como Adán, con su actitud de no reconocer su propia responsabilidad condenó a toda la humanidad.


Sobre esta noticia

Autor:
Jaferlui (116 noticias)
Visitas:
13588
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.