Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sony Atrae La Plenitud escriba una noticia?

Niños con creencias potenciadoras

02/05/2010 12:44 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Educar a nuestros niños transmitiéndoles creencias potenciadoras de sus capacidades y habilidades nos asegura que desarrollen autoestima y autoconfianza

Y sigo con los niños. Es que si alguna garantía tenemos que la humanidad pueda algún día establecerse sobre base más sanas, más solidarias, más prósperas son nuestros niños de hoy. Para eso, es necesario que nosotros comencemos hoy, cambiando nosotros, cuestionando nuestras creencias limitantes, cambiándolas por creencias más potenciadoras de nuestra capacidad interior. Permitiéndonos acceder a la abundancia del Universo, del que somos parte. Y si somos parte de ese todo, participamos de las características del todo. El Universo es armonía, es abundancia, es perfección, es energía en constante y fluido movimiento. Siéntete parte de ese todo, por que lo eres.

Transmitamos a nuestros niños creencias que les permitan desarrollar toda su capacidad, desarrollar al máximo su mente, todo su cerebro, el lado izquierdo lógica, racional pero también el lado derecho, el de la imaginación, la intuición, la creatividad.

Mira cuando el bebé es pequeño, llora si tiene hambre y su mamá lo amamanta o lo da el biberón y el bebé ya no llora. Si está mojado o sucio llora, la mamá lo cambia y ya no llora. Duerme cuando tiene sueño, come cuando tiene hambre, cuando está despierto juega con su imaginación, mira hacia todos lados, descubre los colores, los olores, las sensaciones, toca con sus manitos, levanta sus piecitos. Disfruta de la vida! Que maravilla!

Pero luego, que hacemos los adultos? Empezamos con los “debería ser”. Esos “debería ser” que nos inculcaron a nosotros y que aún conservamos. Hacemos todo como “debería ser”. Y “el debería ser” es solo una actitud para complacer a los demás, para lograr la aceptación de los demás, como si nuestro valor necesariamente tuviera que ser juzgado por otros.

Y eso es lo que inculcamos a nuestros niños: el “debería ser”. Esa necesidad de aprobación que inculcamos a nuestros niños es la generadora de la falta de confianza en sí mismos y de la baja auto estima que desarrollan. Les hemos enseñado –como nos enseñaron a nosotros- a requerir la aprobación de los demás, a ser como “debería ser”.

Es cierto que los niños en los primeros años de su vida necesitan realmente la aprobación y aceptación de algunos adultos que son importantes en su vida, básicamente los padres biológicos o adoptivos. Pero ese sistema de aprobación tendría que fomentar la auto confianza, la auto estima del niño. Que desarrolle confianza en si mismo, para que no cargue toda su vida con “la necesidad de aprobación de los demás”.

Estudios científicos han comprobado que hasta los 7 años de edad, a los niños se les ha dicho más de 100.000 veces NO. Cien mil veces!!!

El acatamiento ciego de los “debería ser” lleva poco a poco al niño a una servidumbre emocional permanente que anula su capacidad de discernimiento, su pensamiento propio. Hacemos que el niño haga lo que se “debe hacer”. Nosotros también hacemos generalmente lo que se “debe hacer”, lo que está bien visto, lo que otros aprobarían.

Nuestro niño crece y se llena de “debería ser”. Come cuando se le ordena, juega cuando se le ordena, consulta absolutamente todo buscando ser aprobado, y para llegar a su capacidad propia de pensar y decidir debe atravesar cientos de “no debes hacer esto, aquello y lo otro” y “haz esto y aquello y lo otro”. Estudios científicos han comprobado que hasta los 7 años de edad, a los niños se les ha dicho más de 100.000 veces NO. Cien mil veces!!!

Cuando el niño intenta acordonarse los tenis o colocarse un abrigo, pasar el jabón en su cuerpo, secar el agua con la toalla, etc. está gritando “yo puedo hacerlo solito”; está tratando de desarrollar su potencial, sus capacidades y generando confianza en sí mismo. Cuántas veces hemos impedido ese acto? Cuántas veces le decimos, "yo lo hago tu eres muy pequeño", o " yo lo hago más rápido que tú, estoy apurado, no tengo tiempo que perder".

Y peor aún, cuántas veces le hacemos creer que es El, el que piensa, y decide cuando en realidad lo hacemos nosotros desestimando totalmente su opinión? Acaso no le decimos: puedes ponerte la ropa que desees. Y cuando viene vestido le decimos, pero no ese pantalón no combina con la blusa, quedas ridículo, que dirá la gente si te ve así vestido.No te da verguenza?

Dar lo mejor a nuestros niños, no es solo darle cosas materiales y mimos, es necesario para su íntegro desarrollo, para que viva una vida plena, transmitirle confianza, creencias potenciadoras de su capacidad, la aceptación de sí mismo.


Sobre esta noticia

Autor:
Sony Atrae La Plenitud (24 noticias)
Visitas:
2934
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.