Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mamvas escriba una noticia?

El New York Times se alínea con los halcones anti-China

15/03/2019 08:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Nick Beams, wsws

Mientras los negociadores estadounidenses y chinos intentan llegar a un acuerdo comercial, el New York Times ha colaborado con un editorial que esté en línea con las opiniones de algunos de los halcones anti-China más virulentos, tanto dentro de la administración Trump como en secciones clave del liderazgo del partido demócrata.

El editorial, titulado "Trump cambiaría el futuro por una 'colina de frijoles'" , una referencia al compromiso de China de comprar más soya estadounidense y otros granos estadounidenses como parte de cualquier acuerdo, advirtió que "la administración podría conformarse con una victoria efímera en el país a expensas de sus intereses económicos a largo plazo".

La posición generalizada en secciones clave del establecimiento político, militar, de inteligencia y corporativo de EEUU es que los "intereses económicos a largo plazo de Estados Unidos" se centran, no tanto en la reducción del déficit comercial con China ?aunque ese es ciertamente un objetivo de la guerra comercial? pero imponiendo medidas para impedir el objetivo del régimen de Xi Jinping para mejorar el desarrollo industrial y tecnológico de China.

"El presidente Trump, al imponer aranceles a las importaciones chinas, creó una oportunidad para mejorar la relación económica de Estados Unidos con China. Es una oportunidad que quizás no vuelva a suceder. La economía estadounidense es fuerte, mientras que la economía china está vacilando", dijo la editorial, haciendo eco de la retórica de Trump, que usa a menudo.

La referencia a la necesidad de "mejorar" la relación económica de Estados Unidos con China es una especie de eufemismo. Lo que significa es que EEUU debe bloquear el desarrollo de China, especialmente en áreas de alta tecnología, porque es una amenaza para el dominio económico global y, en última instancia, militar de los EEUU.

La agenda real fue establecida de manera más clara por un halcón principal anti-China de los republicanos, el Senador de la Florida Marco Rubio. Recientemente escribió que aquellos que defendían el comercio ampliado con China asumían que los EEUU mantendrían su posición en el extremo superior de la cadena de valor global, mientras que China continuaba suministrándole insumos de menor valor. "Esto no ha sucedido para la economía de los Estados Unidos en general. En áreas importantes, China ha ascendido en la cadena de valor en relación con los Estados Unidos".

Es este proceso el que los halcones anti-China insisten en que debe detenerse.

La única crítica al New York Times no es con el objetivo de obligar a China a reducirlo una servil condición económica semicolonial, sino con la decisión de Trump de "ir solo", cuando debería haberlo hecho con los antiguos aliados de Estados Unidos contra China.

El principal punto de conflicto en las negociaciones no es que China deba comprar más productos de los EEUU, lo cual Beijing lo ha aceptado. La demanda clave de los Estados Unidos es que China debe realizar cambios "estructurales" en su economía, incluido el abandono de los subsidios estatales a las principales industrias, que según los Estados Unidos "distorsionan el mercado", y que toma medidas contra lo que Washington alega son las transferencias de tecnología forzadas y el robo de propiedad intelectual.

Como algunos comentaristas e historiadores económicos han señalado, las políticas económicas de China no son fundamentalmente diferentes de las de otros países, incluidos los aliados de Estados Unidos, Japón, Corea del Sur y, en un período anterior, de los propios Estados Unidos, en la promoción de sus tecnologías y avances industriales.

Sin embargo, EEUU estaba anteriormente en condiciones de tolerar tal desarrollo, porque gozaba de una superioridad económica global. Eso ya se ha ido y, por lo tanto, bajo las condiciones de su declive relativo y absoluto, considera el ascenso de China como una amenaza existencial.

China ha dicho que introducirá nuevas leyes para proteger la propiedad intelectual, e incluso ha descartado una referencia a la política "Hecho en China 2025" en el informe económico entregado al Congreso Nacional del Pueblo la semana pasada. Sin embargo, estos movimientos se consideran insuficientes, porque los portavoces del gobierno chino han indicado que continuará el apoyo estatal a las industrias en áreas de alta tecnología. Es simplemente un caso de vino viejo en botellas nuevas.

Otro obstáculo clave para un acuerdo es la insistencia de Estados Unidos de que debería tener el derecho unilateral de imponer aranceles y otras medidas, como parte de un mecanismo de "cumplimiento" de cualquier acuerdo, mientras que China debe acordar no imponer ninguna medida de represalia. En China, esta demanda se considera ampliamente como una versión del siglo XXI de los tratados desiguales que se le impusieron en los siglos XIX y XX.

Según el editorial del NYT, "el riesgo que se avecina... es que el señor Trump acepte un acuerdo que le permita reclamar una victoria superficial sin obligar a China a realizar cambios duraderos".

Esto está en línea con la posición del establecimiento de inteligencia militar, que ha designado a China como un "competidor estratégico". Sostiene que ha comenzado una nueva era, centrada en la rivalidad del "gran poder", y si EEUU desea prevalecer, entonces China debe ser suprimida a través de "cambios duraderos" en su economía. La lógica de esta perspectiva estratégica es que si las medidas de la guerra económica que ahora se están empleando no tienen éxito, entonces se invocarán otros métodos, incluidos los militares.

Los puntos de vista del aparato de inteligencia militar son la orientación del establecimiento del Partido Demócrata. Esto incluye no solo a figuras como el líder del Senado Charles Schumer y la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, quien hace 20 años expresó su oposición a que China se uniera a la Organización Mundial de Comercio, sino que se extiende a la llamada "izquierda" del partido.

Trump destacó a Bernie Sanders por ser "duro" en el comercio y, en su testimonio ante el Comité de Medios y Formas de la Cámara el mes pasado, el Representante de Comercio de los Estados Unidos, Robert Lighthizer, uno de los principales halcones contra China en el gobierno destacó el apoyo bipartidista a las acciones de la guerra comercial de Trump.

La manera en que se unen el declive económico de los Estados Unidos y su creciente belicosidad contra China, se ejemplifica en el caso del gigante de las telecomunicaciones chino Huawei.

Huawei ha sido prácticamente excluido de la red de telecomunicaciones de EEUU por motivos de "seguridad nacional" y este está llevando a cabo una campaña internacional para que otros países no la instalen y desarrollen redes de telefonía móvil 5G, debido a que esto permitirá un espionaje al favor del Estado Chino. En su última movida EEUU advirtió a Alemania que si permite que Huawei participe en la construcción de la red de su país, la administración reducirá el intercambio de inteligencia, lo que crearía a una brecha importante en las relaciones transatlánticas.

Respondiendo a los ataques contra la compañía, incluida la extradición de Canadá de su director financiero, Meng Wanzhou, para enfrentar cargos en los EEUU, uno de sus ejecutivos clave, Guo Ping, se convirtió en el punto revelador que, en vista de la política de "recopilación de todo" de la Agencia de Seguridad con respecto a las comunicaciones electrónicas y su estrecha asociación con las compañías de comunicaciones de EEUU la verdadera razón de la prohibición de Huawei es que sus redes son más difíciles de penetrar.

Otro factor, señaló Ping, es que, al haberse centrado en el desarrollo de 5G en los últimos diez años, Huawei lleva alrededor de un año de adelanto en el desarrollo de esta tecnología, que revolucionará las comunicaciones por Internet. Por lo tanto, la "fusión" contra Huawei es un "resultado directo de la comprensión de Washington de que Estados Unidos se ha quedado atrás".

En un discurso en Londres la semana pasada, el ex primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, defendió su decisión de prohibir a Huawei y pidió a otros que hicieran lo mismo. Pero agregó que "cree que" solo cuatro empresas, dos de ellas chinas y dos europeas, fueron capaces de construir el 5G, y que ningún país en la llamada red de inteligencia Five Eyes, incluido Estados Unidos, podría presentar un "Campeón nacional" capaz de hacer ese trabajo.

En el caso de los EEUU las razones se hicieron evidentes hace un año, cuando Trump intervino para bloquear una propuesta de adquisición de Qualcomm por Broadcom, con el argumento de que esto ayudaría a las empresas chinas a desarrollar la tecnología 5G. Broadcom era un favorito de Wall Street debido a su estrategia de tomar el control de las empresas, usar grandes cantidades de deuda y luego reducir los gastos de inversión para impulsar el "valor para el accionista". Si eso se hiciera a Qualcomm, quedaría aún más atrasado, y así la toma de posesión fue bloqueada.

El caso fue ilustrativo de un proceso más amplio, en el que la acumulación de ganancias en la economía de los EEUU ahora depende cada vez más, no de nuevas inversiones en la economía real, sino de la especulación financiera y el parasitismo, lo que lleva a su declive relativo frente a sus antiguos rivales, y uno nuevo: China.

Pero los Estados Unidos no simplemente se desvanecerán en el contexto económico. Por el contrario, está decidido a contrarrestar su declive mediante medidas de guerra comercial y, si es necesario, medidas militares.

Es una señal de la creciente belicosidad dentro del establecimiento político estadounidense de que el New York Times ha indicado que está de acuerdo con esta agenda.


Sobre esta noticia

Autor:
Mamvas (4827 noticias)
Fuente:
mamvas.blogspot.com
Visitas:
2136
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.