Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Javier Crespo escriba una noticia?

Neuralgia del trigémino: dolor en la mitad de la cara

29/09/2011 13:20
0

Neuralgia del trigémino: dolor en la mitad de la caraEL dolor en la mitad de la cara suele deberse a una neuralgia del trigémino y llega a ser incapacitante.Publicación: 20 abr 2011Autor: Diane Pérez

Fotografía: monografias.com La neuralgia del trigémino proviene del nervio trigémino que es el responsable de llevar las sensaciones de dolor y sensibilidad del cerebro a la piel de la cara.  El   nervio trigémino es uno de los 12 pares de nervios craneales que se originan en la base del cerebro. EL nervio tiene tres ramas que conducen al cerebro sensaciones de las porciones superior, media e inferior de la cara y la cavidad oral. La rama oftálmica o superior aporta sensación a la mayor parte del cuero cabelludo, la frente y la parte frontal de la cabeza.  La rama maxilar o media pasa por la mejilla, maxilar superior, labio superior, dientes y encías y los lados de la nariz.  La rama mandibular, o inferior, pasa por la mandíbula, los dientes, las encías y el labio inferior.  Más de una rama nerviosa puede estar afectada por la neuralgia del trigémino por lo que el dolor puede abarcar parte de la cara y el ojo, generalmente de un lado.
La neuralgia del trigémino puede afectar a una persona a cualquier edad, aunque suele ser más común en adultos mayores. Entre las causas de neuralgia del trigémino figuran la esclerosis múltiple, una presión sobre el nervio trigémino ocasionada por un tumor u otra condición o simplemente a causa de un estrés muy intenso. La neuralgia del trigémino se manifiesta como espasmos muy dolorosos, como pulsaciones eléctricas muy penetrantes que generalmente duran unos cuantos segundos al principio, pero que pueden volverse constantes. El dolor suele afectar un lado del rostro abarcando el contorno del ojo, la mejilla y el mentón. La neuralgia del trigémino puede desencadenarse por contacto o por estímulos auditivos, es decir, ruido. El tratamiento suele involucrar medicamentos analgésicos, antiepilépticos, relajantes musculares, antidepresivos y vitamina B. En casos extremos se puede llegar a requerir de tratamiento quirúrgico.

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en