Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Graciela Parra Chacon escriba una noticia?

Un negocio para emprendedores. Fabricar mermeladas caseras

14/01/2011 02:21 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con tener un poco de astucia y voluntad de progreso, puedes montarte tu propio comercio en tu hogar, generando ingresos extra o hasta incluso, pudiendo superar tus expectativas. Una de las buenas ideas es la de fabricar mermeladas caseras

Fabricar mermeladas caseras La fabricación de dulces y mermeladas caseras puede ser una de las interesantes opciones que tienes al alcance de tu mano para iniciar tu propio microemprendimiento. Es sólo cuestión de poner manos a la obra y trabajar duro para progresar. Pero verás que si esta gama se te da bien, pues entonces tienes todas las de ganar.

Hacer mermeladas caseras para vender, es decir, de manera prácticamente "profesional", requiere de una serie de pasos sustanciales, que no son los mismos que empleas para las mermeladas de consumo hogareño. Debes tener en cuenta que las que quieres vender, deben tener algunos requisitos de conservación mínimos. Y estos se logran mediante la proporción de pectina y de ácido cítrico, que a su vez le darán la textura y consistencia especial.

Debes comenzar pesando la fruta, lavándola, quitándole sus partes feas, pelarlas, deshuesarlas y trozarlas. Colocas las frutas en una cacerola con la cantidad de agua necesaria, la pectina o el ácido cítrico adicional (si es que fuera necesario; debes tener en cuenta el nivel de pectina de los alimentos). Estos puedes comprarlos sin problemas en cualquier tienda especializada.

La fruta debe cocinarse a fuego suave hasta que se ablande. Si quieres hacer una mermelada con frutas diversas, pues entonces debes tener en cuenta que las más rígidas (y con mayor tiempo de cocción) son las que primero deben colocarse en la cacerola. Una vez que la fruta está blanda, es el momento donde se añade el azúcar.

Debes continuar con tu hervor suave, viendo que será sostenido y que, en un momento dado, el hervor comenzará a ser mucho más vivo y se comenzarán a formar borbotones. Es allí cuando el líquido de la cocción se está terminando y el dulce está alcanzando su consistencia especial. Debes sacar una cucharita del dulce, colocarla en un plato y dejarla enfriar un minuto. Cuando le pases tu dedo por encima y notes que se forman arrugas, eso querrá decir que la mermelada está lista. De todos modos, verás que con el tiempo, con tu intuición y observación será necesario y suficiente.

Como has visto, montar un emprendimiento en tu casa no es algo imposible. Mucha gente ya lo ha hecho y sus dividendos están siendo buenos. La cuestión es poner empeño y confiar en tus posibilidades.

Receta de Mermelada de Fresas

Ingredientes. 1 kilo de fresas y 800 gramos de azúcar

Lavamos y quitamos el rabito a las fresas, cortamos ponemos en una olla de acero (Aserr posible) añadimos el azúcar y un chorrito de agua (no mucha), ponemos a fuego directo (fogón), cuando empiece a hervir pasamos a plancha si tenemos ó sino bajamos la lumbre del fogón, cocemos removiendo con frecuencia durante 20 minutos. Comprobar el punto poniendo una cucharadita de mermelada en un plato enfriado en la nevera; si se arruga al empujarla con el dedo, ya está lista; si no, cocer durante 5 minutos mas.

Pasamos a una batidora y trituramos según gusto.

Mermelada de duraznosIngredientes 1 kilo 1/2 de duraznos y 1 kg. de azúcar

Pelar los duraznos y quitarles el carozo, cortarlos en cuartos y acomodarlos en un recipiente en capas alternando con el azúcar, dejarlos macerar 1 hora y cocinar primero a fuego fuerte durante 10 minutos, luego proseguir la cocción a fuego suave, revolviendo con cuchara de madera cuando comienza a espesar. El punto se conoce, al colocar un poco de mermelada en un plato y al enfriarse forma un hilo entre dos dedos.

Envasado: Lavar el tarro hermético con agua hirviendo, escurrir bien y envasar en caliente, dejar enfriar y cerrar.

Recomendaciones para la preparación y envasado de mermeladas La mayoría de las mermeladas, para una buena conservación, se preparan con una proporción que va entre 375 g y 500 g (13 oz - 1 lb 2 oz) de azúcar por cada 500 g (1 lb 2 oz) de fruta.

Una vez que se haya abierto un frasco, guardarlo en el refrigerador

Las proporciones pueden variar según el tipo de fruta y el gusto personal. La pectina es el agente solidificante principal. Esta se encuentra en la pulpa, las cáscaras y las semillas de la fruta cuando hierven, pero esta no cuaja si a la vez no tienen la suficiente azúcar y acidez.

Los niveles de pectina y acidez varían de una fruta a otra. Si una fruta no tiene el nivel suficiente de estas sustancias, es necesario agregarle pectina o acidez (jugo de limón) suplementario.

La mermelada, cuando se está cocinando se debe mover frecuentemente para evitar que se pegue y queme en el fondo de la olla. Es mejor usar un termómetro (220°F /106°C) de caramelo para saber el punto exacto de la mermelada.

Si no se dispone de un termómetro verter una gota de mermelada en un plato y ésta no se extiende. Hay que recordar que la mermelada se espesa más, conforme enfría.

Utilizar frascos de boca ancha con una tapa que garantice un buen cierre. Colocar los frascos a esterilizar, lavados, boca abajo y sobre una rejilla en una olla.

Agregar agua hasta que cubra el cuello de los frascos. Llevar a hervir durante 5 minutos. Dejar escurrir boca abajo sobre un lienzo o secador limpio. Los frascos deben estar calientes para verter la mermelada caliente Al verter la mermelada en el frasco, dejar 1 cm libre.

Cortar círculos de papel encerado del tamaño de la boca del frasco y colocarlos encima de la mermelada con la parte encerada hacia abajo. Pasar el dedo por encima de toda la superficie del papel. Esto se hace para evitar la entrada de bacterias.

Enroscar la tapa o cerrar herméticamente cuando la mermelada ya esté completamente fría. Los envases también se pueden sellar con parafina, derritiendo velas de cera sin color ni olor o con parafina en trozos pequeños. Esta se derrite en un recipiente adecuado o una lata vacía, a baño maría, a fuego lento.

Luego de llenar el envase con la mermelada hasta 1 cm. del borde, colocar encima el círculo de papel con la parte encerada hacia abajo (igual que el procedimiento anterior), y verter la parafina derretida encima llenando el frasco.

Enfríar y colocar encima un film plástico o papel celofán asegurado con pabilo o hilo grueso. Guardar en un lugar oscuro, fresco y seco.Guardar los frascos herméticamente cerrados y etiquetados con la fecha en que han sido envasados.

También se pueden guardar los frascos en la puerta del congelador. En el congelador pueden durar hasta un año. La mermelada no se cristaliza. fuente www.innatia.com / yanuq.com


Sobre esta noticia

Autor:
Graciela Parra Chacon (714 noticias)
Visitas:
4669
Tipo:
Tutorial
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.