Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Aqueronte escriba una noticia?

La narrativa de Phillipe Claudel

30/01/2011 03:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

“Solo se es hombre cuando muy dentro de tu cabeza y de tu cuerpo tienes una memoria de los dramas del pasado. Si uno no tiene esta memoria, es implemente un animal”

La narrativa de Phillipe Claudel

Por: elmagazin

Philippe Claudel

Este escritor y director de cine invitado al Hay Festival ha intentado a través de su narrativa desentrañar las bajezas del alma humana. Su obra es inclemente, porque siembra una duda profunda sobre las distancias entre el bien y el mal.

Angélica Gallón Salazar (*)

“Solo se es hombre cuando muy dentro de tu cabeza y de tu cuerpo tienes una memoria de los dramas del pasado. Si uno no tiene esta memoria, es implemente un animal”. Esta sentencia del escritor francés Philliphe Claudel, ganador del premio Goncourt de Novela y del Independent Foreign Fiction Prize resume con violencia el espíritu de su obra. Una obra en la que la experiencia humana parece indispensable para la escritura.

Cuando Claudel publicó Almas grises, en 2005, la historia de la pequeña Belle que fue encontrada muerta flotando en un rio y de cuyo crimen fueron acusados dos inocentes puso en evidencia que lo que el escritor francés quería era no solo jugar con la inteligencia y las emociones de sus lectores, sino sobretodo, agrietar los cimientos de su moral. Infectarlo con el peso profundo de la duda. Así, una historia en donde nadie puede declararse como inocente, y en la que todo el tiempo se tiene la tentación de declarar culpables a las víctimas marcó la senda de la literatura apesadumbrada, oscura y muy trastocadora de Claudel.

Luego vendría La nieta del señor Linh, (2006), y la muy premiada novela El informe de Brodeck, (2008) en la que el escritor tras sentarse de frente y por horas junto a la bajeza humana del genocidio y la tragedia de la guerra se daría cuenta de la evidencia de que no hay una sola novela contemporánea que quiera hablar de la violencia humana y pueda escapar a hacer una referencia a lo perpetuado por los nazis. “Quería componer una metáfora real de la destrucción que trajo el genecidio”, asegura este escritor que por estos días camina las calles de Cartagena como invitado del Hay Festival.

Usted ha dicho que tan solo hasta los 34 años empezó a escribir verdaderas novelas, ¿por qué señala esta edad en particular y qué diría marca el inicio de un verdadero escritor?

Escribo desde la infancia pero me tomó mucho tiempo para que mis textos encontraran cierta coherencia y una profundidad sincera. Durante mucho tiempo, yo imitaba lo que leía. Quizá se debía a que no tenía mucho que decir porque no tenía la suficiente experiencia de vida. Con la edad uno se curte, se hiere, se deslumbra, se frota con la realidad, uno mira a los otros, uno adquiere profundidad: todo eso permite alimentar la escritura.

¿Por qué cree que la memoria y la conciencia histórica son tan importantes para ser un escritor?

Yo creo que el escritor inscribe en su lengua y en sus textos la huella humana: escribe en el presente pero teniendo en su alma el peso de la historia, los depósitos sucesivos de la humanidad, sus problemas, sus errores, sus sueños. Al mismo tiempo, su escritura puede ser leída por generaciones que le sucederán y sus textos tomarán por si solos una dimensión histórica. La literatura es pariente cercana de la historia porque se inscribe dentro de la dimensión del devenir humano. Ella extrae la memoria de los hombres y al mismo tiempo la conserva.

Esa constante pero inalcanzable busque de nosotros mismos

Hay algo muy triste y apesadumbrado sobre la condición humana que habita profundamente su obra, ¿qué lo alienta a aventurarse una y otra vez a través de esas zonas grises del alma humana?

El territorio humano es fascinante porque constantemente está descubriendo o re -descubriendo. Es realmente la última tierra incognita. Y en esta complejidad humana, lo que más me interesa son las zonas intermediarias en las que se juegan, como en una partida de poker, el combate entre las aspiraciones del bien y los deslices del mal. Zonas donde el conflicto interior es intenso y donde el hombre tiene que unir elementos para quedarse hombre, para conservar la dignidad, para hacer elecciones que lo mantendrán o no dentro de lo humano.

¿Cómo apareció en su mente justamente la idea para su novela ‘Almas grises’?

Todo esto salió de una imagen mental donde yo veía a una pequeña niña muerta que estaba flotando en la corriente de un rio en invierno. Era como una pintura y nunca pensé que la novela nacería de esa imagen, que tomaría la forma de esta búsqueda. Es una falsa novela policiaca sobre un homicidio y una novela verdadera sobre la búsqueda de la complejidad de nuestra naturaleza más profunda.

¿Cuál diría que es la función de la literatura en estos tiempos?

Leo aún por solo placer y porque soy un loco de la literatura, la cual todavía la vivo como una tentativa artística y estética al servicio de un proyecto que es el conocimiento de la aventura humana y de las preguntas que la atraviesan. Todas las grandes novelas nos interrogan sobre nosotros mismos, sobre los otros, sobre la sociedad, sobre la vida en su dimensión metafísica, sobre la relación que tenemos con lo sagrado. Pienso, además, que hoy en día, la literatura es vital porque nos permite afrontar preguntas profundas sin la rapidez, sin la urgencia de nuestras vidas cotidianas. Es una zona de calma conservada, de freno, en la cual uno se puede parar a pensar.

¿Podría recontar un poco cómo fue esa experiencia que tuvo en su juventud de enseñar durante más de 10 años en las prisiones?

Fue una gran experiencia humana: descubrí que nada era simple en nosotros y que juzgar a los hombres es muy difícil. Descubrí también que a veces la frontera entre el bien y el mal es bien delgada y que ciertas circunstancias de la vida me hubieran podido conducir allá donde esos hombres y esas mujeres se parecían a mí. Creo que me volví más tolerante y más humano con esta experiencia.

Siempre escribió novelas qué lo hizo decidir contar la historia de ‘Hace tiempo que te quiero’ (‘I’ve loved you so long’) como una película?

Siempre sentí fascinación por el cine. Realicé estudios de cine y de literatura. Siempre quise jugármela en la gran pantalla. Antes de pasar a la realización de películas, rodé cortos y escribí guiones. Para la película, Il y a longtemps que te t áime, (Hace tiempo que te quiero) quería escribir una historia de mujeres, de renacimiento y de misterio. Quería decir cuan importantes son los otros en nuestras vidas y lo mucho que nos pueden ayudar en ciertas circunstancias. Quería explorar el dolor pero siempre vislumbrando la luz. No hubiera podido hacer una novela de esta historia porque inmediatamente la pensé en términos cinematográficos. Tenía ganas de expresar las cosas por medio del juego actoral de los personajes, de la luz, de los encuadres, de sonido, del montaje, de la decoración, del vestuario, etc…

¿Por qué siente la necesidad de hablar sobre la violencia e incluso los genocidios en sus novelas puede la literatura remediar lo que la violencia ha destruida en un país o en un alma?

Yo no sé si la literatura tiene esa posibilidad de cura. En todo caso tiene ese poder de denuncia y de exploración. Puede ayudar a mirar las cosas de frente, a observar la realidad perturbadora de nuestros comportamientos y de nuestras almas. La violencia, las guerras, los genocidios ensangrentaron el siglo XX. Es normal que la literatura, que es una suerte de sismógrafo del mundo y de los hombres, haya resentido estos sobresaltos e intente ponerlos en escena para analizarlos. No hay en mí una voluntad perversa de explorar el mal por el mal. Simplemente quiero decir que la maldad hace parte de nuestra naturaleza, y decir eso, es ya una manera de combatirla.


Sobre esta noticia

Autor:
Aqueronte (34 noticias)
Visitas:
5680
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.