Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Chaimae escriba una noticia?

Porque a nadie le amarga un dulce

25/03/2011 13:54 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Siempre es un placer ir al centro de Madrid y, ya de paso, visitar El Riojano, todo un clásico de la pastelería madrileña

Un poco de historia

La pastelería El Riojano, una de las de más solera de Madrid, abrió sus puertas en 1855 de la mano del pastelero real, Dámaso de la Maza, oriundo de la Rioja. Se encuentra en el número 10 de la Calle Mayor, a un paso del kilómetro 0 y de la Puerta del Sol.

La pastelería

El local, muy tradicional, con la fachada típica de los comercios del siglo XIX, combinando la madera de caoba, el bronce, el mármol, el escaparate de cristal y un elegante rótulo con el nombre del local a la entrada. Una vez dentro, encontraréis no sólo la pastelería, sino también un pequeño salón de té en la parte de atrás, que casi siempre está atestado de gente. En la cafetería pueden degustarse todos los dulces que salen de su obrador. Prácticamente toda la decoración de El Riojano es la original con elegantes estanterías y dos mostradores en madera y mármol, que están allí desde su apertura y que fueron realizado por ebanistas de la Casa Real.

Mis impresiones

Todos los dulces que elaboran son caseros y de elaboración diaria. Hasta dieciséis variedades de turrón ofrecen en temporada y el aroma que se desprende cuando uno pasa por su puerta es increíble. Parece que tienen un ambientador delicioso y lo pulverizan en la calle...

Todos los dulces que elaboran son caseros y de elaboración diaria

Como clienta fiel, presumo de haber probado prácticamente todas las tartas que comercializan y que son su especialidad: la de San Marcos, la de Tiramisú (¡qué rica!), la Sacher, los bizcochos de soletilla, los merengues, los bartolillos, el Roscón de Reyes, que aquí elaboran todo el año y las famosísimas Pastas del Consejo (con forma de C y con sabor a limón) con las que proveían al Rey Alfonso XII cuando era niño y debía asistir al Consejo de Estado, donde mataba el aburrimiento comiendo precisamente estas pastitas.En invierno podéis degustar todas estas delicias con un delicioso y calentito chocolate a la taza y en verano, con una auténtica horchata de chufa o un granizado de limón.

En definitiva, una alternativa magnífica a las largas colas de La Mallorquina, otro clásico en la pastelería madrileña, quizá más conocido que El Riojano.

¿Mi recomendación?

Algo tan sencillo como las palmeras de chocolate. Son mis favoritas de todas las que he probado. También me atrevo a sugeriros el membrillo, y un riquísimo confit de pétalos de violeta, que sabe a esos caramelos con forma de y sabor de violeta típicos de Madrid. ¡Ah! Y una curiosidad: en invierno puede tomarse un consomé calentito que no tiene nada que envidiar al más conocido de Lardhy.

No os la perdáis si pasáis por el centro de Madrid.


Sobre esta noticia

Autor:
Chaimae (63 noticias)
Visitas:
3186
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.