Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Un Drogadisto escriba una noticia?

¿Murió Adolf Hitler el 30 de abril de 1945?

29/04/2010 21:41 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuenta la Historia comunmente aceptada que diversos jerarcas nazis se refugiaron el latinoamérica tras el fin de la segunda guerra mundial, en Argentina por ejemplo, siendo el caso más conocido el de Eichmann, finalmente juzgado en Israel

Cuenta la Historia comunmente aceptada que diversos jerarcas nazis se refugiaron el latinoamérica tras el fin de la segunda guerra mundial, en Argentina por ejemplo, siendo el caso más conocido el de Eichmann, finalmente juzgado en Israel. Sin embargo sostiene esa misma Historia oficial asumida que el fuhrer se suicidó en el bunker de la cancillería junto a su ministro de proganda Goebbles con su familia al completo y su recentísima esposa Eva Braun, así como Himmler lo hiciera ya en manos de las tropas aliadas tras un fallido intento de huida adoptando una falsa identidad, después de haber tratado, sin éxito, de acordar la paz con los aliados a espaldas de Hitler, por supuesto. En el caso de Göering el enfrentamiento con el fuhrer fue más directo (mediante una carta al propio Hitler exhortándole a ceder su posición) pero con un desenlace también nefasto, quedó recluído por orden de éste en un castillo cercano a Berlín a merced de los aliados, dando lugar a su posterior participación en los juicios de Nuremberg.

hitler

Ambas circunstancias se dieron a lo largo de aquel convulso abril de 1945. De estos hechos se desprende que Hitler mantuvo el control hasta el último momento, habiendo superado ya en esas fechas reveses muy significativos (se habla de hasta 42 tentativas de atentado contra su persona) siendo el que estuvo más próximo a la consecución de sus fines el conocido plan valkyria orquestado por el conde Claus von Stauffenberg, casi un año antes, que incluso hemos podido ver llevado a la gran pantalla.

Está claro que Hitler perdió la guerra, pero no está tan claro que perdiera el poder: De la misma manera que los cadáveres de Joseph y Magda Goebbels así como los de sus seis hijos fueron fácilmente identificables, a pesar de que se dió orden de quemar los cuerpos tras el suicidio, parece que en el caso de Hitler y Eva Braun la quema se realizó con mucha más eficacia. Pero no fue eso lo primero que encontraron las tropas soviéticas que fueron las primeras en irrumpir en el bunker de la cancillería.

En este punto es donde las fuentes se empiezan a tornar algo más dispares y confusas, pero al parecer, según se vió años después en una fotografía que mostraron los rusos, encontraron a un hombre tendido con un disparo en la sien que aparentaba ser Hitler y al que posteriormente se habría identificado como Ferdinad Beisel, un soldado de las SA que aunque algo más alto y algo más joven coservaba un cierto parecido con el fuhrer. Pero el asunto no termina ahí, pues según parece, insisto, según la Historia oficial, el dentista personal de Hitler y su piloto confesaron que se habría suicidado junto a su esposa, ordenando quemar sus cuerpos y depositarlos en uno de los cráteres consecuencia de los intensos bombardeos en el exterior de la cancillería.

Según artículo en La Vanguardia los cuerpos que se recuperaron carbonizados se habrían enterrado cerca de la localidad alemana de Rathenow al poco de hallarse y después de ser examinados, siendo posteriormente incinerados en 1970 conservando eso sí, un pedazo del cráneo y de la mandíbula supuestamente identificada por el mencionado dentista.

Pues bien, lo que parece seguro a fecha de hoy es que ese pedazo de cráneo no correspondería a un varón, según recientes estudios de ADN de la Universidad de Connecticut a cargo del especialista en huesos Nick Bellantoni y su colega Linda Strausbaugh. No se ha podido confirmar si correspondió a Eva Braun a falta de muestras con que compararlo y parece que hasta el momento no se han podido realizar las mismas pruebas en la mandíbula, las pruebas del cráneo se habrían producido sin un consentimiento explícito de Rúsia que continua asegurando que los restos pertenecen a Hitler.

cráneo

Y aquí es donde empieza el baile de preguntas y se desatan las imaginaciones: Evidentemente el asedio de Berlín no fue cosa de dos días y al parecer Hitler, aunque consciente de su inminente derrota, no estaba ni mucho menos tan debilitado en su influencia como hubiera deseado Himmler ni tan exhausto en su voluntad como Göering pudo suponer y no es descartable en absoluto la posibilidad de que hubiera trazado un plan de huída ya que dispuso de un plazo y medios más que suficientes.

No en vano otros lo consiguieron, es de suponer, por los medios más diversos, siendo curioso el caso de Joseph Mengele, el cual llegó a ser detenido como Himmler pero no identificado debido a su menor relevancia pública y fue liberado siguiendo, curiosamente, esa misma ruta hacia latinoamérica.

Hitler sólo cedió el poder a través de su testamento el 30 de abril del 45 al almirante Dönitz que a pesar de saber a esas alturas, como todos, que la guerra estaba perdida continuó exigiendo el ajusticiamiento de desertores y amotinados ya arrinconado contra la frontera con dinamarca. No fue hasta el 22 de mayo que se ofició su detención y pese a participar en los juicios de Nuremberg no fue acusado de crímenes contra la humanidad zanjándose su condena en 10 años. La causa de esta posición por parte del reciente jefe de estado parece obecer a la de prolongar el momento de la caída del gobierno todo lo posible y daría una idea de hasta que punto hubo margen para que otros jerarcas nazis hubieran encontrado una ruta de huída incluído el propio Hitler, si aceptamos la posibilidad de que siguiera en aquellos momentos con vida.

Se hace significativo un documento del FBI del 8 de mayo de 1947 (entre otros) según el cual se hace hincapié en que no disponían de ninguna prueba de la muerte del fuhrer

Dudo mucho que a Hitler le hubiera ido tan bien como a Dönitz en Nuremberg, se le hubiera juzgado como máximo responsable y por lo tanto la pena hubiera sido capital, como lo fue para otros. Evitar ese juicio y la posterior ejecución hubiera sido una razón de peso para suicidarse pero el suicidio es la salida de los que no encuentra salida y como ya he dicho es más que factible que Hitler hubiera podido encontrar una ruta de escape dejando, eso sí, por supuesto, más de un señuelo para confundir, distraer y desorientar a los "perros de presa" que a buen seguro iban a seguir hasta dar con él su rastro, a no ser que creyeran haberlo encontrado y desde luego un segmento de mandíbula es un precio muy bajo por poder conservar la vida y toda la influencia que a pesar de las circunstancias y con toda probabilidad seguiría aglutinando.

Se ha expuesto que hubo ocasión para ello en el marco temporal, en el marco geográfico el sentido común viene a indicar que si la incursiones soviéticas y aliadas tuvieron lugar por este, oeste y sur, la ruta de escape más segura sería por el norte, no hay que olvidar que Alemania anexionó los territorios de Noruega y Dinamarca, aunque ninguna opción sea descartable. En este punto se hace significativo un documento del FBI del 8 de mayo de 1947 (entre otros) según el cual el ejército estadounidense habría estado tratando de localizar a Hitler en España y en él se hace hincapié en que no disponían de ninguna prueba de la muerte del fuhrer y viene encabezado por la relevante información de que un prestigioso cirujano de una localidad aún censurada podría haber estado atendiendo a Adolf Hitler, así como contempla la posibilidad de su huida bajo los mares hacia américa del sur recogida al parecer de los medios. Tal vez estuvieron más preocupados por la operación Paperclip y es que los nazis que no acabaron en América del Sur, acabaron en América del Norte, como es el caso de Werner Von Braun, padre de las temidas V2 y posteriormente de las lanzaderas espaciales norteamericanas. También el régimen de Franco pudo alojar a componentes de la estructura nazi.

fbi

Reflexionando sobre los medios y las vías de ese posible escape no se puede ignorar la "leyenda" de la (mal)llamada flota perdida de Hitler que se pretende haber localizado en el mar negro, en este caso un total de tres sumergibles. Sin duda formaron parte de ella, sin duda debieron haber más, por ejemplo el U-530 y el U-977 que el 10 de julio de 1945 y el 17 de agosto del mismo año respectivamente se entregaron a las autoridades argentinas acabando ambos con su tripulación en manos estadounidenses y que según se dice viajaban con cargamentos de suministros y personal poco usuales.

Cabe destacar que fue entre 1946 y 1947 cuando a los americanos se les antojó la idea de plantar una base en la Antárdida, o si más no, probar sus equipos en condiciones de frío extremo en lo que se conoce como operación Highjump, quién sabe si a raiz de informaciones obtenidas en los ineludibles interrogatorios que debieron sufrir los tripulantes de aquellos navíos.

Otro hecho a destacar es el cerco que la marina argentina tendió durante varios días con apoyo estadounidense a un submarino al que nunca dió caza pero eso ya fue en enero de 1960, más de diez años después.

Y unos 20 años aún después de aquello tuvo lugar la guerra de las malvinas que, recordemos, están en una posición estratégica dominando el paso entre la Antártida y la Tierra del Fuego.

Por qué la antárdida es un pregunta cuya respuesta se remonta a antes del inicio del conflicto y merece un capítulo a parte, pero convendría apuntar el innegable interés por el ocultismo del régimen nazi (más que documentado) y su vinculación con la sociedad Thule que probablemente tuvo mucho que ver con su llegada al poder, así como recordar que hubo una expedición alemana entre 1938 y 39, justo antes del incio de la guerra.

Para terminar intentando responder a la última cuestión planteada valdría la pena recordar el controvertido telegrama del almirante y jefe de las fuerzas navales Dönitz fechado en diciembre de 1943: ‘ La flota submarina alemana se siente orgullosa de haber construido un paraíso terrenal, una fortaleza inexpugnable para el Führer en alguna parte del mundo’ .

Como conclusión final, tras tantos datos difícilmente contrastables (otros son hechos irrefutables) vale la pena poner de manifiesto que nadie, a nivel de opinión pública, con las informaciones que se manejan y los datos con los que nos provee la historia, está en condiciones de afirmar taxativamente cual fue el final de Hitler, al fin y al cabo la cuestión sigue abierta: ¿Murió Adolf Hitler el 30 de abril de 1945?


Sobre esta noticia

Autor:
Un Drogadisto (16 noticias)
Visitas:
13212
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.