Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Manelprofessor escriba una noticia?

Mujeres recluidas de niñas en un internado de Madrid denuncian abusos y malos tratos

13/09/2012 08:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

40 años después, las niñas son mujeres, y no tienen miedo a denunciar los malos tratos sufridos durante su infancia en el preventorio de Guadarrama (Madrid)

Abusos en un preventorio de Guadarrama Blanca, Ángela, Alicia, Chus y Marián (de izquda a dcha) denuncian abusos en unas colonias infantiles en Guadarrama (Madrid) hace 40 años. (JORGE PARÍS) Ampliar

  • Los preventorios eran colonias infantiles creadas durante el franquismo (funcionaron de 1945 a 1975) con la excusa de prevenir enfermedades.
  • La sección femenina de la Falange era la encargada de recorrer los colegios de España para recolectar a las niñas, muchas veces con mentiras.
  • "Éramos muy pequeñas. No se podía denunciar. Aprendí a olvidar", dice una.

La rutina era espartana y no admitía el más mínimo desvío. Se despertaban de madrugada. En el patio, al amanecer, las internas cantaban el Cara al sol. El Agua estaba racionada y solo se bebían dos vasos al día. También las duchas frías: una a la semana. Las inyecciones con vacunas o medicinas misteriosas eran más frecuentes. Casi diarias. Si alguna interna tenía que hacer sus necesidades, había una hora estipulada para ello. Y se cronometraba.

Otras imágenesUna fotografía del preventorio de Guadarrama 4 Fotos La siesta, justo antes del rosario, se programaba para la tarde. Moverse en la cama estaba prohibido, so pena de castigo físico (golpes, quemaduras...) o humillaciones (encierros, insultos...). El contacto exterior, inexistente. Las cartas a familiares se censuraban y las internas solo veían a sus padres algún domingo. Aunque puede que para cuando se encontraran con ellos el miedo hubiera calado tan hondo que esas niñas (sí, niñas) ya hubieran aprendido a guardar silencio para siempre.Máquinas represoras

Hoy, 40 años después, las niñas son mujeres, y no tienen miedo a salir en 20 minutos para denunciar los malos tratos sufridos durante su infancia en el preventorio de Guadarrama (Madrid). Los preventorios eran una suerte de colonias infantiles creadas durante el franquismo (funcionaron de 1945 a 1975) con la excusa de prevenir enfermedades como la tuberculosis, aunque en la práctica eran cárceles, máquinas represoras del régimen pensadas para lavar el cerebro en busca de una población sumisa y obediente.

Lo que queremos es compartir lo ocurrido y encontrar documentación de aquella época que aporte luz "Éramos muy pequeñas y tampoco se podía denunciar. Aprendí a olvidar. Muchos años después encontré por Internet un grupo de chicas que contaban sus experiencias en el preventorio. Comprendí que no estaba sola, y nos juntamos para dar voz a lo ocurrido aquellos años", dice Alicia, una de las afectadas.

La sección femenina de la Falange era la encargada de recorrer los colegios de España para recolectar a las niñas, muchas veces con mentiras. En principio, las preferidas eran aquellas que venían de familias de izquierdas, pobres o desestructuradas, pero con el tiempo empezaron a traer a muchas otras. Solo en Guadarrama, el único preventorio de Madrid, había capacidad para 500 internas.

"Lo que queremos es compartir lo ocurrido y encontrar documentación de aquella época que aporte luz. Nadie dice nada ¿Qué eran esas inyecciones?, ¿por qué nos torturaban así? No queremos culpables ni juicios, solo comprender y cicatrizar heridas", comenta Chus, otra de las mujeres denunciantes.

Sus testimonios

"Siempre lo he tenido muy oculto en mí"

Blanca Romero, 51 años. "Estuve en 1969. Una vez nos trajeron a una niña desnuda, morena y muy delgada. Nos obligaron a insultarla. Ella corría con una vela quemándole el culete. Nunca hablé mucho de esto, la verdad, como si me diera vergüenza".

"Tomé conciencia cuando crecí"

Chus Gil, 49 años. "Fue con siete años. No nos duchábamos y me empezaron a salir unas pústulas por la piel. La ropa se me pegó al cuerpo y me devolvieron a casa. Años después un médico me dijo que lo somaticé".

"Me fui, no podía ni hablar, solo lloraba"

Marián Alejandre, 48 años. "Entré con seis años. Pensaba que mis padres me habían perdido porque no podía creer lo que veía. Hace cuatro años me perdí de verdad, en coche, y me topé con el preventorio. Me dio una bajada de tensión... y volví a recordar".

"No pudieron conmigo. Al final, fui libre"

Alicia García, 63 años. "Estuve en 1957. Había gusanos en la comida. Un cura dejó sorda a una niña cuando la golpeó: 'Esto es una hostia. Tú debes decir sagrada forma', le gritó. Mi familia era pobre, pero me creyeron y no tuve trauma".

"Fue algo planificado por el Estado"

Ángela Fernández, 60 años. "Tenía ocho años. Si devolvías la comida, te hacían comer el vómito. No me alimenté. Mi familia era republicana y mi hermano estuvo en otro preventorio. Dediqué mi vida a luchar contra la dictadura".


Sobre esta noticia

Autor:
Manelprofessor (5557 noticias)
Visitas:
1992
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.