Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pistonudos escriba una noticia?

En la movilidad del futuro también habrá clases

04/06/2017 18:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Una de las tendencias evidentes de la automoción para las próximas décadas es la conducción autónoma, es decir, en mayor o menor medida los coches se conducirán a sí mismos. Esto permitirá que la gente recupere tiempo libre, viaje de forma más segura y mejore la fluidez del tráfico, entre otras cosas. De ahí pueden salir externalidades positivas como mayor seguridad vial, menor gasto sanitario, menos contaminación, empleos de muy alta cualificación... Pero, como siempre, hay que mirar la otra cara de la moneda.

Recientemente hice como muchos españoles, europeos o humanos: salir por ahí, beber... y tener que esperar varias horas para poder volver a casa en condiciones dignas. Los escenarios posibles son conducir cuando el cuerpo ya está en condiciones, esperar a que el transporte público retome la jornada laboral, pagar una "millonada" para que un taxista me lleve a mi localidad recorriendo media provincia... En el futuro otra de las posibilidades sería subirme en el asiento del pasajero de mi coche, echarme un sueñecito, y despertarme en casa para dormir en mi cama. Eso lo permitiría la conducción autónoma.

La conducción manual no está amenazada legalmente en varias décadas

Ahora bien, hay que ser realistas. Cuando los fabricantes hablan de traer tecnología a la calle que permita una automatización completa, lo hacen en modelos que no están ni mucho menos al alcance del bolsillo del ciudadano medio. De poco le sirve a un hijo de vecino que haya coches autónomos de 100.000-120.000 euros, incluyendo toda la parafernalia en extras necesaria, si se tiene que hipotecar. Para eso le sigue saliendo a cuenta usar un coche con autónomo -el término es casi igual-, una lucecita verde en el techo y los rótulos "TAXI" en los laterales. Bueno, también es una opción en algunas ciudades un servicio de coche con chófer que, a diferencia de una limusina o un Hummer alargado, es relativamente asequible.

image

En la primera etapa de la conducción autónoma creo que vamos a poder agrupar tres categorías:

  • Coches sin posibilidad de conducción autónoma, pero con ayudas a la conducción avanzadas y liberación puntual de la tarea de conducir (atascos, aparcamiento) con el conductor atento y consciente.
  • Coches con capacidades de conducción semiautónoma, que permitan soltar las manos del volante y la vista de la carretera en cierto tipo de trayectos, como largos viajes por autopista con poco tráfico.
  • Coche de alta gama con capacidad plena de conducción autónoma, que pueden ni necesitar ya mandos. Estos podrán irse al aparcamiento y volver solitos, así como llevar a cualquier persona a donde se desee.

La gente con menos recursos se tendrá que conformar con el primer grupo, o recurrir más a menudo a servicios de transporte público o privado/colectivo para poder prescindir del vehículo particular. Por ejemplo, un madrileño o un barcelonés puede vivir sin coche si sabe organizarse y combinar los alquileres por minutos de coches o motos, el transporte público, taxis o VTC... y para larga distancia, Blablacar o Amovens. No hay que despreciar esto último, de la gente que he llevado hay quien me ha dicho que apenas conduce porque para viajes largos prefiere que le lleven (y con un coste más bajo que conducir ellos).

Será la gente con una posición económica más saneada la que pueda acceder a coches con mayores grados de automatización. Este dato proporcionado por IHS Automotive me parece concluyente: los fabricantes pueden estar invirtiendo en poco tiempo 30.000 millones de euros en esta tecnología. Es una suma ingente de dinero. De hecho, pocos fabricantes están desarrollando todo eso por su cuenta, los medianos están recurriendo a la compra de conocimientos y tecnologías a golpe de talonario, por no hablar de proveedores como Bosch o Delphi que trabajan en soluciones genéricas que se puedan vender a los fabricantes.

image

Echemos la vista atrás: ¿cuánto tiempo ha pasado entre la aparición de una gran innovación y su implantación masiva? El ABS tardó casi 30 años en ser un estándar desde que salió, y fue por presión legislativa. El ESP tardó más de 15 años en ser un estándar, y por el mismo motivo. Los navegadores GPS costaban un riñón a principios de siglo y aún a día de hoy es un extra por el que hay que aflojar 400-600 euros. ¿Alguien piensa que con semejantes inversiones los fabricantes van a ofrecer a un coste asequible esta tecnología? Yo, desde luego, no.

Para que un vehículo pueda conducirse a sí mismo necesita, como los ordenadores, hardware y software. Para los no doctos en informática, el hardware es todo el piecerío físico necesario: sensores de láser, infrarrojos, microondas, GPS, cámaras de vídeo... y todo lo necesario para su procesamiento. Por otro lado, hace falta software, todas las rutinas de programación necesarias que ponen en modo colaborativo todo el hardware para lograr un propósito. HW y SW se necesitan mutuamente para funcionar.

Luego hay otro problema, la tolerancia social a fallos en este tipo de cosas tiende a cero. Tiene que ser virtualmente infalible
Más sobre

Será necesario un tiempo para que se generen las economías de escala necesarias para que se pueda ofrecer a un precio razonable la funcionalidad de conducción autónoma o semiautónoma en coches de producción en masa. Además, habrá que pagar un peaje a cambio: decir adiós al cambio manual. Esto, según pasa el tiempo, es un problema menos grave, en la gama alta tiende a desaparecer, incluso en muchos coches de orientación deportiva está aumentando la proporción de automáticos vs manuales.

image

¿Qué estamos dispuestos a pagar para la funcionalidad de no tener que conducir cansados, bebidos, aburridos o muy ocupados? ¿5.000 euros? ¿2.000 euros? ¿1.000 euros? Yo voy avisando, esa funcionalidad no va a ser económica. Por ejemplo, Tesla ha puesto precio a su Autopilot avanzado por 5.000 dólares en fábrica y 6.000 dólares como accesorio postventa, y habría que añadir otros 3.000-4.000 dólares para que -cuando la tecnología lo permita- disponga de automatización total.

Sí, cierto, son precios de alta gama para un coche de alta gama, pero pongamos que un Peugeot, un Toyota o un Ford pueden ofrecer esa opción por 2.000 euros. ¿Cuántas carreras de taxi se pueden pagar con ese dinero? Habrá gente que podrá argumentar que el tiempo es dinero, y que le merecerá la pena pagar esos 2.000 euros para recuperar tiempo. Otros, en cambio, dirán que no les merece la pena pagar tanto dinero por un "capricho". De hecho, incluso hay empresas que nos pueden proporcionar un conductor sustituto para todas esas ocasiones en las que no podemos o no debemos conducir, como por ejemplo Drivr.

Por otra parte, hay colectivos a los que les merecerá la pena seguro: invidentes, dependientes, ancianos, transporte de niños, incapacitados para conducir... Hoy día, si un conductor sufre una retirada de carné, no puede conducir. Ahora bien, si las leyes no exigen que siempre haya un conductor para tomar las riendas, se podrá dar la paradoja de que un infractor vial puede seguir usando su coche, siempre y cuando no lo conduzca. A decir verdad, estaría respetando la sanción, porque la privación para conducir es para el hombre, no para la máquina.

image

Más adelante puede que un utilitario normalito pueda conducirse por sí mismo y que sea asequible, en plan como un coche del actual segmento A, B o C. Durante una temporada no será así, al menos manteniendo en la ecuación que sea un coche propio. Es más factible que haya una flota de coches autónomos que se alquilan por minutos y nos llevan de un sitio a otro. ¿Y el transporte público? Sí, seguirá existiendo, pero no todos los usuarios tienen combinaciones de ruta y horarios adecuadas para ellos. De todas formas, gracias al big data y a las smart cities -disculpen so many uses of english? se podrá optimizar mucho más el transporte público para que la oferta encaje más con la demanda.

¿Quieres un coche autónomo a corto plazo? Pues ve ahorrando dinero o tiempo. Echando un vistazo a un portal o aplicación compraventa los primeros coches autónomos de gama alta empezarán a estar a tiro para bolsillos medios en unos años, depende de cómo se deprecien y de qué resultado han dado.

Por último, hay otro actor fundamental en todo este barullo, la Administración. Las leyes todavía no se han adaptado a este fenómeno, y tienen que hacerlo. Hay quienes ya han legislado -anticipándose- contra la circulación de coches autónomos vacíos que estén estorbando a la circulación y produciendo emisiones, de no ser que vayan a recoger a su dueño o a estacionarse, los coches zombie. Quedan aspectos por legislar: ¿quién será el responsable en caso de accidente? ¿qué regulación será aplicable a vehículos autónomos sin conductor en lo relativo a licencias, impuestos...? La tecnología va demasiado rápido, va como el AVE, y la legislación va a ritmo de locomotora de vapor.


Sobre esta noticia

Autor:
Pistonudos (307 noticias)
Fuente:
pistonudos.com
Visitas:
5521
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.