Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Latinforme.com escriba una noticia?

General Motors (NYSE:GM) apuesta a Brasil

16/07/2009 15:19 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La crisis financiera internacional ha alterado el ritmo de vida de las familias en todo el mundo, modificando sus hábitos de consumo de una forma tan brusca como inesperada. Ayer me comunicaba con un amigo que tengo en los Estados Unidos (específicamente, está viviendo en Miami) quien me describía cómo ha impactado la crisis en el ritmo habitual de la ciudad, la cual ha optado por un bajo perfil en el consumo que le ha hecho perder su brillo característico.

El consumidor estadounidense se ha vuelto menos consumista de golpe y ha comenzado a desarrollar la cultura del ahorro. En uno de los mercados en donde esta situación queda en claro es en el mercado automotriz. El parque automotor estadounidense está envejeciendo porque las familias posponen su decisión de renovar el modelo de su vehículo. La crisis ha achicado el consumo de los estadounidenses y hasta el tamaño de los automóviles.

Seguramente estas familias estén recurriendo a una gran cantidad de excusas para justificar frente a sus vecinos la decisión de mantener sus vehículos más de lo acostumbrado. Las excusas suelen ser ingeniosas, aunque la más frecuente se vincula al componente emotivo relacionado a los recuerdos que el automóvil familiar les genera. En Argentina los automóviles suelen tener una vida útil mucho mayor que la observada en las economías del primer mundo, tal es así que, tengo un amigo que posee un Fiat 600 del año 1969, que todavía funciona y bastante bien.

Lo cierto es que luego de dos años de iniciada la crisis subprime, las automotrices estadounidenses están más que preocupadas por la situación que se vive desde la demanda de automóviles, ya que los consumidores han decidido extender el tiempo de uso de sus vehículos (aunque no al extremo de casos como los observados en Argentina). Para peor, esta situación promete extenderse en el tiempo por unos cuantos años más hasta que las familias estadounidenses recuperen parte de la riqueza perdida durante la crisis, riqueza que en realidad ha sido transferida desde manos de estas familias hacia los accionistas y directores de las entidades financieras, por lo que la renovación del parque automotor estadounidense demandará más años de lo habitual.

Por este motivo, la orientación del sector comienza a enfocarse en aquellos mercados con un gran potencial en un futuro no muy lejano. Y entre estos mercados aparece Latinoamérica como mercado potencial (y en especial, el mercado brasileño).

Esta situación es un poco rara, si se quiere. Las largas décadas en las que la región ha estado inmersa en la pobreza ha hecho de ella una región poco consumista, lo que había generado un cierto desprecio por parte de las grandes compañías multinacionales.

El inicio de los 90´ generó un pequeño boom de consumo que llamó un poco la atención en la región, aunque dicho atractivo se fue desvaneciendo con el tiempo hasta desaparecer hacia fines de dicha década.

Pero ahora, la recuperación de la senda de crecimiento en Latinoamérica tiene fundamentos sólidos y se ha transformado en impulsor del desarrollo regional con incidencia concreta en la mejora de la situación social de la población. Mejora que se inició recientemente, se ha interrumpido por la crisis, pero que sin lugar a dudas, se retomará en breve. Dentro de esta mejora general, la economía brasileña aparece como una de las que mejores perspectivas de mejora social y aumento del consumo ofrece.

Latinoamérica es entonces, una de las nuevas regiones objetivo para el consumo de las multinacionales. Es en este sentido que apenas resuelto su salvataje por parte del gobierno de los Estados Unidos, la automotriz General Motors Corp. (NYSE:GM) ha decidido realizar inversiones en Brasil por US$ 1.000 millones hasta el 2012.

Esta inversión resulta un claro mensaje de la importancia que ha cobrado el mercado brasileño en particular, y el latinoamericano en general en tiempos donde la crisis ha golpeado a las principales economías desarrolladas. Esta inversión es la mayor inversión que realiza GM Brasil en sus 84 años de existencia y la primera gran inversión de la empresa en el mundo desde el estallido de la crisis global el año pasado.

Jaime Ardila, presidente de GM para Brasil y los países del Mercosur, decía sobre el desarrollo de los nuevos modelos: "Son dos modelos de vehículos, uno pequeño y mediano, que serán distribuidos en el mercado interno de Brasil y el Mercosur".

En principio, GM con esta inversión apunta al mercado de las economías del Mercosur, pero la idea es extenderse hacia el resto de Latinoamérica existiendo la posibilidad además de distribuir los nuevos modelos en otros países, como Sudáfrica. Las inversiones contemplan la ampliación de la planta de Gravataí, cuya capacidad de producción pasará de 230.000 vehículos por año a 380.000 en 2012.

El apoyo financiero de entidades brasileñas hace posible que la inversión se lleve a cabo. Ardila explicaba que "La operación se hará con 50% de recursos propios de GM Brasil y el resto con recursos de entidades financieras" (las entidades bancarias que financiarán el proyecto son Banrisul y probablemente el estatal Banco Nacional de Desarrollo -BNDES-).

La concreción del proyecto gracias a la capacidad de financiamiento del mercado local, me hace reflexionar nuevamente sobre la importancia para consolidar el crecimiento económico en Latinoamérica de fortalecer y profundizar los mercados financieros, pero esto es un tema para abordar en otro artículo.

La importancia para GM de Brasil se refleja en cifras: en 2008 la automotriz vendió 580.000 autos en el país y en 2009 se espera que el número ascienda a 600.000. Argentina es otro mercado potencial de interés para crecer, y lentamente irán ganando en atractivo otros mercados como Perú y Colombia.

El mercado automotriz brasileño se ha recuperado rápidamente del impacto de la crisis (gracias en buena medida a los beneficios impositivos otorgados por el gobierno), a tal punto que la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos de Brasil (Anfavea) estima que en 2009 se venderán 3 millones de unidades, lo que representa un 6, 4% más que en 2008, alcanzando un nuevo récord. En junio se vendieron 300.000 vehículos en Brasil, un 21% más que en mayo y 17% por encima de junio de 2008.

Este hecho de GM es una clara señal de que las economías de la región han ganado en importancia como mercados de consumo a nivel mundial y es por este motivo que no sería de extrañar que sea el inicio de una serie de grandes proyectos de inversión en la región. ¿Cuál será el próximo?

Horacio Pozzo

Artículos Relacionados

Sobre esta noticia

Autor:
Latinforme.com (292 noticias)
Fuente:
latinforme.com
Visitas:
8177
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.