Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ariel escriba una noticia?

La monumental estatura de Dereck Jeter

09/09/2009 19:46 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Derek Jeter tuvo la suerte de nacer con la santa compostura que los cazatalentos llaman “la buena cara”. Y a juzgar por el historial de citas que acarrea, nueve de cada 10 súper modelos, actrices, cantantes de pop y concursantes de Miss Universo estarían de acuerdo

Pero Jeter no es de los que cree que su fama, talento y línea de perfumes deberían darle al público una ventana abierta a su alma — tampoco un asiento en las gradas. Él está, según diversos testigos, consciente de su situación como una figura modelo, selectivo con sus amistades y socios, y protector de su privacidad.

Por eso no esperen que Jeter comparta detalles sobre su restaurante favorito o divulgue opiniones al estilo Billy Warner sobre los temas más calientes del momento en el béisbol. Incluso mantiene la diplomacia respecto a Jim Rice, quien recientemente lo asoció con Manny Ramirez, Alex Rodriguez y todos esos reprobados de pelo largo y pantalones anchos que destruyen el juego.

derek_jeter

“No tengo idea de dónde salió eso”, dice Jeter. “No conozco a Jim Rice. Felicitaciones a él por entrar al Salón de la Fama”.

De todos modos, Jeter ha tenido sus momentos de Kryptonita. Como cualquier atleta y competidor estelar, es sensible a la percepción de que sus talentos pueden haberse erosionado, aunque sea un poquito. Ese fue claramente el caso durante el Clásico Mundial de Béisbol en marzo, donde Jeter lució mediocre en el plato y limitado en el terreno al compararse con su compañero Jimmy Rollins.

“Jeter, cara del equipo de Estados Unidos, demuestra su edad”, anunció el titular del New York Times.

Si bien los arranques de ira serían contraproducentes, Jeter internalizó las dudas ajenas. Sólo él sabe cuánto lo impulsó en la jaula de bateo durante los entrenamientos de primavera en Tampa. Sale de las frases usuales sin pronfundidad y concede que las críticas están presentes en su cabeza.

“La última vez que revisé, no pensaba que tener 35 años era ser viejo”, dice Jeter. “Cuando tú juegas en Nueva York, las críticas son parte del juego. El tema está en cómo respondes. No es que cuando leo un artículo que alguien escribió y digo, ‘Voy a vengarme’. Siempre tomo la crítica como un desafío”.

Algunos peloteros podrían quejarse cuando se los confronta con la observación de que están al tope de la curva descendente. Jeter simplemente calló y bateó.

Su bate lo llevó al Juego de Estrellas y ser considerado como Jugador Más Valioso en un equipo de los Yankees que tiene el mejor récord en el béisbol. Durante una racha reciente, Jeter conectó 36 imparables en 77 turnos. Quebró el récord de Luis Aparicio en cantidad de imparables para un campocorto y alcanzó la marca de 2.700 imparables más rápido que nadie, excepto por Hank Aaron y Robin Yount. Jeter pronto sumará la décima temporada con al menos 190 imparables en su carrera, lo cual lo dejará empatado con Stan Musial con la tercera mejor racha detrás de Pete Rose (13) y Ty Cobb (12).

Su próximo objetivo: El caballo de hierro.

Jeter ingresó al partido del viernes frente a Toronto con 2.713 imparables y se está acercando al récord de la franquicia impuesto por Lou Gehrig de 2.721. Para un jugador que está tan grabado en la historia de los Yankees y que está obsesionado con la consistencia, es un logro monumental.

“Cada vez que me conectan con alguno de los mejores Yankees, es algo grande”, dice Jeter. “Superar a Lou Gehrig en ponches sería algo grandioso, porque tu nombre está en esa lista. Es difícil de creer”.

Lo que se dice en el vestidor

El resurgir de Jeter ha sorprendido a sus compañeros, incluso a aquellos que hace tiempo están con el equipo y ya poco les sorprende. Luego que Jeter comenzara un reciente juego con un sencillo, Mark Teixeira giró hacia donde estaba el entrenador de bateo Kevin Long y bromeó diciéndole que sería más fácil simplemente entregarle la primera base.

JETER ENTRE LOS LÍDERES DE YANKEES Hits 2do (2.713) Bases robadas 2do (298) Carreras 4to (1.562) Sencillos 1ro (1.996) Pelotazos 1ro (142) Turnos al bate 1ro (8.565)

”Hemos empezado a bromear con él”, dice Jhony Damon. “Le preguntamos, ‘¿Qué récord vas a romper hoy?’ Esta es definitivamente su mejor racha desde que estoy aquí. Si tiene tres imparables, quiere cuatro, y luego quiere que todos bateen para poder volver y sumar el quinto. Creo que huele los 3.000 imparables. Y huele el tipo de postemporada que podríamos tener”.

El resurgir de Jeter responde en parte a su buena salud. En abril del 2008 sufrió un desgarro en el aductor izquierdo, y un mes después recibió un golpe en la mano de una recta de Daniel Cabrera. La primera lesión le comió las piernas y la segunda puso un límite a su capacidad para empujar la pelota.

”La gente estuvo lista para menospreciarlo, pero creo que no consideraron cuánto le molestaba la lesión en la pierna”, dijo el comentarista de los Yankees, Ken Singleton. Las estadísticas defensivas señalan que Jeter está llegando a muchas más bolas como campocorto y tiene 23 bases robadas comparadas con las 11 que acumuló el año pasado; un testamento de lo importante que es tener una base sólida.

El promedio de .330 de Jeter es más un tributo a su estilo de bateo, “de vuelta a los fundamentos”. Los fanáticos recordarán a Carl Ripken Jr. como el campocorto modelo, un jugador cuya presencia y posicionamiento de manos estaba sujeta a cambiar de partido a partido y de turno en turno. Jeter, por el contrario, es una clásica criatura de hábitos.

Comienza cada turno plantando firmemente su pie derecho en la caja de bateo. Antes de que el pitcher lance, Jeter se pasa la mano sobre su boca, su oreja y la punta de su casco, luego extiende su brazo derecho hacia el árbitro para tomarse un momento extra y acomodarse. Sostiene el bate en alto, lo baja, luego lo vuelve a subir en un movimiento gentil, arqueando levemente su espalda.

Y finalmente, cuando los pitchers tratan de apretarlo con rectas, Jeter coloca sus manos cerca de la bola y batea elevados de foul hacia los asientos de primera base hasta que encuentra un lanzamiento que realmente le gusta. Luego lo hace volar hacia el jardín derecho o saca el bate y lo envía a la izquierda.

No sostuvo un gran descubrimiento cuando un entrenador le dijo que el secreto para el éxito era “mantener las manos adentro de la bola”. Pero esa filosofía ha sido la base del enfoque de Jeter desde que era un adolescente.

”Creo que si tienes ese tipo de swing, eres capaz de batear muchos más lanzamientos”, dice Jeter. “Puedes batear rectas. A los lanzamientos sin velocidad realmente no los vas a sacar de foul muy a menudo. Esa es la filosofía que siempre he tenido y nunca la cambié realmente”.

Más sobre

Lo mismo sucede con el enfoque mental y la preparación con la que Jeter encara la caja de bateo. No ha sido un pelotero enfrascado con datos innecesarios ni ha tenido una obsesión con la tendencia de los lanzadores.

”No se preocupa al extremo con su mecánica”, dice Long. “Creo que eso es lo mejor de él. Algunos bateadores quieren saber el lanzamiento con que los pitchers consiguen sus outs, o qué van a lanzar con jugadores en posición anotadora. Todo lo que él quiere saber es sus repertorios, y va en busca de batear la recta. Es el enfoque más simple que se puede tener”.

Todo esto no tendría valor alguno, obviamente, sin la habilidad natural y los talentos de Jeter, que quedaron en evidencia desde el comienzo. Dick Groch, el ex cazatalentos de los Yankees que lo contrató, quedó deslumbrado tras ver a Jeter tomar rodados, batear en las prácticas y correr las 60 yardas en un Campamento de Estrellas en Mount Morris, Mich., en el verano de 1990.

Sólo había una bandera roja. Cuando Groch vio cómo Jeter agarraba el bate y hacía swing de adentro hacia afuera, imaginó que algunos lanzadores de poder podrían sacarle el bate de las manos. Obtuvo su respuesta en un frío día en Michigan hace 17 años, cuando Jeter convirtió una recta interna en una bomba hacia el jardín izquierdo. La casa de la familia Jeter estaba pegada al campo de su preparatoria y Derek casi le pega.

”Hace 40 años que hago esto y lo he dicho 100 veces, es como ir al Kentucky Derby o a la feria del condado”, dice Groch. “Cuando ves al semental, lo ves, y te quita el aliento”.

Groch divide a los bateadores en tres categorías: Sammy Sosa, Gary Shifield y Josh Hamilton son ejemplos claros de muchachos con “velocidad de bate”. Rafael Palmeiro y Ken Griffey Jr. están en la categoría de “balance y control del cuerpo”. Y Jeter encaja junto a Pete Rose, George Brett, Rod Carew, Tony Gynn y Wade Boggs en el grupo de los jugadores con “coordinación mano y ojos”.

”Él batea a la manera de Derek Jeter”, dice Groch. “No ha cambiado mucho desde sus tiempos en la preparatoria Kalamazoo Central”.

El canal de los recuerdos

En momentos como este, es natural tomarse un respiro y considerar lo que podía pasar. En junio de 1992, el jardinero de Stanford Jeffrey Hamonds era uno de los preferidos de los Yankees en el sorteo, pero fue elegido por Baltimore con la cuarta selección de la primera ronda.

JETER VERSUS LOS ELITE Lanzador PROM CC Sabathia .500 (13-26) Greg Maddux .500 (8-16) Johan Santana .423 (11-26) Mike Mussina .364 (12-33) Tom Glavine .355 (11-31) Curt Schilling .327 (18-55) David Wells .317 (20-63) Pedro Martínez .256 (22-86) Roy Halladay .230 (20-87) Roger Clemens .188 (6-32) Fuente: Baseball-reference.com

Según dice la historia, Groch y la gerencia estaban reunidos para discutir el futuro de Jeter cuando el director de reclutamiento Bill Livesey esbozó la sensación prevaleciente de que el muchacho asistiría a la Universidad de Michigan.

“No irá a Michigan”, dijo Groch. “El único lugar al que irá es Cooperstown”.

Luego de una vida en el béisbol, Jeter ha participado de diez Juegos de Estrellas y Groch es ahora cazatalentos de los Cerveceros de Milwaukee. Su colección personal de recuerdos incluye una pelota de béisbol de los Yankees de 1932 firmada por Babe Ruth y Gehrig. Recientemente Groch cayó en cuenta de que Jeter ahora está en la lista de los 10 mejores de la franquicia junto a Ruth, Gehrig, Mantle y Yogi Berra.

Jeter ha experimentado algunos momentos de reverencia últimamente. Se ríe cuando recuerda que los Yankees lo etiquetaron con 6′ 3″ con 175 libras cuando firmó su primer contrato profesional. La estatura se relacionaba a sus días cuando jugaba básquetbol en la preparatoria, pero las 175 libras eran pura ficción.

“Cuando me pesé con los Yankees el primer día, pesaba 154 libras”, dice Jeter. “Pensé que me iban a mandar de vuelta a casa”.

Nunca lo hicieron y ahora la colección de “grandes batazos” de Jeter incluye el lateral de Jeremy Giamboi, las zambullidas hacia las gradas para buscar elevados de foul por Trot Nixon y Terrence Long, y el jonrón de Jeffrey Maier. Además acumuló una racha de 32 turnos sin hits en el 2004 y lucía tan perdido que hasta los taxistas de Nueva York sentían la necesidad de ofrecerle palabras de aliento.

Jeter es tan reverenciado en los círculos del béisbol que un gerente general llegó a decir que el juego estaría “terminado” si se descubre que Jeter utilizó drogas para mejorar su rendimiento. En una rara demostración de sus emociones, Jeter tocó el tema en los entrenamientos de primavera. Le dijo a los reporteros que nunca había tocado un esteroide, que nunca lo haría y no le gusta la percepción de que “todos lo están haciendo”. Quiere que la gente sepa que no todos lo están haciendo.

Si los cínicos en la blogosfera creen que los escritores de béisbol estamos enamorados de Jeter, deberían escuchar hablar a sus colegas peloteros.

“Cuando lo miro, veo a una persona que sabe comportarse”, dijo el tercera base de Atlanta Chiper Jones. “Un hombre que es un ganador, que hace todo de la manera correcta y merece todo lo que tiene”.

El manager de los Bravos, Bobby Cox, fue igualmente efusivo. “Hay un par de muchachos a los que realmente admiro — Tiger Woods y Derek Jeter”, dice Cox. “Sigo la trayectoria de Tiger Woods y veo sus entrevistas. Sigo a Derek y veo sus entrevistas, y ambos son tan profesionales como uno querría ser”.

Un escéptico podría juzgar el estilo reservado de Jeter y condenarlo por hacer de esto “una marca”, pero esa terminología parece fuera de lugar para un hombre de 35 años que juega béisbol con la exhuberancia típicamente reservada para Williamsport. Ese disfrute se ve en el lenguaje corporal de Jeter y ha estado escrito en toda su cara esta temporada.

Si el 2008 fue una carga, 2009 ha sido el año de “Regreso al pasado”.

“La gente siempre dice, ‘¿Está más relajado el vestidor este año?’”, dice Jeter. “Claro que lo está, porque estamos ganando. Les mentiría si les dijera que este año no fue divertido”.

La diversión ha regresado, los imparables caen como la lluvia y Lou Gehrig es el próximo en la fila. Y no durará mucho.


Sobre esta noticia

Autor:
Ariel (3892 noticias)
Visitas:
740
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.