Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ariel escriba una noticia?

Mónica Noguera mexicana que triunfa en los Estados Unidos

24/10/2009 09:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Raro caso el de esta mujer que, convertida en ícono sexy para tantos mexicanos, decidió irse del país. Y más raro que haya conseguido mantener ese estatus, aún estando fuera. La vida en Miami y los deseos de volver

Ella lo sabía: abandonar Televisa para continuar su carrera en Telemundo, significaba no volver más. Que los diez años en los que fue formando su carrera como conductora, no importarían y quedaría obligada a tomar otras alternativas en la televisión mexicana –que entonces no eran muchas–, si deseaba volver. Como sea, corrió el riesgo y puso en marcha su sueño. Pero no fue fácil; a Mónica le costó un año entero adaptarse a su nueva vida, rodeada de gente desconocida, sin sus amigos, sin su familia y en un país con circunstancias totalmente distintas.

Gracias a una disciplina férrea en la alimentación, la práctica del yoga, boxeo y modificaciones en sus hábitos de vida,

portada_ella_int_1009

portada_ella_int_1009

portada_ella_int_1009

Mónica pudo sobrellevar esta nostalgia para enfocarse en el objetivo profesional que la llevó hasta allá. En Telemundo, la conductora ha tenido la oportunidad de participar en programas especiales para Miss Universo, estar presente en la alfombra roja de los premios Billboard latinos, colaborar en el morning show de la cadena, ser conductora oficial para las Olimpiadas de Beijing 2008, y una serie de emisiones especiales en las que ha sido la titular.

Hoy las cosas son distintas: las dos televisoras han realizado acuerdos para que en México, por medio de Televisa, se programe contenido producido en la cadena de NBC. Esto, sin duda, le abrió las puertas a una de las figuras de la televisión mexicana que más cariño le guarda la gente; además, se abre la posibilidad para que Mónica pueda regresar libremente a un proyecto en México, el país que tanto ama.

¿Te costó trabajo irte a Miami?

Cuando me llegó la propuesta de Telemundo estaba en un muy buen momento en Televisa, pero sentí que era momento de irme a probar en otro lugar y en otro país. Sabía perfectamente que si me iba, no regresaba por cómo se manejan las empresas de televisión. Tomé el riesgo; lloré mucho, dudé mucho. Estuve muy triste un año entero. Extrañaba a mis amigos, a mi familia, a mi país. Somos personas muy apegadas y posesivas con lo que tenemos. No queremos soltar y tememos, pero cuando sueltas estos apegos, te das cuenta de que no es tan grave.

¿A qué te enfrentaste en aquel país?

Tardé un año en entender la realidad del latino que vive en Estados Unidos. Cuando lo logras, puedes hacer televisión para ellos. Pueden entenderte y tú sabes qué demandan. Cuando llegas a Estados Unidos a hacer televisión latinoamericana, tienes qué vivir el contexto, esa cultura y replantearte absolutamente todo para poder vivir esa realidad. Al principio, recuerdo, buscaba los programas de México hasta que un amigo me dijo: “tienes qué leer periódicos en inglés, ver noticieros en inglés, saber qué pasa en este país”. Cuando entiendes que ya no estás en México, puedes adaptarte y hacer un trabajo para un público latino que lleva años luchando; gente que trabaja ahí y que no ha visto a su esposa o hijos en cinco o diez años. Ésa es la realidad que tienes qué vivir.

¿Cómo es el público para el que trabajas?

Hay mucha nostalgia en ellos por el país, la comida, la cultura. Tienen lejos a su familia y no tienen papeles de residencia. Son personas diferentes de mentalidad porque viven y persiguen un sueño americano, para sobrevivir en un lugar donde hay rechazo. Pero también hay una cultura latina que está tomando mucha fuerza y poder en un país ajeno; lo estamos tomando como nuestro segundo país y la fuerza que hay en estos momentos, puedo decirte que es de las más importantes en la cuestión política, cultural y artística.

¿Has visto crecer esas oportunidades para los latinos?

Bueno, la reforma migratoria aún ni se discute. Uno de los puntos principales por los que Barack Obama se apoderó del voto latino, fue por la esperanza de una reforma migratoria. Por regularizar a 12 millones de latinoamericanos que están trabajando en Estados Unidos. Sabemos que, probablemente, en sus prioridades de la agenda está la recesión económica, las reformas del seguro social, la guerra en Irak, pero la aprobación de la reforma migratoria es una promesa para el año que entra.

Los latinos en Estados Unidos siguen la televisión mexicana, ¿eras una figura reconocida, en las calles de Miami cuando llegaste?

No creas que tanto. Fueron diez años de aparecer a cuadro; en Al fin de semana, en Telehit. Pero no es lo mismo cuando haces televisión allá. No es el mismo reconocimiento y sigo un camino en el que todavía continúo. Aún no alcanzo una carrera consolidada.

Por otro lado, ocurre algo muy curioso contigo. A pesar de no estar a cuadro en México, la gente sigue adorándote. Parece que nunca te fuiste.

Para mí eso es maravilloso; es a lo mejor algo que se sembró en más de diez años de trabajo constante. Cuando tienes una propuesta definida, honesta y con un propósito, la gente se queda con ello, a diferencia de alguien que canta, actúa, conduce y quiere abarcar todo. Debes ser muy claro y Telehit me dio la claridad para saber que quería ser comunicadora.

Eres una celebridad mexicana, pero nunca has sido alguien que aparezca en revistas del corazón, ¿cómo lo haces?

Es que no tengo mucha vida conflictiva; cuando me pasan situaciones difíciles, se quedan en mi vida personal. Tienes que ser cuidadoso de no cruzar una línea porque luego empezamos a dar explicaciones, como los cantantes o actores. Sientes que, como figura pública, debes contar los problemas espantosos que tienes. Pero todos tenemos problemas. He tratado de no caer en eso para no lastimar a mi familia. Hay que poner una línea muy clara, porque el trabajo es otro.

Bueno, eso te ha garantizado quedar como una dama…

Es que así soy yo. Siempre muy tranquila, nada escandalosa. Termino de trabajar y soy aburridísima. Siempre he tratado de llevar una vida muy sana. No fumo, no tomo, hago mucho ejercicio, me alimento sano. Me gusta. A partir de que me fui a Miami, traté de disciplinarme y adquirir muchos rituales, eso me dio paz y control de mi vida.

Después de cinco años en Miami, ¿ya eres una celebridad?

(Risas) No, ¿eh?

Pero con la columna que escribes, “Nuestros Ojos en Miami”, uno supondría que eres una especie de espía…

¡Ah, bueno! Gustavo Adolfo Infante me invitó para colaborar con él, pero yo me preguntaba de qué iba a escribir si soy la más aburrida y no salgo ¡ni a la esquina! Es más bien, la visión de una mujer mexicana a la que le toca ver lo que ocurre en el mundo del entretenimiento. Puedo contar qué pasó en los premios Billboard o lo que vi en Argentina en el estudio de los Pérez, lo que hacía Ludwika Paleta en un break. A la gente le interesa eso. En Nassau vi a Donald Trump abrazar a Dayana Mendoza y el tipo se derrite por ella. Me dijo: “es la mujer más hermosa que he coronado en mi vida”.

Si Donald Trump te dijo eso, es que te has hecho de varios amigos. Hay mucho latino suelto en Miami…

No te creas, hay más vida social en México que en Miami. Lo que tengo allá es una vida muy tranquila. Voy de mi casa al aeropuerto, a Telemundo o al gimnasio. Soy muy de estar en mi casa. Por ejemplo, Paulina (Rubio) llega a Miami y se la pasa metida en su casa. Chayanne llega y se la pasa en su casa con su familia. Ricky (Martin) va al cine a Lincoln Road con su gorrita, pero se regresa a casa.

¿Qué te falta por hacer?

Cuando me fui a Miami no sabía qué iba a pasar. No quise ponerme limitaciones de ningún tipo. Eso me funcionó; no me pongo a ver situaciones a futuro, más bien las trabajo.

No te creo…

De pronto la gente piensa que hay fiesta y desmadre; drogas y sexo. Y no, más bien está la fuerza de los medios y de los paparazzos; sobre todo, de cómo los artistas buscan revelar las situaciones de su vida; él mismo llama y es increíble cómo arma su propio ‘showcito’ de marketing. Los representantes, de pronto pensaron que así podía manejarse para llegar a tener constancia en los medios y estar vigentes. A algunos les funciona, pero hay tantas broncas innecesarias.

Has visitado muchos sitios en el mundo; ¿cuál te gusta más?

Puerto Escondido es el lugar que más amo en mi vida. Y El Jardín, que está ahí mismo, es el mejor restaurante del mundo. Después de África, Nueva Zelanda, Turquía, Bangkok, Holanda –a donde voy muy seguido porque mi marido es de allá–, Amberes, Argentina. Me quedo con Puerto Escondido y El Jardín. Cuando puedo estar ahí con mi familia, cenando, es el momento más feliz de mi vida.

¿Piensas volver a México?

Sí. Hablé con la gente de Telemundo y les dije que si tenían un proyecto en México, me venía a vivir acá. Al final, no estoy afuera por una cuestión de seguridad o por la situación del país; amo este país, aquí está mi familia. Si estoy allá, es por una cuestión profesional.


Sobre esta noticia

Autor:
Ariel (3892 noticias)
Visitas:
125735
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.