Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Construyendouna escriba una noticia?

Momentos para recordar

27/06/2011 14:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Esta semana hemos pasado momentos que me gustaría recordar y que entre unas cosas y otras no os he podido contar.

El martes fuimos a la revisión de mi Pequeñín con la enfermera. Tenía que haberla pasado hace casi un mes, pero como fue cuando estuvo hospitalizado, pues la dejamos para después de vacaciones. Ha bajado un poco de percentil, es decir, que está por debajo de la media, pero que como estuvo con fiebre y demás, que lo ven totalmente normal. Yo lo sigo viendo precioso y perfecto. Pesa 5, 920 kilos y mide 59, 5 centímetros, a 100 gramitos por cada centímetro.

Las vacunas le dolieron, pero no ocurrió como con mi Bichito. A mi Bichito no la había escuchado llorar de verdad hasta que le pusimos la primera vacuna, que hasta se privó. Sin embargo, a mi Pequeñín ya lo había visto en dos ocasiones, una en la que mi Bichito le dio una pequeña patada y otra en la que nos dimos un cabezazo los dos estas vacaciones. Así que estoy segura que la tetanalgesia funciona, aunque no todo lo que me gustaría (es decir, que no les doliera). Por la noche le dio fiebre y al día siguiente unas décimitas, pero, por suerte, no hubo más reacción.

El miércoles estuvimos en el evento de Fanta, que ya os contaré más tranquilamente, pero que fue genial y lo pasamos estupendamente. Fuimos en metro y a mi Bichito le encantó. Nunca lo habíamos cogido y le decía hola y adiós a las estaciones y a los trenes. Además un simpático conductor, al que le decíamos hola mientras entraba en la estación, pitó cuando llegó a su altura. Lo único malo, que no había ni escaleras mecánicas, ni ascensor en Antón Martín, por lo que ir con tres niños de 4 años, 23 meses y casi 3 meses, y un carrito con sidecar es muy complicado a menos que no vayas sola. Menos mal que mi forzudo marido nos acompañó. Fue una tarde inolvidable en la que disfrutamos muchísimo los cinco.

Últimamente no duermo apenas, tres-cuatro horas a lo sumo, y es que mi Pequeñín hace muchas tomas nocturnas. Pero esta noche he disfrutado mucho mirándole y viendo la postura que cogemos los dos para mamar y dormir. Yo le doy el pecho en la cama y nos dormimos juntitos en cada toma. Hay veces que me despierto y le cambio a su minicuna, para descansar mejor y otras que cuando le cambio se despierta y quiere mamar más. Yo me coloco de costado y le coloco a él también, mi?andonos el uno al otro y su boca a la altura de mi pecho. Me pongo en forma de silla, pierna de abajo estirada y la de arriba formando un ángulo de 90º con mi tronco y mi Pequeñín coloca sus piernecitas encogidas en ese ángulo. Piel con piel, ya que yo duermo con calzoncillos (habéis leído bien, me encanta dormir con los calzoncillos de mi marido. Limpios, no os vayáis a pensar. Además ya son míos propios y no le dejo a él que los utilice) y con el sujetador abierto para que mi Pequeñín pueda comer y él duerme con una ranita de tirantes. Y así, dándonos calor el uno al otro nos dormimos.

Y aunque hoy haya hecho fresquito por la noche, no nos hemos arropado, porque nos cuidábamos el uno al otro y nos aportábamos el calor suficiente. Otras noches de mucho calor, sólo necesito encender un ratito el ventilador de techo. A las 6:30 de la mañana le he pasado a su minicuna y 30 minutos después llegaba su hermana a ocupar su lugar a mi lado y comer su ración diaria de teta. Con ella las piernas deben de estar estiradas o una encima de ella. Mientras le doy el pecho derecho a mis hijos, la espalda de mi marido suele estar cerca y a veces le acaricio suavemente con mi mano, despacito como a él le gusta. Esta vez ha sido así y cuando mi Bichito a terminado de tomar su tetita, se ha tumbado a mi lado boca abajo y con mi otra mano la he acariciado la espalda. Cómo lo haré cuando mi Pequeñín sea más grande?? Entonces iremos a turnos, jajajaja.

Ración de mimos a las 7:15 de la mañana, una forma genial de empezar el día. Estos momentos son los que me hacen cargar las pilas, aunque esté cansada y con la espalda dolorida.

Disfrutar del día y espero que paséis un gran fin de semana.


Sobre esta noticia

Autor:
Construyendouna (486 noticias)
Fuente:
suu-construyendounafamilia.blogspot.com
Visitas:
1036
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.