Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Chema Gil escriba una noticia?

Mohammed VI impulsa definitivamente una Constitución homologable a la de cualquier democracia occidental

22/06/2011 15:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Emocionante momento histórico en Marruecos. Emocionante para los marroquíes, emocionante para el mundo árabe y el Magreb. Un discurso vibrante que recuerda la transición española

El Rey de Marruecos, S.M. Mohammed VI, que ocupó el trono desde el fallecimiento de su padre Hassan II, ha hecho de estos diez años de Monarquía, no pasen desapercibidos. Reformas legislativas sociales como la Ley de la Familia, creción de órganos nacionales de derechos humanos, comisiones de reconciliación. El país más estable del Norte de Africa desde esta noche tiene definida una nueva constitución que deberá ser aprobada en referéndum próximamente.

El monarca Alaoui compareció ante la televisión nacional de su país, liderando este proceso constituyente con una monarquía que apuesta por un régimen claro de separación de poderes, del reconocimiento –no sólo de la práctica de diferentes religiones- sino incluso de la libertad de conciencia. Desaparece la sacralidad, instalada en la Ley, sobre su persona que –sin embargo- mantiene, como lo hace desde hace siglos el reconocimiento de comendador de los creyentes. No desparece del texto constitucional el mantenimiento de la confesionalidad del estado, algo que protege la columna vertebral de la sociedad marroquí y su estabilidad, como es la cohesión religiosa malekita-sunní, que se evidencia ante el mundo como un Islam acogedor, tolerante…lo que ya hace años fue descrito por filósofos y teólogos musulmanes como el ‘Islam Occidental’.

La intervención ante las cámaras de televisión de la Nación, a las 9 de la noche (hora local) era esperada con expectación. Y a juicio de este analista, Mohammed VI no ha defraudado. Ha puesto a su país, en el camino correcto para la plena incorporación como democracia en el conjunto de las naciones.

La tramitación de la nueva Constitución, supervisada por una comisión presidida por Abdelatif Menouni, ha sido sometida al conocimiento de las fuerzas sociales, sindicales y políticas del país y es hora ya de que sea sometida a la voluntad popular. Era el deseo más ferviente de Mohammed Vi, y pese a las trabas y la lentitud de otros, el monarca no ha dejado de impulsar el texto de la nueva Carta Magna, y de la incorporación a la misma de aquellos derechos, libertades y estructuras del Estado propias de una democracia: Separación de Poderes, sobrenaía del pueblo expresada en el parlamento mediante elecciones democráticas, ejecutivo emanado de las urnas con poder real de gobierno.

Además de la personal intervención de Mohammed VI para que desapareciera la sacralidad fijada en la Ley de su persona, insistió en que el nuevo texto tan sólo recogiera la inviolabilidad del Jefe del Estado; de la misma forma que se establece en la Constitución Española.

Tras los acuerdos de Granada, donde además de apostar por la creación de un espacio de libre comercio con la Unión Europea, se pidió a Marruecos que lograra una homogeneización legislativa en diferentes materias y en relación con los países de la UE. No ha habido pasos tímidos desde entonces, nada se ha hecho respondiendo a impulsos improvisados.

La transformación de Marruecos comenzó a hacerse palpable hace diez años y con este auténtico proceso constituyente, los marroquíes, tienen la oportunidad de dotarse de una Ley de Leyes, que viene a dar satisfacción, en el plano interno, a aquellas reivindicaciones lícitas de las nuevas generaciones del país, a las expectativas internacionales.

El proceso constituyente tiene similitudes con el proceso democratizador de los años 70 que transformó a España en una monarquía parlamentaria

La reforma constitucional establece profundas reformas en las instituciones, nuevas nomenclaturas: baste como ejemplo que la presidencia del Gobierno será efectiva; se crea una cámara de representación territorial (en el plano teórico de forma similar al Senado español), pero todo apunta a que con mayor contenido que la Cámara Alta de nuestro país, en el sentido de que existe un plan de regionalización avanzada, que puede suponer que cada región del país, recurriendo a sus mejores recursos humanos y técnicos, tengan la oportunidad de crecer como jamás en la historia pudieran hacerlo.

El Rey, como en España, mantiene –evidentemente- la Jefatura del Estado, y tal y como en nuestro país se ha creado una alta comisión de seguridad y defensa, que también preside el Rey Don Juan Carlos. Mohammed VI hará lo propio presidiendo el Consejo Nacional de Seguridad.

Se mantiene la política de reconocimiento del Thamazig, del bereber, como una lengua cooficial.

La Justicia y su administración dejan de estar en manos del Ejército. En la voluntad de lograr una efectiva separación de poderes, se establecerá -a modo de nuestro Consejo General del Poder Judicial- un Consejo Superior que presidirá simbólicamente el Rey (recordemos que en España las sentencias se dictan en nombre del Rey).

Es el momento de la verdad, es el momento de saber si la sociedad marroquí ha entendido el importantísimo momento histórico que está viviendo y de entender que tienen en sus manos, en estos momentos, la llave para abrir sus mejores puertas al mundo. El referéndum será –así está previsto- el 1 de Julio próximo, nuestro país hermano del Sur. Inshallah.


Sobre esta noticia

Autor:
Chema Gil (185 noticias)
Visitas:
4723
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.