Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ariel escriba una noticia?

Modelo de Playboy Jasmine Fiore y su última sesión..

07/09/2009 23:26 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Modelo y estrella de televisión, allí conoció a un millonario violento con el que se casó. Poco después, Jasmine Fiore se divorció y empezaba una nueva vida. Pero su ex la convenció para hacer un último viaje a San Diego. La mató y destrozó su cuerpo para que no pudieran saber quién era

Las imágenes que ilustran este reportaje iban a ser el último trabajo como modelo de Jasmine Fiore, chica Playboy y estrella invitada en algunos reality shows de televisiones norteamericanas. Así se lo dijo ella al fotógrafo que las tomó, el pasado mes de junio.

La mujer, que se había divorciado de un marido millonario y violento, se había cambiado el nombre por el de Jasmine Kinkade y pensaba dejar atrás el mundo de los focos para trabajar como preparadora física en Los Ángeles. Y fueron, en efecto, sus últimas fotos. El 15 de agosto, agentes de policía encontraron su cuerpo –o lo que quedaba de él– en un cubo de basura en Buena Park (California).

Jasmine Fiore, su última sesión

Después de estas fotos, Jasmine iba a huir de su trabajo, del mundillo de los famosos, pero sobre todo de su ex marido, el millonario Ryan Alexander Jenkins. Los dos se conocieron en ese ambiente. Jenkins, hijo de un acaudalado arquitecto y que había hecho fortuna con una inmobiliaria en Calgary (Canadá), tenía una fortuna de más de dos millones y medio de dólares y no dudó en presentarse a un concurso, Megan busca un millonario.

El objetivo del reality era enamorar a la modelo de Playboy Megan Hauserman. El requisito, tener un millón de dólares en una cuenta. Jenkins participó y perdió pero conoció a la amiga de Megan, Jasmine.

Ambos se enamoraron y se casaron en Las Vegas en 2008. Pero Jasmine Fiore se dio cuenta pronto de que él era celoso, posesivo y violento. Le miraba los mensajes de móvil, la insultaba y la pegaba. Así que ella presentó una denuncia contra él por agresión y luego pidió y obtuvo el divorcio.

Este verano, Jasmine hizo la sesión de fotos de este reportaje y anunció su retirada. Pero su ex marido la llamó y la convenció para que le diera una nueva oportunidad. Iba a cambiar. Y la invitaba a un torneo de póquer en San Diego, un fin de semana intenso.

Jasmine dijo que sí. En su coche, que no llegó a San Diego, se encontraron luego restos de sangre. Jenkins la mató y con toda premeditación le arrancó los dientes y le cortó los dedos para que la policía no pudiera identificar su cadáver. Luego, metió el cuerpo en una maleta y la arrojó a un cubo de basura. El asesino huyó entonces a su país, Canadá, sintiéndose libre. Nada le vinculaba al crimen.

Sin embargo, no contó con una cosa. O con dos. Los pechos de Jasmine, los que le habían servido para protagonizar muchas sesiones de fotos y vídeos, no eran naturales. La modelo tenía sendos implantes de silicona con un número de serie.

Bastó que la policía llamara y preguntara a los laboratorios para que le dijeran a qué persona correspondían los implantes. Cuando se supo que eran de Jasmine, Jenkins pasó a ser el sospechoso número uno. Incapaz de soportar la presión policial, el hombre se ahorcó el pasado 24 de agosto en la habitación de un motel a cien kilómetros de Vancouver, donde se había escondido con la ayuda de otra mujer, la que fue su última novia.


Sobre esta noticia

Autor:
Ariel (3892 noticias)
Visitas:
25207
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.