Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ariel escriba una noticia?

Mitsubishi Outlander 2.2: Más práctico y de buen comportamiento

30/04/2010 18:07 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Probamos el nuevo Outlander con cambio automático de doble embrague, un todocamino fácil de conducir, potente y con soluciones muy prácticas

Mitsubishi renovó el Outlander a finales del año pasado, con algunos cambios estéticos como el nuevo frontal, mejoras en el interior, nuevo motor de gasolina y la opción de equipar una caja de cambios automática de doble embrague. Es el primer coche de su categoría en montar este tipo de cambio. Veamos con detalle este Outlander.

http://www.motoradictos.com/images/2008/05/mitsu_outlander.jpg

Interior mejorado

Los cambios en el interior le aportan la sensación de calidad que se espera de este modelo, con recubrimientos en cuero sintético mucho más atractivos que los plásticos de la generación anterior. Ahora sí.

Lo más relevante es el nuevo cuadro de instrumentos, más atractivo y legible. Pero si algo hay que destacar en el Outlander, es su practicidad y modularidad, algo que tiene desde su primera generación.

Dispone de dos plazas auxiliares que apenas reducen la capacidad de carga del maletero. Son lo que son, dos asientos para desplazamientos cortos y puntuales. La segunda fila de asientos se abate por completo al pulsar un botón y el suelo del maletero es totalmente plano. Además, el portón del maletero es doble, con una parte que se abre hacia abajo para facilitar la carga de objetos pesados y que, en su uso para el ocio, sirve como asiento para dos personas. Su capacidad mínima es de 774 litros con cinco plazas, si desplegamos el asiento trasero, se reduce a 220.

Pero no todo es bueno en el Outlander, en el lado negativo encontramos un asiento del conductor con la banqueta muy alta, con regulación de la inclinación del respaldo por palanca y un volante sin regulación en profundidad.

Motor y cambio

El propulsor de nuestro Outlander es un 2.2 de cuatro cilindros proveniente del grupo PSA (Peugeot-Citroën). Desarrolla una potencia máxima de 156 CV a 4.000 rpm y un par motor de 380 Nm.

Es un motor suave y progresivo, bastante silencioso aunque al pedirle potencia suena un poco. Mueve muy bien los 1.830 kilos del Outlander y hace un gran equipo junto con el nuevo cambio automático de doble embrague.

Este cambio lo hereda del Lancer EVO, con las necesarias adaptaciones para optimizar el rendimiento de este SUV. En modo automático cumple correctamente, pero en manual es toda una delicia. Es rápido, preciso y te invita a su utilización. Las levas tras el volante son de un tamaño muy generoso y tienen muy buen tacto.

El Outlander con este motor alcanza una velocidad máxima de 198 Km/h, acelera de 0 a 100 en 11, 1 segundos y tiene un consumo medio homologado de 7, 3 litros a los cien. Durante la prueba y en una conducción normal, esta cifra ascendió hasta los 8, 5 litros, no está mal para sus dimensiones.

Comportamiento dinámico

Por mucho que tenga aspecto de todoterreno, el Outlander es un todocamino que prefiere el asfalto. Tiene selector de tracción y bloqueo del diferencial central, pero sus neumáticos de asfalto y la ausencia de reductora dejan claro hasta dónde puede llegar fuera de la carretera.

En ciudad su principal virtud viene de la mano del propulsor y el cambio. En modo automático nos moveremos por la urbe con soltura. Sus detalles prácticos como el maletero con doble portón o el sistema de abatimiento de los asientos, serán otro valor añadido a valorar para el día a día.

En carretera se muestra muy aplomado y su precisa dirección tiene un tacto que transmite seguridad desde el primer momento. Por autovías y autopistas no se aprecian carencias, es silencioso, cómodo y seguro. Lo único es la excesiva altura de la banqueta del asiento del conductor, que obliga a una postura un poco extraña.

En Zonas de curvas prefiere la suavidad, como el resto de rivales de su categoría. El peso y la altura juegan en su contra con respecto a una berlina, aunque no hay muchos balanceos de la carrocería. La precisa información que nos manda la dirección ayuda a abordar las curvas con mayor velocidad y confianza, eso sí que no abunda en este segmento.


Sobre esta noticia

Autor:
Ariel (3892 noticias)
Visitas:
7563
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.