Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que F. De Oyarbide escriba una noticia?

El misterio de las ciudades subterráneas de Capadocia en Turquía

16/08/2009 10:28

0 Una de las principales está en Derinkuyu. De las 200 ciudades subterráneas encontradas, sólo se conocen 36. Pueden ser de hace 9000 años. Con 20 niveles, puertas hidráulicas, aire acondicionado y capacidad para 1 millón de personas

0

Declarada patrimonio de la humanidad en 1985, Capadocia (Turquía) se sitúa en el centro Anatolia, entre las ciudades de Nevsehir, Nigde-Kayseri (al sur de Ankara)

Nevsehir o la ciudad de Ürgüp (a 20 km de Nevsehir) pueden ser dos ciudades base para emprender la excursión a la ciudad subterránea de Derinkuyu una de las más importantes.

Las llamadas ciudades subterráneas de Capadocia se extienden por todo el valle, siendo algunas de las más importantes las de Derinkuyu, Ozkonak, Kaimakli, Ozkonak, Kaymaki, entre otras.

Se cree que existen unas 600 ciudades de las que sólo se conocen 36, con capacidad para un millón de personas, unas 600 entradas a la urbe subterránea y 20 niveles subterráneos, de los que en la actualidad solo se puede visitar hasta el nivel 8.

Derinkuyu significa "pozo profundo y fue precisamente en 1963, en esta pequeña localidad, donde un granjero, derribando un muro en un pequeño almacén de su casa, encontró una habitación que le condujo a otra y esta a otra. En realidad, había encontrado la entrada de la ciudad subterránea.

UN MISTERIO AUN NO RESUELTO

Los expertos establecen su construcción hace unos 10.000 años, fueron creadas para protegerse, aunque no se sabe bien de qué o de quién. Lo que se sabe es que los primeros cristianos también las utilizaron. Tampoco se sabe por qué pero tras ser utilizadas por los cristianos fueron abandonadas y olvidadas.

La ciudad encontrada en Derinkuyu, se cree que tiene 85 metros de profundidad y 20 niveles, de los que sólo están abiertos al público los 8 primero. Tiene una capacidad estimada para 10.000 personas, lo que teniendo en cuenta el reducido índice de población de la época en la que fueron excavadas, ya es un primer misterio. ¿Para qué construir un refugio bajo tierra para un número tan elevado de personas, cuando los habitantes del pueblo no eran ni la cuarta parte.

Tras las galerías subterráneas, surgen los diversos niveles perfectamente diseñados según las necesidades, así hay niveles en los que se encuentran alojamientos para familias completas y sus animales domésticos, más un almacén para alimentos. Tienen establos, comedores, cocinas, prensas para el vino y el aceite, bodegas.

Otro nivel está destinado a la comunidad y cuenta con tiendas artesanales, escuelas, incluso zona de ocio o lo que ahora llamamos bares.

El diseño de la ciudad contemplaba incluso la creación de espacios colectivos como lo muestran las escuelas que aparecen en las diferentes ciudades exploradas.

Una de las estructuras subterráneas que más llama la atención es la iglesia que aparece en la ciudad de Derinkuyu, de planta en cruz, con 20 por 9 metros, un techo de más de 3 metros de altura y con una capacidad para 500 personas.

Pero lo que realmente llama la atención de esta misteriosa ciudad, son sus avances arquitectónicos y las tecnologías que emplearon en su construcción.

Disponen de sistema de megafonía, que les permitía comunicarse por toda la ciudad, sobre todo para ordenar las diferentes actividades. Un sistema de ventilación a modo de aire acondicionado que partía de la construcción de 52 pozos de ventilación que llegaban a la superficie y que aseguraban en cualquiera de las 20 plantas una circulación constante de aire y mantenía una temperatura estable en cualquier época del año de entre 13 y 15 grados centígrados.

Un río subterráneo proporcionaba el agua, para lo que se habían construido las pertinentes canalizaciones que se repartían por toda la ciudad. Incluso en algunas de estas ciudades disponían de letrinas o aseos.

El sistema de protección frente a agresores externos estaba muy estudiado. A partir del tercer nivel, la ciudad se convertía en una auténtica fortaleza. Las galerías que venían del exterior acababan en tres puntos unas puertas circulares de piedra de 1 a 1, 5 m de diámetro, 50 cm de ancho y de 300 a 500 kg. que corrían por un surco también de piedra en el suelo, abrían o cerraban la entrada a la ciudad. Estas puertas que contaban con una especia de cierre hidráulico, estaban colocadas de tal manera que sólo se podían desplazar desde dentro, el surco por el que corrían hacía imposible arrancarlas desde fuera y tampoco podían romperse ya que la piedra en la que se habían fabricado estas puertas era de un material distinto al de la piedra de esa zona, por lo que aparece aquí otro misterio.

Teniendo en cuenta lo pesado de estas estructuras y sus dimensiones, así como que la mayoría de las galerías tenían unas dimensiones de entre 60 y 70 cm de alto ¿cómo las introdujeron dentro de las ciudades subterráneas?

Disponen de sistema de megafonía, aire acondicionado, escuelas, una iglesia un bar y una carretera. Todo ello entre los 20 niveles subterráneos excavados

Otra curiosidad que ha llamado la atención a los arqueólogos que continúan investigando estas ciudades subterráneas son el túnel construido de 8 kilómetros y que comunica la ciudad subterránea de Derinkuyu con la de Kaymakli. Se cree que todas estas ciudades pueden estar comunicadas, de esta forma tendrían su sistema de carreteras subterráneas para desplazarse sin salir a la superficie entre ciudades.

Recientemente se ha encontrado en el nivel 20 de la ciudad subterránea de Derinkuyu, lo que podría ser un cementerio, con algunos enterramientos de la época paleocristiana.

Aunque este nivel no puede ser visitado por los turistas, en el Museo Arqueológico de Turquía hay expuestos muestras de estos enterramientos donde se puede ver la forma en la que los miembros de las familias eran enterrados.

DATOS PRÁCTICOS

Ten en cuenta que 1 euro es aproximadamente 1.000.000 de liras turcas, por lo que tienes que acostumbrarte a pagar en millones.

Desde Estambul, Ankara o cualquiera de las grandes ciudades de Turquía, hay numerosos autobuses.

Lo ideal es llegar a Nevsehir y utilizarlo como base para de allí partir en autobús a Derinkuyu.

Los hoteles suelen tener habitaciones pequeñas pero dignas, no esperes auténticas maravillas. Puedes alojarte en uno de estos hoteles:

SOFA HOTEL: (Local Turkish House) Tlf:(0384)511 44 89; 511 51 86. C/ Orta Mahalle nº 13. Está en el centro de la ciudad.

VIVA OTELI: Tlf:(0384) 213 17 60. C/Yeni Kayseri Caddesi, nº45. Edificio recubierto con piedra de la zona de 4 pisos. Los baños son algo pequeños. A cambio, algunas habitaciones tienen balcones.

LE MAISONS DE CAPPADOCE: Quizás ésta sea la opción más interesante. Este hotel se encuentra en la ciudad de Uçhisar a sólo 8 km de Nevesehir y 12 de Ürgüp. Un arquitecto francés lo construyó excavando en la propia roca, lo que le da su encanto al mezclarse la piedra con una decoración moderna. La comunicación entre el hotel y las ciudades no es complicada. Hay autobuses que salen para diferentes ciudades cada hora. Tlf:(0384) 219 28 13. C/ Belediye Meydani, 24 (Uçhisar) Cuenta con nueve casitas y tres apartamentos. Una estancia para dos personas está entorno a los 160 euros la noche.

SALÓN DE TÉ: Çorlulu Ali Paça. C/ Yeniceniler Caddesi. Cuando estés en Nevesehir, no dejes de pasarte por este establecimiento de té. Subiendo por la calle, por la acera de la derecha, desde la plaza de Sutlanahmet, encontrarás una pequeña mezquita con un cementerio.

RESTAURANTE: Elai. Tlf: (0384) 219 31 81 (Uçhisar). Cocina Turca muy elaborada.

De todas formas, en Uçhisar, se puede comer a precios baratos en cualquiera de los pequeños restaurantes que hay en Belediye Sokaki, como ocurre con Centre, en la plaza del centro.

PASEOS EN GLOBO: Resultan muy interesantes y no suelen defraudar. Existen varias empresas que los organizan, una de las principales es ANATOLIAN BALLOONS. Tlf:(0384) 271 24 42. Normalmente en el mismo hotel se organizan estas excursiones. Lo más recomendable es que realices esta aventura antes de visitar a pié los valles, para que te hagas una idea global desde el aire de todo lo que abarca. Suele haber turnos, uno a primerísima hora(6 de la mañana) y primera de la tarde. Es recomendable el primer turno, aunque madrugas, da más de sí y ves el amanecer en la Capadocia que no tiene desperdicio. El viaje dura 1 hora aproximadamente, los globos suelen tener cestas de 4 a 16 personas (estos últimos con cuatro compartimentos de 4 personas).

Suelen subir entre 600 y 1000 metros y a pesar de la fecha en la que viajes, el calor del colector que impulsa al globo no te hará pasar frío. El precio. Suele rondar entre los 120 y los 150 euros, ten en cuenta que el hotel o los propios guías se llevan una comisión por lo que si consigues contratarlo directamente con la empresa, puedes ahorrarte algo, también es cierto que hay veces que no merece la pena complicarse la vida y dejar que lo organicen desde el hotel.

En definitiva, se trata de una interesante excursión muy cercana a cualquier europeo y que introduce al visitante en un mundo subterráneo del que aún no se conocen sus innumerables secretos que no hacen más que sorprender a quién lo visita. ¿Porqué una ciudad para 1 millón de habitantes? ¿Qué enemigo requería tal esfuerzo para ocultarse? ¿De dónde salió la sofisticada tecnología empleada en la construcción de estas ciudades subterráneas? ¿Por qué, tras varios siglos de utilización de estos refugios fortificados, se olvidan de su existencia?

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en