Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

Mises versus Rand sobre los orígenes del nazismo

9
- +
12/05/2020 08:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLudwig von Mises y Ayn Rand tenían puntos de vista muy diferentes sobre los orígenes del nazismo, y en este artículo voy a describir estas diferencias. Mi objetivo se limita a eso. No voy a evaluar estos argumentos. La explicación de Rand del surgimiento del nazismo se encuentra en el libro de Leonard Peikoff de 1982 «The Ominous Parallels». Aunque Rand no escribió el libro, lo apoyó completamente, y si comparas el estilo del libro con el de los otros libros de Peikoff, encontrarás difícil resistir la sensación de que ella revisó el texto.

Mencionar este libro me trae un recuerdo. Escribí una crítica muy negativa de él en la revista Inquiry con la guía editorial del difunto y gran Ralph Raico. Esta crítica se convirtió en la segunda más controvertida que he escrito. Pero mi propósito aquí no es renovar el ataque a Peikoff sino presentar el relato de Rand sobre el nazismo y compararlo con el de Mises. Con ese propósito en mente, me gustaría primero citar un pasaje de mi antigua reseña que resume la posición de Peikoff:

Según Peikoff, si se busca una explicación fundamental para el ascenso de Hitler, hay que consultar la ciencia de los fundamentos, es decir, la filosofía. Ludwig Feuerbach dijo una vez: «El hombre es lo que come». Peikoff tiene una visión diferente ? para él, el hombre es lo que cree sobre la metafísica, la teoría del conocimiento y la ética. Y es porque la mayoría de los alemanes tenían ideas distorsionadas sobre estos temas fundamentales que no pudieron ver los defectos obvios en las narices de Hitler. La razón principal, a su vez, de sus ideas erróneas fue la influencia maligna del principal filósofo de Alemania, Immanuel Kant.

Peikoff no echa toda la culpa del nazismo a Kant; otros filósofos, como Platón y Hegel, deben asumir su parte de responsabilidad. Pero, aunque parezca inverosímil a primera vista, no exageré al afirmar que Peikoff considera al sabio de modales suaves de Königsberg como un proto-Nazi. Peikoff llega a decir de la vida en los campos de concentración nazis: «Era el universo que había sido insinuado, elaborado, apreciado, por el que se había luchado y hecho respetable por una larga línea de campeones. Fue la teoría y el sueño creado por todos los anti-aristotélicos de la historia occidental». El lector que haya llegado hasta este punto del libro no tendrá dudas sobre la identidad del jefe anti-aristotélico.

¿Qué tiene de malo Kant? Según Peikoff, Kant degradó el mundo físico al que accedemos a través de nuestros sentidos como un mero reino «fenomenal». No era más que una apariencia comparada con el mundo «noumenal», que sólo la fe, no la lógica, podía captar. En el plano ético, Kant rechazaba la felicidad individual como una cuestión sin valor moral; en cambio, las personas debían subordinarse totalmente a un deber que no tenía relación con sus intereses como seres humanos.

Estas doctrinas, sostiene Peikoff, allanaron el camino para Hitler. Los nazis rechazaron la razón. Kant enseñó que la razón no puede enseñarnos nada del mundo más allá de la mera apariencia. El movimiento de Hitler exigía que los individuos se sacrificaran por el bien común ? otra vez, un tema directamente salido de la ética de Kant. La influencia de Kant fue tan penetrante. Peikoff sostiene que ningún grupo importante de la República de Weimar disentía de las nefastas doctrinas del irracionalismo, el altruismo y el colectivismo. Los decadentes artistas expresionistas de la izquierda compartían los mismos supuestos irracionalistas kantianos que sus detractores de la derecha. Nadie en la Alemania de Weimar tenía los recursos intelectuales para montar una resistencia efectiva a Hitler, de ahí su triunfo en 1933.

Cuando Mises escribió Gobierno Omnipotente en 1944, por supuesto no conocía el libro de Peikoff, que salió mucho después de su muerte. Pero algunos de sus comentarios se refieren directamente al tema central del caso de Peikoff:

Se ha afirmado una y otra vez que el nazismo es el resultado lógico de la filosofía idealista alemana. Esto también es un error. Las ideas filosóficas alemanas jugaron un papel importante en la evolución del nazismo. Pero el carácter y el alcance de estas influencias han sido groseramente tergiversados. Las enseñanzas morales de Kant, y su concepto del imperativo categórico, no tienen nada que ver con el prusianismo o con el nazismo....Kant abogó por la paz eterna entre las naciones. Los nazis alaban la guerra «como la forma eterna de la existencia humana superior» y su ideal es «vivir siempre en estado de guerra». (Gobierno Omnipotente, pág. 140)

Mises criticó a George Santayana como el principal defensor del punto de vista que culpaba a los nazis de la filosofía alemana. Santayana, aunque rara vez se estudia hoy en día, fue un importante filósofo de la primera mitad del siglo XX, y Mises lo toma muy en serio:

La popularidad de la opinión de que el nacionalismo alemán es el resultado de las ideas de la filosofía alemana se debe principalmente a la autoridad de George Santayana... Según Santayana la principal fuente del nacionalismo alemán es el egoísmo. El egoísmo «no debe confundirse con el egoísmo natural o la autoafirmación propia de toda criatura viviente». El egoísmo «supone, si no afirma, que la fuente del propio ser y el poder reside en uno mismo, que la voluntad y la lógica son por derecho omnipotentes, y que nada debe controlar la mente o la conciencia excepto la mente o la propia conciencia». Pero el egoísmo, si estamos dispuestos a usar el término tal como lo define Santayana, es el punto de partida de la filosofía utilitaria de Adam Smith, Ricardo, Bentham y los dos Mills, padre e hijo. Sin embargo, estos estudiosos británicos no derivaron de sus primeras conclusiones de principio de un carácter nazi. La suya es una filosofía de liberalismo, gobierno democrático, cooperación social, buena voluntad y paz entre naciones. Ni el egoísmo ni el egoísmo es el rasgo esencial del nacionalismo alemán, sino sus ideas sobre los medios para alcanzar el bien supremo. Los nacionalistas alemanes están convencidos de que existe un conflicto insoluble entre los intereses de las naciones individuales y los de una comunidad mundial de todas las naciones. Esta tampoco es una idea de origen alemán. Es una opinión muy antigua. Prevaleció hasta la época de la Ilustración, cuando los filósofos británicos mencionados desarrollaron el concepto fundamentalmente nuevo de la armonía de los intereses correctamente entendidos de todos los individuos y de todas las naciones, pueblos y razas... Esta identificación de los efectos de la cooperación humana pacífica y el intercambio mutuo de bienes y servicios con los efectos de la guerra y la destrucción es el principal vicio de las doctrinas nazis. El nazismo no es ni un simple egoísmo ni un simple egoísmo; es un egoísmo y un egoísmo equivocado. Es una recaída en los errores hace tiempo refutados, un retorno al mercantilismo y un renacimiento de las ideas descritas como militarismo por Herbert Spencer. Es, en definitiva, el abandono de la filosofía liberal, hoy en día generalmente despreciada como la filosofía de Manchester y el laissez faire. Y sus ideas, en este sentido, lamentablemente no se limitan a Alemania. La contribución de la filosofía alemana al ascenso de las ideas nazis tuvo un carácter muy diferente al que generalmente se le atribuye. La filosofía alemana siempre rechazó las enseñanzas de la ética utilitaria y la sociología de la cooperación humana. La ciencia política alemana nunca comprendió el significado de la cooperación social y la división del trabajo. Con la excepción de Feuerbach, todos los filósofos alemanes despreciaron el utilitarismo como un sistema ético mezquino. Para ellos la base de la ética era la intuición. Una voz mística en su alma hace que el hombre sepa lo que está bien y lo que está mal. La ley moral es una restricción impuesta al hombre por el bien de los intereses de otras personas o de la sociedad. No se han dado cuenta de que cada individuo sirve mejor a sus propios intereses bien entendidos, es decir, a los intereses a largo plazo, cumpliendo con el código moral y mostrando actitudes que favorecen a la sociedad que dedicándose a actividades perjudiciales para la misma. Así pues, nunca entendieron la teoría de la armonía de los intereses y el carácter meramente temporal del sacrificio que el hombre hace al renunciar a alguna ganancia inmediata para no poner en peligro la existencia de la sociedad. A sus ojos hay un conflicto insoluble entre los objetivos del individuo y los de la sociedad. No ven que el individuo debe practicar la moral por su propia cuenta, no por la de los demás ni por la del Estado o la sociedad. La ética de los filósofos alemanes es heterónoma. Alguna entidad mística ordena al hombre que se comporte moralmente, es decir, que renuncie a su egoísmo en beneficio de un ser más elevado, más noble y más poderoso, la sociedad. (Gobierno Omnipotente, pp. 142-43)

Ahora podemos ver el contraste entre las dos explicaciones del nazismo. Según Rand y Peikoff, los filósofos alemanes, especialmente Kant, tenían una teoría de conceptos equivocada. Porque la forma de formar los conceptos es fundamental, si te equivocas, todo lo menos fundamental está destinado a salir mal también. Mises dice que la falta de comprensión de los beneficios del comercio y la cooperación en un sistema de libre mercado fue el problema. La gente que no entendía estos beneficios pensaba que una nación necesitaba apoderarse de los recursos y el territorio de otras naciones para permitir que su gente sobreviviera y prosperara. Hitler llevó a cabo de manera despiadada y coherente las políticas que muchos otros en Alemania apoyaron.

La crítica de Santayana a la filosofía alemana difiere de la de Peikoff, aunque también piensa que los idealistas alemanes eran subjetivistas que no tomaban nota adecuada de la realidad. Pero está claro cómo respondería Mises a Peikoff. No acepta la interpretación de Peikoff sobre Kant, pero eso no es para nuestros propósitos el asunto más importante. Más bien, para Mises las ideas filosóficas no son básicas. La mayoría de la gente busca satisfacer sus intereses materiales, y las ideas equivocadas sobre esto llevaron al nazismo.

Aunque mi objetivo es explicar las dos interpretaciones más que evaluarlas, haré algunos comentarios a escondidas. Los que han leído mi reseña sobre Peikoff esperarán que diga que Mises tenía razón y Peikoff estaba completamente equivocado. Pero esa no es mi opinión. La filosofía alemana jugó un papel en el ascenso del nazismo, pero no creo que Peikoff tenga un relato correcto de esto. Un entendimiento completo del surgimiento del nazismo requiere atención tanto a la filosofía y la economía, como a otras cosas.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2241 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
69
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.