Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Miomas uterinos: tumores no cancerosos, tratamiento

05/01/2010 12:34 2 Comentarios Lectura: ( palabras)

Causas, tipos de miomas, síntomas, pruebas y exámenes, tratamiento, cirugias, pronóstico, posibles complicaciones, cuándo contactar a un médico,

MIOMAS UTERINOS: TUMORES NO CANCEROSOS, TRATAMIENTO

Son tumores no cancerosos (benignos) que se desarrollan en el útero (matriz), órgano reproductor femenino.

Causas

Los miomas uterinos son el tumor pélvico más común. Una de cada 5 mujeres puede tenerlos en sus años de fertilidad (el tiempo después de comenzar la menstruación por primera vez y antes de la menopausia).

En general, afectan a las mujeres de más de 30 años de edad; ocurren poco en menores de 20 y a menudo se reducen y no causan síntomas en las que arriban a la menopausia.

Se desconoce su causa. Sin embargo, su crecimiento parece depender de la hormona estrógeno.

En tanto una mujer con miomas esté menstruando, ellos probablemente seguirán creciendo, habitualmente de manera lenta.

LLegan a ser tan diminutos que sólo los observa un microscopio. No obstante, también crecen hasta un gran tamaño, al punto de llenar todo el útero.

Aunque es factible que sólo se geenre un mioma uterino, usualmente hay más de uno.

Tipos de miomas

Se describen por su localización en el útero:

Miometriales: en la pared muscular del útero.

Submucosos: bajo la superficie del revestimiento uterino.

Subserosos: bajo la cubierta externa del útero.

Pediculados: se presentan en un tallo o pedúnculo largo en la parte externa del útero o dentro de la cavidad del útero.

Síntomas

Los más comunes son:

Llenura abdominal, gases o estreñimiento.

Sangrado entre períodos.

Aumento de la polaquiuria (micción frecuente).

Sangrado menstrual abundante (menorragia), a veces con el paso de coágulos de sangre.

Períodos menstruales que duran más de lo normal.

Calambres pélvicos o dolor con los períodos.

Sensación de llenura o presión en la parte baja del abdomen.

Dolor durante la relación sexual.

Asimismo, se dan situaciones sin síntomas.

Pruebas y exámenes

Un examen pélvico muestra un útero agrandado, de contorno irregular y con un aspecto tumoral. Este diagnóstico con frecuencia es confiable. Son dificiles de diagnosticar en mujeres obesas.

Los miomas uterinos se han confundido con:

Embarazo

Tumores ováricos

Inflamación de las trompas de Falopio

Adenomiosis uterina (una afección en la cual el revestimiento uterino se transforma en la pared muscular del útero)

Es posible que haga falta una biopsia endometrial (biopsia del revestimiento del útero) o una laparoscopia para

descartar cáncer.

Tratamiento

Depende de diversos factores, como:

Edad

Salud general

Gravedad de los síntomas

Tipo de miomas

Si existe embarazo

Si la mujer desea tener hijos en el futuro

Algunas mujeres simplemente necesitan exámenes pélvicos o ecografías de vez en cuando para vigilar el desarrollo del mioma.

El tratamiento para los síntomas abarca:

Pastillas anticonceptivas para controlar los períodos menstruales abundantes.

Dispositivos intrauterinos (DIU) que liberan la hormona progestágeno para bajar el dolor y el mucho sangrado.

Suplementos de hierro para prevenir la anemia debido a los períodos de gran pérdida sanguínea.

Antinflamatorios no esteroides (AINES), como el ibuprofeno o el naprosín, para cólicos o dolor.

Se emplean la hormonoterapia --agonistas de hormona liberadora de gonadotropina- o inyecciones de Depo Leuprolide para reducir el tamaño de los miomas. Estos medicamentos bajan la producción de las hormonas estrógeno y progesterona. La terapia se utiliza durante un período de tiempo corto, ya sea antes de la cirugía para extirpar un mioma, o cuando una mujer está por entrar a la menopausia. Los efectos secundarios abarcan sofocos y resequedad vaginal.

Las cirugías para tratar los miomas son:

Extirpación histeroscópica: este procedimiento ambulatorio es necesario para mujeres con miomas que crecen

dentro de la cavidad uterina; se introduce una pequeña cámara e instrumentos a través del cuello uterino dentro del útero para retirarlos.

Embolización de las arterias uterinas: detiene el suministro de sangre al mioma, haciendo que muera y se encoja. Este método no se emplea para tratar miomas grandes. Las mujeres que posiblemente deseen quedar en embarazo en el futuro NO deben efectuarlo.

Miomectomía: con esta cirugía se extirpan los miomas y, generalmente, es la metodología elegida para las mujeres que desean tener hijos, ya que se preserva la capacidad de procrear. Otra de sus ventajas es que controla el dolor o el sangrado excesivo que experimentan algunas mujeres.

Se pueden producir más miomas después de la miomectomía.

Histerectomía: esta cirugía invasiva es una opción si los medicamentos no funcionan y otras cirugías y procedimientos no son una opción.

Pronóstico

Algunas mujeres no tienen ningún síntoma ni requieren tratamiento.

Durante un embarazo, los miomas existentes pueden crecer debido al incremento del flujo sanguíneo y de los niveles de estrógeno, pero acostumbran volver a su tamaño original después del nacimiento del bebé.

Posibles complicaciones

Los miomas pueden causar complicaciones en el embarazo, aunque se cree que el riesgo es pequeño.

La mayoría de las mujeres llevan el embarazo a término, pero algunas de ellas terminan dando a luz en forma prematura, porque no hay espacio suficiente en el útero.

Ciertas embarazadas precisan una cesárea dado que estos miomas bloquean ocasionalmente la vía del parto o hacen que el bebé quede mal posicionado.

En otros casos, experimentan sangrado excesivo inmediatamente después de dar a luz.

Otras complicaciones de los miomas

Dolor intenso o sangrado sumamente abundante que indica la práctica de una cirugía urgente.

Un mioma pediculado puede resultar retorcido y provocar un ensortijamiento en los vasos sanguíneos que irrigan el tumor (se somete a cirugía).

Anemia (severa, si el sangrado es muy abundante)

Infecciones urinarias si la presión del mioma impide que la vejiga se vacíe por completo.

Cambios cancerosos, llamados leiomiosarcoma (en raras ocasiones)

Infertilidad (rara vez)

Cuándo contactar a un profesional médico

Hay que consultar al médico cuando surgen cambios graduales en el patrón menstrual, como flujo más abundante, aumento de los cólicos o sangrado entre períodos.

Se presenta llenura o pesadez en la parte inferior del abdomen.

Fuentes: Katz VL. Benign gynecologic lesions: Vulva, vagina, cervix, uterus, oviduct, ovary. In: Katz VL, Lentz GM, Lobo RA, Gershenson DM, eds. Comprehensive Gynecology. 5th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2007:chap 18.

National Uterine Fibroid Foundation


Sobre esta noticia

Autor:
Marcela Toso (3015 noticias)
Visitas:
31950
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

cecilia (16/04/2012)

quiero compartir q tengo mioma submceroso y tengo a parte de estos sintomas dolor abdominal,gracias por la informacion

0
+ -
Responder

renata (03/07/2013)

Hola Cecilia, te sugiero que leas un material que explica todo a cerca de los miomas, queda en la web (remediemos.com/salud03.htm) dale un vistazo, porque existe un tratamiento de origen natural y aprenderás más a cerca de los miomas, mi hermana obtuvo mucha ayuda del sitio, espero te sea útil, saludos.