Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Soy Un Jugón escriba una noticia?

La mini-saga Rhythm Tengoku

09/11/2009 23:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La verdad es que creo que la originalidad en el mundo de los videojuegos ha ido descendiendo conforme han mejorado las prestaciones de las diferentes consolas. Sin embargo, esta serie de juegos nintenderos pegó un puñetazo en la mesa hace algunos años en Game Boy Advance, el cual afortunadamente se vio traducido en una continuación para su hermana Nintendo DS. Les presento a Rhythm Tengoku y Rhythm Tengoku Gold (Rhythm Paradise en Europaland).

Rhythm Tengoku

Game Boy Advance, la que para mí, junto a su hermana más vieja, ha sido la mejor portátil de la historia, cuenta con un sinfín de maravillas, muchas de las cuales desgraciadamente no salieron de las fronteras del país del sol naciente… Rhythm Tengoku es uno de sus máximos exponentes.

Si os nombro las palabras ‘ juego musical’ , seguramente muchos de vosotros pensaréis en recientes creaciones del estilo Rock Band o Guitar Hero’ s varios, mientras que otros recordaréis el amplio y adictivo sector Bemani, entre otras propuestas.

Rhythm Tengoku es una pequeña maravilla que viene de parte los creadores de los geniales Wario Ware, juegos con multitud de mini-pruebas que teníamos que superar escalonadamente y que estaban alimentados por obras como Incredible Crisis o los terriblemente adictivos Bishi Bashis, ambas obras nacidas bajo el imperio de la mítica gris de Sony.

La diferencia con todo lo nombrado anteriormente es que ahora tenemos que seguir un ritmo impuesto por la pantalla en la que nos encontremos y marcarlo con nuestras ya de por si machacadas teclas. Suena fácil, ¿verdad?, JUAS.

En este caso, también tendremos que superar pequeñas fases (48 divididas en 8 bloques para ser exactos), todas ellas de carácter desbloqueable por su más inmediata predecesora. Para pasar cada nivel el juego nos evaluará con diferentes notas, que van desde lo más bajuno hasta un ‘ Excelente’ que en algunos casos te provocarán un lagrimón por lo dificultoso de la empresa.

Como aliciente para hardcoretas, este cartucho nos propone un desafío para las pruebas ya ‘ aprobadas’ realizado de manera aleatoria por el cual tendremos que intentar hacer un Señor Perfect… Un solo fallito y se va todo al garete. Para rematar y por si todo esto no fuese suficiente, dependiendo de nuestra habilidad y por ende de las puntuaciones que obtengamos tendremos acceso (o no) a determinados minijuegos que salen de la linea principal del juego.

Pero Rhythm Tengoku no solo se basa en su simple pero adictiva mecánica, para redondear este asunto, sus programadores nos han brindado un envoltorio pixelarteado de la mejor manera posible. Es obvio que el juego no necesita virguerías gráficas para funcionar, ya que en muchos casos, aunque estemos mirando la pantalla, realmente, a lo único a lo que estaremos prestando atención es a la… hmmm, llamémosle ‘ señal gráfica’ que nos ayuda a marcar el momento en el que deberemos pulsar la tecla de turno; llegándo aún más lejos, muchas de las fases las podremos pasar mirando una revista porno, ejem, a los pajaritos que revolotean por tu ventana.

Aún así, se ha creado un apartado gráfico realmente simpático y que acompaña al sentido de ‘ simpleza en su mecánica’ del que goza el juego, simpleza que no tiene en el apartado musical, en el que se entremezclan una buena variedad de estilos musicales entre los que predominan algunas composiciones de carácter oriental, donde el J-Rock aparece en escena de vez en cuando para crear una especie de videoclip dadaísta pero enormemente jugable.

Desgraciadamente, Rhythm Tengoku jamás salió de Japón, donde incluso tras su salida para Game Boy Advance y tras el reconocimiento obtenido, gozó de una versión recreativa igual de adictiva que el cartucho portátil, con lo que si lo queremos tener original, no nos quedará más remedio que acudir a la importación… o no.

Rhythm Tengoku Gold / Rhythm Paradise.

Gracias a la acogida de Rhythm Tengoku, unido a la, hmmm, ‘ universalidad’ de Nintendo DS a la hora de crear juegos para todo el mundo, hemos podido disfrutar de la continuación de Rhythm Tengoku por tierras europeas.

rpor

Con una inteligente estrategia de marketing por parte de Nintendo a base de anuncios tanto en papel como televisivos en los que podemos admirar las cualidades del juego a la bellísima Beyoncé Knowles toqueteando a su Nintendo DS Lite (¡quién fuera portátil!), Nintendo consiguió crear en un cartucho lo que podríamos definir como uno de esos pocos juegos que consiguen enganchar tanto a harcoretas como a casuals que solo buscan echar una partidita de vez en cuando.

Si a todo lo que hemos hablado sobre Rhythm Tengoku de Game Boy Advance le añadimos el adecuado uso de la pantalla táctil y el puntero de la consola nintendera, no nos puede salir otra cosa que un juego sencillamente adictivo. Reciclando algun@s personajes/pruebas de la primera parte o con la aparición de otros nuevos (¿en cuántos juegos vas a recoger cebollas con tu stylus?), esta segunda parte conserva toda la frescura del original, pero potenciando sus posibilidades con la utilización de las dos pantallas que nos ofrece la portátil (con las que incluso se puede configurar la consola para la gente que sea zurda) y manteniendo la idea de que es el ritmo, y no sus simples pero alegres gráficos los que conforman la estructura sobre la que basa sus cimientos esta pequeña maravilla.

¡Qué los disfruten!


Sobre esta noticia

Autor:
Soy Un Jugón (247 noticias)
Fuente:
soyunjugon.wordpress.com
Visitas:
9009
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.