Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Consultorartesano escriba una noticia?

Mientras subía con la bici hacia las cumbres pirenaicas

21/07/2010 00:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Mientras subía… iba pensando en el punto absurdo e irreal del esfuerzo humano. He salido con la bici a eso de las 8:30 a sabiendas de que iba a sufrir. ¿Sufrir? Bueno, sí, se puede decir así. Por mucho verde relajante que me rodee y mucha endorfina que pueda soltar, el caso es que se sufre por esas cuestas duras en las que el cuentakilómetros parece empeñado en alargar cualquier distancia.

Mientras subía el segundo puerto de la ruta de hoy, largo y de pendiente constante, me he cruzado con varios todoterrenos. He preguntado a dos personas cuánto quedaba hasta una fuente. Los dos han acabado colocando distancias más cortas de lo que en realidad quedaba. Claro, ellos bajaban, yo subía. Para ellos corto, para mí largo. Ya veis, en busca de una fuente, preciado manjar.

La ruta de hoy tenía que que ver con la tercera etapa ‘ oficial’ de la Transpirenaica, que va de Camprodon a Planoles. Y plantea dos opciones: por Tregura o por Pardines. Como tengo de base de operaciones Camprodon, he realizado la ruta circular: subida por Abella hacia Pardines y regreso por Tregura. La subida por Abella me ha parecido muy dura. Quizá haya tenido que ver que este último mes no haya cogido apenas la bici. Sea lo que sea, si alguien va con alforja que se prepare a empujar la bici de vez en cuando.

Claro que la bajada hacia Tregura (tramo que se haría en subida si se toma esa opción en la Transpirenaica) se las trae. Son 1.000 metros de desnivel, con pendiente constante. La pista -el pistón- está bastante bien, aunque en algunos lugares el agua ha hecho de las suyas. Arriba el paisaje rebosa grandiosidad. Neveros en las cumbres, inmensos pastizales para las vacas y una pista que recorre todo aquello a casi 2.000 metros de altitud.

Y todo esto, allá arriba, sufriendo. Calor, moscas, pendientes casi imposibles. Y disfrutando. Qué cosas hacemos los humanos. He subido algunas fotos a un álbum para estos días que andaré por los Pirineos.


Sobre esta noticia

Autor:
Consultorartesano (1397 noticias)
Fuente:
blog.consultorartesano.com
Visitas:
2184
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.