Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Riqui Romero escriba una noticia?

Microbiótica intestinal y Esclerosis Múltiple

21
- +
05/10/2019 00:14 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cada vez hay más estudios que apuntan a una relación entre la composición de la microbiota intestinal y algunas enfermedades inflamatorias del sistema nervioso central como la esclerosis múltiple

Cada vez hay más estudios que apuntan a una relación entre la composición de la microbiota intestinal y algunas enfermedades inflamatorias del sistema nervioso central como la esclerosis múltiple. Esto ha propiciado que se investiguen nuevas vías terapéuticas para el tratamiento de esta enfermedad.

Numerosos estudios publicados en revistas científicas en los últimos años han comenzado a otorgar importancia a lo que la revista Science considera uno de los 10 descubrimientos más importantes de esta década (Science, 17 diciembre 2010): el microbioma o flora intestinal.

Estos estudios parecen indicar que la flora bacteriana intestinal podría tener un papel muy importante en la génesis y la progresión de la esclerosis múltiple.

A través de nuestra dieta, modificaríamos nuestra flora intestinal, y esta modificación daría lugar, en personas genéticamente predispuestas, a la aparición de diversas enfermedades. La maduración del sistema inmunitario y endocrino está influida por la colonización de bacterias. La flora intestinal protege al hombre de enfermedades como el asma, la alergia y las enteropatías inflamatorias crónicas. Está relacionada con múltiples enfermedades: autoinmunes e inflamatorias (cáncer, la enfermedad de Crohn, osteoartritis, el síndrome de fatiga crónica, la enfermedad inflamatoria intestinal, la esclerosis múltiple) y trastornos de salud mentales, que ahora son considerados como comunes, como la depresión, la ansiedad, el TDAH y el autismo.

La microbiota intestinal, conocida también como flora intestinal, es el conjunto de microorganismos que viven en el intestino, así como sus genes, proteínas y productos metabólicos.

La composición del perfil de microorganismos de la microbiota está influenciada por varios factores, entre los que se incluyen el perfil genético de cada uno, la ubicación geográfica, la dieta, los fármacos o incluso distintas patologías.

La microbiota intestinal participa en procesos biológicos de gran importancia hasta el punto de ser casi considerada como un órgano más de nuestro organismo.

¿Qué es el microbioma?

Los dos kilos de bacterias con los que convivimos habitualmente se conocen como microbiota. El ADN de esas bacterias se conoce como microbioma. Se encuentran en la piel y en la vagina femenina, pero principalmente colonizan el aparato digestivo, desde la boca hasta el ano. En total son más de 100 billones de bacterias, que constituyen tres enterotipos diferentes en el ser humano.

 

¿Cuáles son sus funciones?

Las bacterias intestinales son responsables de metabolizar los residuos no digeribles de la dieta, el moco endógeno y los detritus celulares; producen vitaminas: K, B12, biotina y ácido fólico; sintetizan aminoácidos a partir del amoniaco y la urea; nos protegen de la implantación de bacterias externas y desempeñan un papel esencial en el desarrollo del sistema inmunitario, siendo muy importantes en la conformación del estado de inmunotolerancia activa mediado por células T reguladoras. Por su importancia, se considera que constituyen un órgano en sí mismas. Cuando estas bacterias se alteran se produce lo que conocemos como disbiosis. Su importancia es tal que ya existe un proyecto internacional que busca secuenciar su genoma, The Human Microbiome Project (http://commonfund.nih.gov/hmp/index), para poder relacionarlo con la aparición de distintas enfermedades humanas, entre ellas la esclerosis múltiple.

Las Enfermedades autoinmunes son aquellas en las que se produce una alteración del sistema inmune, que ataca por error al propio organismo.  La Esclerosis Múltiple (EM) es una enfermedad neurodegenerativa y autoinmune en la que el sistema inmune ataca por error la mielina, una substancia lipídica que se encuentra en el cerebro y la médula espinal y facilita la conducción del impulso nervioso. Actualmente, todas las terapias aprobadas  ejercen su acción actuando sobre el sistema inmune.

Relación microbioma-dieta-esclerosis múltiple.

 

La alteración de esta flora intestinal, a través del estilo de vida y la dieta, podría dar lugar a la aparición de diversas enfermedades en función del perfil genético de la persona. Dietas incorrectas producirían modificaciones en la flora intestinal. A su vez, estas modificaciones producirían un aumento en la permeabilidad intestinal y, a partir de ello, grupos de sustancias que normalmente no entrarían en nuestro organismo, pasarían, dando lugar a distintas enfermedades. A este respecto, el Dr. Jean Seignalet, en su libro ‘Alimentación, la tercera medicina‘, señalaba la existencia de tres posibles grupos de personas que desarrollarían tres posibles grupos de enfermedades:

- Personas en las que, por su genética, su organismo lucha a toda costa por eliminar todas las toxinas que la disbiosis haya permitido entrar: son las enfermedades de eliminación (colon irritable, enfermedad de Crohn, psoriasis, asma bronquial…).

Los investigadores creen que actuar sobre la microbiota intestinal podría ser una potencial vía terapéutica

- Personas en las que su organismo tiende a acumular estas toxinas para que no hagan daño al circular: producirían enfermedades por acumulación (fibromialgia, síndrome de sensibilidad química múltiple, artrosis, cáncer, Alzheimer…).

- Personas en las que su organismo reacciona contra estas toxinas a través de su sistema inmune, pero al estar éste alterado debido a la disbiosis, se confunde y ataca también a sus propios órganos. Se producirían las enfermedades autoinmunes (esclerosis múltiple, artritis reumatoide…).

Diversos estudios han mostrado que la microbiota intestinal de las personas con EM está alterada. Esto quiere decir que hay un desequilibrio en la composición de las distintas cepas o tipo de microorganismos que componen la microbiota en comparación con la de personas que no tienen EM. Este desequilibrio favorecería aquellas cepas que parecen promover procesos de activación inflamatoria.

Otros estudios realizados en modelos experimentales de EM han mostrado que la alteración de la microbiota intestinal disminuiría la actividad de las células Treg o linfocitos T reguladores, un tipo de células del sistema inmune que actúan atenuando la respuesta inflamatoria.

De este modo, la alteración de la microbiota intestinal podría producir la activación de la respuesta inmunitaria e inflamatoria que podría participar en la autoinmunidad propia de la EM.

Actuar sobre la microbiota, posible vía terapéutica

Entre los posibles agentes terapéuticos que se están investigando están:

Suplementos dietéticos

Probióticos

Antibióticos específicos

Trasplante de Microbiota Fecal (TMF)

El TMF consiste en la introducción de una solución de materia fecal procedente de un donante, debidamente procesada, en el tracto gastrointestinal de la persona con EM con el objetivo de corregir su actividad pro-inflamatoria.

Aún está también por dilucidar si esta estrategia terapéutica será efectiva para todas las enfermedades auto inmunes y qué efectos secundarios, a corto y largo plazo, pueden derivarse del uso de estas terapias.

La modificación de la microbiota intestinal en la EM es una vía de investigación prometedora. Ahora las investigaciones se centran en caracterizar mejor el perfil microbiano del intestino de las personas con EM en comparación con la microbiota intestinal de personas sanas, así como con otras enfermedades auto inmunes.

Se trata de comprender qué perfil de microorganismos contribuyen al estado pro-inflamatorio y la falta de anti-inflamación y, en definitiva, entender mejor el papel de la microbiota sobre la autoinmunidad y la EM. (Asociación Ademta).


Sobre esta noticia

Autor:
Riqui Romero (45 noticias)
Visitas:
479
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.