Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diego Sponton escriba una noticia?

Mi vecino, el flaco

06/12/2009 22:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Sensaciones al cabo de escuchar "Vinagre y rosas". Ah...y con la entrada en la mano

El diario dice que a piscis y a acuario les toca en febreo el vinagre y las rosas. Vuelve un tipo desafinado, la tanguita de serpiente, el niño en bicicleta, el preso sin juez, el viejo verde, el tierno llorón, el que dibuja pescaditos; vuelven los sonetos en canción, el bufón, la adrenalina en camas separadas; vuelve el de la tapa de la Rolling Stone, la crítica de García, de Montero, los amigotes como Fito, Juan Carlos y el café de las descepciones. A punto de dejarnos por darle la razón, rebota y vuelve.

En fin... escuchando el disco estoy. Lo vuelvo a poner. Noto que pierdo solidez, que me licúo, que empiezo a soñar, con el peligro que entraña soñar... Parece como si fuera perdiendo años por los costados, los ojos me brillan y me entran ganas de hacer las cosas bien, de escribir la mejor columna del mundo. Creía que este flaco ya no volvería a solucionarme un atardecer y ahí lo tengo, cantándole al mate lavado y encerrándome en una tela de araña que me rodea y me atrapa, me libera de prevenciones y me convence de que debo jugarme la vida por mis cumpas y por esta fulanita de tal, con lo peligroso que es jugarse la vida o lo que sea por esta fulanita de tal, por un empeño, por una hoja en blanco. Es un regalo de cumpleaños que venga acá, transformado en un vecino más del sur; y que haya mosaicos asi capaces de hacerte sentir nuevo y valiente a base de música y poesía. Canta Sabina y yo lo sigo, y me emociono, y creo ser feliz mientras cuenta la historia de que tomó las armas a los 30 sin chaleco antibalas y ahora a los 60 no se preocupa por el talle de los pantalones. Me lleva Sabina de la mano, me mece y adormece. Luego me recarga energía y salgo del trance renovado. Sabina me vuelve rencoroso con el porvenir, que "avanza a paso de cangrejo"; pero me invita a pelearlo con un billete en la media.


Sobre esta noticia

Autor:
Diego Sponton (3 noticias)
Visitas:
4580
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.