Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Edukame escriba una noticia?

Mi hija es demasiado buena

14/02/2011 18:05 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Meritxell, una fiel seguidora de edukame desde sus inicios y que además, ha participado en nuestros talleres (uno lo hizo junto a su marido, Aure) ha sido recientemente mamá de Ivet y Mireia, lindísimas gemelas que han hecho que su primera hija, Txell se convirtiera en hermana mayor.

Tras dar a luz, Meritxell consulta:

Te quería preguntar una cosilla, Txell está super participativa, siempre quiere ayudarnos y nosotros no la obligamos sino que sale de ella. Hoy tenia ropa para guardar y me dice ‘ mamá ya lo hago yo para que no te canses tanto’ . Cada día alucinamos más con ella, aunque tengo miedo porque me han dicho que los niños que ayudan mucho lo hacen porque se sienten inferiores y creen que ayudando no lo son tanto. Cuando lloran las hermanitas las mece, incluso le quiere dar los biberones, vestirlas, ponerles el pañal y la verdad se le da bastante bien para tener 4 años. Nosotros no la obligamos y la felicitamos y le agradecemos que nos ayude.

madre hija Mi hija es demasiado buenaMeritxell, ante todo felicidades por esa gran familia recién estrenada. Haces bien en sospechar que tanta bondad y ayuda no debe corresponder en una niña tan pequeña.

Tu hija puede estar cogiendo el rol de ‘ ser muy buena, ayudar, colaborar, estar pendiente de lo que papá y mamá necesitan". Con ello lo que consigue es ver vista por vosotros, ser atendida y elogiada de forma positiva. Porque además, con el super trabajo que ahora tenéis vosotros, esta actitud os facilita mucho.

El peligro de este rol es que Txell está interpretando que: ser buena, ayudar en todo a mamá, es igual a amor. Así recibo el amor que necesito de mis padres.

Por lo tanto para sentirse amada se desvive por ser servicial, intenta captar lo que vosotros esparáis de ella para poder ofrecerlo y así recibir reconocimiento por ello. Por eso está tan disponible, comprensiva, cuida, protege (como si fuera ya una adulta).

Pero como niña pequeña que es tiene momentos de llanto, de capricho, de muchísimos celos que no está sacando. Esa parte ‘ menos dulce’ que lleva dentro se la está guardando, y por tanto, está viviendo más en función de los demás que de ella misma. Ella necesita el amor de sus padres, pero está interpretando que ese amor sólo le llega a través de halagos cuando ella es "tan buena". ¿Elogiar es amar?, ¿ser buena, ayudar, cuidar es igual a amor? Amor es muchísimo más que todo eso. Necesita ser vista y reconocida en todas sus dimensiones, eso es lo que le ayudará a creer en ella misma, tener buena autoestima, tener herramientas para gestionar sus emociones.

Podríais empezar por (a modo de pistas):

-. Que no asuma más responsabilidades que las mínimas para su edad. Si las desea hacer no la elogies, no lo destaquéis, actuar con naturalidad, no dándole ninguna importancia. No estoy diciendo que lo ignoréis, simplemente que no lo destaquéis.

-. Permítele momentos de enfadarse, llorar, patalear, ser grosera, que no tengas ganas de ayudarte, que no te obedezca y no la riñas por ello. Le permites la expresión de ese momento y le demuestras que así también la quieres.

beso madre consuela Mi hija es demasiado buena-. Cuando te muestre su lado menos dulce, no la intentes consolar compensándola con otra cosa, ofreciéndole otra alternativa. Mejor le permites experimentar esa emoción (rabia, frustración, celos):"ya veo estás enfadada, el llanto te ayudará a desahogarte". Con un tono suave, de comprensión le estarás transmitiendo: "reconozco, valido tu enfado y te quiero". Vuestra hija necesita que veáis y validéis "su lado no apacible".

- Buscad un momento al día exclusivo para ella (aunque sea sólo media hora entre semana) y podéis jugar a guerras de cojines, a gritar, a saltar como los monos, gruñir como tigres; juegos que le ayuden a expresar en tu compañía su lado "no tan formal, amable" y que también forma parte de ella. También podéis leer juntas cuentos relacionados con los celos (pues es muy natural y necesario que los tenga), sobre la expresión de sentimientos como la rabia, el miedo, el amor, etc.

Este camino se hace de poquito a poquito, lo importante es que estéis atentos para poder enfocar mejor las pequeñas acciones que hagáis. Aunque ahora son momentos de mucho trabajo, cansancio, de subidas y bajadas emocionales para todos, para Txell tener hermanas ha sido un buen regalo de la vida (y para vosotros también).


Sobre esta noticia

Autor:
Edukame (167 noticias)
Fuente:
edukame.com
Visitas:
8507
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.