Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Filibustero escriba una noticia?

¿México merecía ganarle a Francia?

18/06/2010 23:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con autoridad y oficio, pero con una anotación en claro fuera de lugar y un penalty dudoso, la Selección Mexicana de futbol se impuso 2 -0 al desastroso representativo francés

Al alzarse el Ejército Mexicano con la victoria en la famosa Batalla de Puebla del 5 de mayo de 1862, el Gral. Ignacio Zaragoza informó al Presidente Benito Juárez: “Las armas nacionales se han cubierto de gloria. Las tropas francesas se portaron con valor en el combate y su jefe con torpeza"

Si nos damos la licencia de establecer una comparación entre ese acontecimiento armado ocurrido hace 148 años y el partido disputado entre México y Francia en Sudáfrica 2010, los nuestros se volvieron a cubrir de gloria.

Pero a diferencia de los soldados franceses, los jugadores galos no estuvieron a la altura de la relevancia del partido y, como ocurrió en el histórico enfrentamiento bélico, su jefe, el entrenador Raymond Domenech, también actuó con torpeza al no saber descifrar las condiciones del juego contra un equipo mexicano inspirado.

Desde ayer la prensa internacional se desbarata en alabanzas hacia el Tri por su orden, personalidad, valentía, entendimiento entre las líneas, fino toque de balón, férrea defensa y veloces delanteros.

En cambio, la escuadra francesa ha sido vapuleada por los medios y hoy la propia prensa francesa atacó con gran severidad tanto a los jugadores como al director técnico llamándolos cínicos, indignos e impostores.

Sin embargo, nadie habla de la forma en que cayeron los dos goles con los que México logró la victoria. El primero, obra de Javier el Chicharito Hernández, fue en clarísimo fuera de lugar.

Empero, hay que mencionar, que el jugador tuvo la suficiente sangre fría y habilidad para plantarse frente al portero. Es decir, no le pesó la negra tradición que arrastra el jugador mexicano de achicarse ante el marco rival.

El segundo gol, logrado de manera magistral a través de un tiro de penalty cobrado por Cuauhtémoc Blanco, derivó de una jugada a velocidad de Pablo Barrera que con colmillo buscó la pierna del rival para provocar una aparatosa caída dentro del área francesa. El clavado del atacante fue tan convincente que hasta el propio Joaquín Capilla, si viviera, se lo hubiera aplaudido.

Cabría preguntarse: ¿por qué la prensa, incluida la gala, no ha hecho una campaña mediática de protesta por los errores arbitrales que a la postre marcaron el derrumbe francés?

Algún comentarista de la televisión mexicana señaló que el primer gol fue en offside pero eso era pecata minuta y que el penalty, si bien no fue claro, se le puede perdonar al árbitro ya que ante la duda hay que marcarlo.

Desde ayer la prensa internacional se desbarata en alabanzas hacia el Tri por su orden, entendimiento entre las líneas, fino toque de balón, férrea defensa y veloces delanteros

Para entender el por qué nadie se ha quejado de las pifias del árbitro es necesario recordar la manera en que Francia consiguió su boleto a Sudáfrica 2010: casi al final del partido de repechaje entre Francia e Irlanda, un pase precedido de una mano del delantero Thierry Henry permitió que su compañero William Gallas anotara el gol del triunfo.

En este tenor Henry declaró: “Si, fue mano pero yo no soy el árbitro. La pelota rebota en mi mano, el árbitro no lo ve y yo sigo jugando”.

De acuerdo a este razonamiento, los dos goles de México, uno ilegal y otro dudoso, pueden adjudicárseles a los errores de la tripleta arbitral que no vio ni el fuera de lugar, ni el clavado olímpico de Barrera. Y, siguiendo a Thierry, ni Chicharito, ni Blanco, ni Barrera, tuvieron la culpa.

Luego entonces, Francia llegó al Mundial marcado por una carga negativa. A nadie le gustan los chapuceros y por eso nadie va a salir a la defensa de un equipo que se valió de una artimaña para llegar a la justa mundialista.

Por ello, la prensa internacional, incluida la francesa, no ha hecho escándalo por la forma en que se consiguieron los goles mexicanos. Mas bien los reclamos de los medios franceses, se centran en los desencuentros entre el propio plantel.

Aunque el equipo francés estaba partido internamente, tanto dentro como fuera de la cancha, ése era su problema. Y no obstante las fallas de marcación arbitral, la Selección Mexicana merecía ganarle a Francia.

Haya sido como haya sido, ya nos tocaba. ¿Recuerdan el juego contra Alemania en el Mundial México 86? En tiempos extras, el árbitro colombiano Jesús Díaz Palacio, nos anuló un gol legítimo del Abuelo Cruz, por un supuesto fuera de lugar, que nos hubiera evitado la serie de penaltis en la que los germanos nos descalificaron. En Sudáfrica 2010, por el contrario, los yerros arbitrales nos favorecieron. Justicia divina.

Pero además, contra Francia, México jugó un partido de ensueño. Fue un equipo redondo, con una defensiva que jugó por nota y una media cancha conectada con sus atacantes. Asimismo, propuso el partido, peleó con coraje cada balón dividido y la estrategia diseñada por Aguirre fue superior a la del mariscal francés. Por todo eso categóricamente puedo decir que nuestra Selección merecía ganarle a Francia. ¿A poco no?


Sobre esta noticia

Autor:
Filibustero (40 noticias)
Visitas:
6067
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.