Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sedelu1 escriba una noticia?

Meteorito demuestra que vida en Marte es más probable de lo que se creía

04/12/2014 12:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Gracias a un meteorito marciano hallado en la Tierra, vida en el planeta rojo es más probable de lo que se pensaba

Un equipo internacional de científicos ha demostrado, gracias a un meteorito marciano hallado en la Tierra, que la vida en el planeta rojo es más probable de lo que se pensaba. "No hay otra teoría más convincente", ha señalado uno de los autores del trabajo, Philippe Gillet. Este investigador y sus colegas de China, Japón y Alemania han llevado a cabo un análisis detallado de las huellas de carbono orgánico de un meteorito marciano y han llegado a la conclusión de que es muy probable su origen biológico. En el trabajo, publicado en Meteoritics & Planetary Sciences, los científicos sostienen que el carbono podría haber sido depositado en las fisuras de la roca cuando todavía estaba en Marte por la infiltración de un líquido, que era rico en materia orgánica. Expulsado de Marte después de que un asteroide se estrellara en su superficie, el meteorito, llamado Tissint, cayó en el desierto de Marruecos el 18 de julio de 2011, a la vista de varios testigos presenciales. En su exploración, se encontró que la roca extraterrestre tenía pequeñas fisuras que se llenaron con la materia que contiene carbono. Varios equipos de investigación han demostrado ya que este componente es de naturaleza orgánica, pero hasta ahora no había consenso sobre su origen. Los expertos llevaron a cabo un análisis microscópico e isótopo del material de carbono que llevó a los investigadores a la conclusión de que el material era biológico, pero no era química perteneciente al planeta, y también abrió un abanico de posibles explicaciones acerca de su origen.

Expertos llevaron a cabo un análisis microscópico e isótopo del material de carbono

Con este trabajo, los investigadores desafían las teorías descritas previamente, que proponen que las huellas de carbono estaban originadas por la cristalización de alta temperatura del magma. Según el nuevo estudio, una explicación más probable es que los líquidos que contienen compuestos orgánicos de origen biológico se infiltraron en la roca madre de Tissint a bajas temperaturas, cerca de la superficie marciana. Estas conclusiones están apoyadas por varias propiedades intrínsecas de carbono del meteorito, por ejemplo, su proporción de carbono 13 a carbono 12. Esta resultó ser significativamente menor que la proporción de carbono-13 en el CO2 de la atmósfera de Marte, medido previamente por los rover Phoenix y Curiosity. Por otra parte, la diferencia entre estas proporciones se corresponde perfectamente con lo que se observa en la Tierra entre un trozo de carbón -que es de origen biológico- y el carbono en la atmósfera. Los investigadores señalan que esta materia orgánica también podría haber sido traída a Marte cuando los meteoritos muy primitivos condritas carbonatadas cayeron sobre él. Sin embargo, consideran que este escenario es poco probable debido a que tales meteoritos contienen muy bajas concentraciones de materia orgánica. Gillet se ha mostrado abierto a que otros estudios puedan contradecir estos hallazgos. Sin embargo, nuestras conclusiones son tales que van a reavivar el debate sobre la posible existencia de actividad biológica en Marte, al menos en el pasado, ha concluido.

Cayó en el desierto de Marruecos el 18 de julio de 2011, a la vista de varios testigos presenciales

 


Sobre esta noticia

Autor:
Sedelu1 (613 noticias)
Visitas:
1919
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.