Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Wilson Arturo Herrera Robles escriba una noticia?

Mente, corazón y disciplina

07/07/2019 16:17 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Importancia del gimnasio en los hábitos de la vida

Hace algunos meses charlando con un compañero de trabajo discutíamos sobre la falta de tiempo que teníamos por nuestras obligaciones laborales para entrenar en un gimnasio. "Pasa el tiempo nos hacemos más viejos y no hay manera de entrenar" me decía. No obstante llevo 20 años inmerso en el mundo del gimnasio de forma directa o indirecta, constante o intermitente. En el último año no he fallado un solo día a mi entrenamiento, superando lesiones, pésimos hábitos alimenticios y del día a día. El 7 de julio del 2018 decidí motivado por mi deterioro físico a ingresar a un gimnasio cerca a mi lugar de residencia y a mis 38 años, con muchas dolencias físicas y después de 3 años sin entrenamiento me arroje de cabeza. En el primer día lo mas difícil fue asumir que ya no tenía la condición para levantar el peso que en otros años podía levantar, lo segundo mi batalla contra el cigarrillo y la tan famosa crisis de abstinencia, lo tercero comprender que la fisionomía de mi cuerpo había cambiado dramáticamente teniendo un sobrepeso de 12 kg que me ocasionaba dolores articulares, fatigas repetidas, cansancio mental y pésimo rendimiento laboral. Aun recuerdo el dolor de cuerpo después del primer día de entrenamiento con solo 30 minutos de actividad y como desesperadamente buscaba un cigarro. Al día siguiente no sabia si seguir o no mi entrenamiento y pensé en volver a mi confort de los últimos 3 años y simplemente asumir que ya no me encontraba para esto del gimnasio. Pero contra todos los pronósticos volví al gimnasio y poco a poco pasaron los días sin fumar, acumule días de entrenamiento y cambie mi forma de alimentarme y esto continuó por los siguientes 365 días.

Cada día al levantarme a las 4:30 am tengo la misma lucha entre el ir o el no ir, y seria un mentiroso si le digo que todos los días vengo con la mejor energía para entrenar. Hay días buenos en los que tu concentración y determinación es tan fuerte que puedes con lo que sea y te sorprendes de los niveles a los que llevas tu cuerpo, pero también hay días en los que cuesta hasta mover los pies, pero son en esos días en los que al finalizar mi entrenamiento siento que va a ser mas difícil rendirme. la lucha es contigo mismo. el enemigo o es el sueño, ni el frió ni el hambre ni el ver como tu cuerpo no cambia de la forma que deseas. El enemigo a vencer esta frete a tu espejo. Ahora este articulo es sobre la disciplina y no una historia mas de superación, y es tan complejo explicar lo que las rutinas, el ejercicio, las barras, las pesas romanas, las mancuernas, trotadoras etc, logran en el carácter y en la disciplina de una persona y todo esto lo resumo en tres palabras mente, corazón y disciplina. La grandes maratones no se acaban con los músculos de las piernas, ni con un abdomen rígido o con un braceo pendular perfecto, se acaban con mente, corazón y disciplina. El gimnasio me recordó que todo duele como en la vida. Que aveces llorar de dolor cuando tu cuerpo no da mas y la falla muscular te pone la barrera y el limite, o de alegría cuando ves que todo el sacrificio realizado se refleja en la bascula. Ries, insultas, comes, imitas, envidias, todo esto y mas es el gimnasio.

Pero mente y corazón se complementan con la disciplina, saber que así el día este oscuro y hayas tenido un día de "mierda", el gimnasio te purgara por tus pecados

Pero mente y corazón se complementan con la disciplina, saber que así el día este oscuro y hayas tenido un día de "mierda", el gimnasio te purgara por tus pecados.

Si algo he aprendido en esta ultima etapa de entrenamiento es que la disciplina ha sido causada en gran parte por mi segundo hogar, me permitió organizarme a nivel laboral, a nivel familiar, a cuidarme a quererme, a aprender a querer y a amar la vida por medio de ese deseo de  ser cada día mejor. 


Sobre esta noticia

Autor:
Wilson Arturo Herrera Robles (3 noticias)
Visitas:
2816
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.