Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diana Said escriba una noticia?

Mensajes Implícitos

14/07/2014 20:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por: Diana Said

Cuando la puerta que has estado tocando, de repente se abre, no preguntas: ¿Por qué se abrió? Simplemente la cruzas y actúas en virtud de la razón por la que tú la tocaste. En la película: "Camino a la Felicidad", hay una escena donde Chris Gardner, le dice a su hijo: "Nunca dejes que alguien te diga que no puedes hacer algo. Ni siquiera yo. Si tienes un sueño, tienes que protegerlo. Las personas que no son capaces de hacer algo, te dirán que tú tampoco puedes. Si quieres algo, ve por ello y punto." "Nunca dejes que alguien te diga que no puedes hacer algo. Ni siquiera yo." Si he decidido volar. Es inevitable, otros me digan que ni lo intente. Lo harán permanentemente. Especialmente mis padres, en su afán de protegerme del fracaso y del dolor, repetirán incansablemente que no lo intente. Sin embargo, soy yo quien elijo Escuchar o, simplemente Oír, lo que me dicen.Oír significa percibir con el sentido del oído las palabras que se hablan. Ahí todo termina. Escuchar involucra otros cuatro sentidos para comprender las palabras que se dicen. Es cuando puedo decidir si llevo esas palabras a mi interior.Si decido oír, las palabras que pueden detener mi vuelo serán como el murmullo del viento que pasa y rápido se olvida. Si decido escuchar, puedo convencerme de que todo lo que quiero es posible. También, puedo convencerme de que es mejor no intentarlo. Siempre será mi decisión, no de aquel que habla. Es mi decisión asumir o no el riesgo al intentarlo. Será siempre mi responsabilidad obtener el triunfo o asumir el fracaso.Fue después de perder a mis padres que me di cuenta de lo mucho me parezco a ellos. Tras renegar durante años porque no me dieron cosas diferentes, hoy comprendo que TODO lo que ellos dejaron en mi, fue exactamente lo que necesitaba para ser quien soy. Solo hasta hoy, cuando ya no están, reconozco que, hasta sus errores, le dieron algo bueno a mi vida. Es triste tener que mirar al cielo, con mis ojos llenos de fe y de lágrimas, esperando que realmente me vean desde allá para decir: GRACIAS.La realidad es que mis hijas son el espejo en el que me veré reflejada en el futuro. Quizás no me alcance la vida para verme allí. Aun así, serán, en muchos aspectos, a mi imagen y semejanza. Por eso es tan importante cada mensaje que doy. No tan importantes los que digo, como aquellos que implícitamente les transmito día tras día. "Si tienes un sueño, tienes que protegerlo. Las personas que no son capaces de hacer algo, te dirán que tú tampoco puedes. Si quieres algo, ve por ello y punto." Después de muchas horas de terapia y pastillas para la depresión, descubrí que el mejor antidepresivo es la acción. He pasado mucho tiempo preguntándole a otros si es posible hacer esto o aquello. Es verdad, la mayoría de las veces me han dicho que es mejor no intentarlo. Me lo dicen porque ellos nunca han pretendido lo que yo. Fue cuando decidí hacerlo que me di cuenta de que si es posible.Al ir por lo que quiero, sé que dejaré personas en el camino, otras se unirán a mí. Al final, quienes estén a mi lado serán las que realmente necesito. Serán quienes realmente valen la pena tener conmigo. ¿Qué harán mañana mis hijas si solamente me ven parada en el umbral de una puerta abierta? ¿Qué será de ellas si no me ven realizar mis sueños?


Sobre esta noticia

Autor:
Diana Said (10 noticias)
Fuente:
dianasaidc.blogspot.com
Visitas:
297
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.