Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Galdo Fonte escriba una noticia?

Menos mal que nos queda Portugal

12/08/2016 19:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El futuro político de Galicia no modificará su configuración en lo sustancial, si las organizaciones políticas y sociales ubicadas en el ámbito de la izquierda real no logran confluir en una única candidatura electoral

Desde  que el  cambio político que entre 1975 y 1982 abriera la puerta al   sistema de democracia representativa,  desde aquellos  albores de la Transición el sesgo autoritario de la estructura de poder  alteró en los sustancial la  finalidad establecida de origen, y todo,   porque el reemplazo institucional de acompañamiento  que debiera estar regido  por la determinación de la voluntad   popular fue instruido  en función al  imperativo  de los poderes fácticos del Estado  y bajo la tutela  de la oligarquía económica.

Pero la intromisión involucionista de esos  agentes y la repercusión de su influencia fue  posible  gracias en gran medida a la  tolerante actitud  de los actores políticos de izquierda, que como representantes  de los sectores populares, podían haberlo impedido,  si con su desunión no destruyeran como fue el caso  el soporte de su fortaleza y por ende su capacidad de influencia, una situación que derivó  hacia una  descapitalización  progresiva que no pudo conducir a otra salida  más que a  lo evidente  complejidad  de esta «democracia incompleta».

Siendo así como  el neoliberalismo    se hizo dueño de la situación al facilitarle que tomase la delantera y las  riendas del poder real, circunstancia que por rigor obliga a  desplazar  el centro de gravedad de las críticas  hacia los verdaderos artífices, sobre todo, cuando a pesar del perjuicio de sus efectos,   el  origen del porqué mantiene su secuencia y las fuerzas de izquierda hospedadas en su cerrazón no logran alcanzar  la  unidad de actuación, como tampoco,   discernir la divergencia  entre sus verdaderos  adversarios y los llamados a salvar diferencias, de ahí su  invariable actitud de gastar la pólvora en salvas  y su  paradoja de seguir repitiendo  lo peor de si mismos.

Esta actitud de anacrónica desunión entre las fuerzas de izquierda sigue formando parte del  orden del día de todo proceso electoral,   y basta como contraste  el nuevo absurdo  generado en víspera de las elecciones gallegas como consecuencia  del nuevo fraccionamiento desatado, y cuya repercusión   viene a tirar  por tierra  las favorables  expectativas a un cambio transformador del ejecutivo de la Xunta.

Un nuevo síntoma  de bisoñez que por mas reconducción que a última hora se  intente, su carácter atentatorio  contra la esperanza de los electores incrementará el  efecto de sus perjuicios,  hasta el extremo,  de hacer que  el alcance de  su repercusión mediática influya sobre manera  en el signo negativo  del resultado de los comicios, de tal modo,   que  se convertirá en otra oportunidad  perdida,  toda vez que la incidencia  de su carácter irreflexivo echará   por tierra toda probabilidad de cambio político.  

Es por eso que el mayor enemigo de la izquierda en Galicia sea su propia divergencia,

Es por eso que el mayor enemigo de la izquierda en Galicia sea su propia  divergencia, la del papel protagonista  de la vieja política, la ejercida por los partidos tradicionales, nacionalistas o no, que a pesar de su  probada  incapacidad  en  dar respuesta  a las nuevas demandas de la ciudadanía, se empeñan en monopolizar la función política,   dificultando para ello   a  través  de  extravagantes sortilegios la acción de la fuerza emergente, que precedida  de  otra cultura política al margen de cargos y  privilegios,   apuesta por el  cambio radical a través de soluciones y respuestas útiles acorde a un nuevo modelo de hacer política; disparidad entre  dos versiones diferenciadas   que mas que complementarse  entre si dificultan su  confluencia.

Esta  desavenencia  parece que será  el principal impedimento para mudar  el signo del actual Ejecutivo  gallego; renunciando así a reproducir la buena praxis  conseguida por nuestros asimilados   vecinos del sur,   que a pesar de la diversidad de  sensibilidades en el contexto de la izquierda, limando asperezas, contrariamente  a lo que aquí ocurre demostraron tener alcance de miras y talla política al lograr a través de un pacto tripartito  hacerse con las  riendas del  Gobierno portugués.

Una determinación que debiera ser un ejemplo a seguir  por  la ventajosa repercusión de sus progresistas medidas  que además de poner fin alas políticas de recortes  e incrementar pensiones y salarios, sitúa la jornada laboral en las 35 horas semanales, unas entre otras  de las  excepcionales medidas de legislatura  que en si mismo viene a dejar sin efecto  al  hasta ahora vigente modelo neoliberal, siendo así,   que además  de  beneficiar a los mas desfavorecidos,   su aplicación es sin duda  un triunfo  de gran calado  político para la soberanía nacional del país vecino.

No obstante,   el hecho de  combatir con éxito las políticas de austeridad  y la aplicación de medidas paliativas, como resulta ser el caso,  solo es posible si de antemano  se garantiza la unidad de los partidos y movimientos ciudadanos  como condición  ineludible.

Una lección esencial  que en Galicia, a la vista del panorama político,   las fuerzas de izquierda al margen de su distintivo   debieran asimilar al unísono, siempre  que  la finalidad de su trayectoria,   mas allá de supremacías y protagonismos absurdos  se  corresponda con la defensa del interés de sus representados y  el porvenir  de esta tierra.


Sobre esta noticia

Autor:
Galdo Fonte (465 noticias)
Visitas:
5910
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.