Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pasearporlavida.blogspot.com escriba una noticia?

Memorias de los grandes líderes sobre la caída del Muro de Berlín

09/11/2009 15:19 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Para nosotros, la cuestión de la reunificación alemana era la más difícil. Para el presidente (George H. W.) Bush y el gobierno de los EE.UU., la cuestión clave era el futuro de la OTAN. Y hoy, cuando vemos cómo está presionando la OTAN en lugar de que haya un proceso de construcción de instituciones comunes, entendemos por qué esa era su preocupación. Esto es un problema". Así se expresaba Mijail Gorbachov, en febrero de 1995, cuando el ex presidente Bush (padre) y el Forum for International Policy invitaron a Margaret Thatcher, Mijail Gorbachov y a François Mitterrand para recordar sus respectivas decisiones y dudas sobre la caída del muro de Berlín y la unificación alemana. Esta es la segunda y última parte de esas charlas, publicadas en la edición de ayer de Clarín, a 20 años del derrumbe del Comunismo.

Gorbachov: El presidente de Francia estaba preocupado por las fronteras y el territorio. Thatcher tenía preocupaciones geopolíticas respecto de quién dominaría Europa. Todos se hacían preguntas.

Pero puedo decirles que esas preguntas no pueden compararse con los problemas que afrontaba la dirigencia soviética, dados los enormes sacrificios que habíamos hecho durante la guerra. Por eso, para nosotros, tomar la decisión sobre la unificación alemana no era fácil. Tuvimos que hacer un esfuerzo enorme. Pensábamos que el proceso llevaría mucho tiempo y estaría coordinado con la construcción de nuevas instituciones europeas bajo el paraguas no de los estadounidenses sino de un proceso europeo.

Como el canciller Kohl, pensábamos que inicialmente habría algún tipo de asociación de estados alemanes, quizá una confederación. Pero entonces empezó a hablar la historia, cuando las masas crearon una nueva realidad más rápido de lo que esperábamos. De pronto, todas las preguntas quedaron ubicadas en un nuevo marco.

Sólo teníamos a nuestro alcance el proceso político. Y el proceso político está limitado por las realidades de lo que quiere la gente.

El presidente Bush tenía razón con respecto a Alemania. Los alemanes habían aceptado los valores democráticos. Se habían comportado de manera responsable. Habían reconocido su culpa. Habían pedido perdón por ese pasado, y eso era importante. Por eso, por difícil que fue, era inevitable que la dirigencia soviética tomara decisiones coherentes con esa realidad.

Bush: Nuestra preocupación no era simplemente la OTAN. Nos preocupaba mucho la cuestión de las fronteras orientales. Yo trabajé personalmente con el canciller Kohl y los líderes polacos en ese tema. Los polacos querían un tratado que el canciller Kohl no estaba dispuesto a aceptar hasta que el congreso unificado del Bundestag no pudiera someterlo a votación.

Kohl presentó su plan de diez puntos el 28 de noviembre, y usted y yo nos reunimos el 2 de diciembre en Malta. Si no me equivoco, usted me dijo que la Unión Soviética estaría de acuerdo con cualquier cosa que los alemanes quisieran hacer: autodeterminación. Eso disipó nuestras inquietudes sobre el uso de la fuerza. Las únicas diferencias que teníamos respecto de la unificación alemana, confieso, eran las que yo mantenía con Margaret.

Thatcher: Obviamente, entre nosotros había habido discusiones y creo que cierto número de personas compartían mi temor de que en la idiosincrasia del pueblo alemán hay algo que llevó a cosas que nunca deberían haber ocurrido. Hasta el día de hoy, no puedo entender por qué ese pueblo notable le permitió a Hitler hacer lo que hizo.

Como dijo el presidente Mitterrand, Alemania recién se convirtió en un país en 1870, y entonces inició guerras. En eso hay algo que todavía me da miedo. Cuando vemos a los alemanes marchando en manifestaciones contra los inmigrantes de un modo bastante terrible, ese miedo reaparece.

En cualquier caso, ahora Alemania ha vuelto a ser muy poderosa. La idiosincrasia nacional es dominar. Sumada a Alemania, ahora tenemos a Austria en Europa, lo que hace más fuerte el factor alemán.

Mitterrand y yo lo sabemos. Nos sentamos a la mesa muy a menudo. Alemania usará su poder. Aprovechará el hecho de que es el mayor contribuyente de Europa para decir: "Miren, pongo más dinero que cualquiera y debo salirme con la mía en las cosas que quiero". Lo he oído muchas veces. Esto es contrario a mis ideales. Algunos dicen que hay que anclar a Alemania en Europa para impedir que esos rasgos reaparezcan. Pues bien, no han anclado a Alemania en Europa sino a Europa en una Alemania que ha vuelto a ser dominante. Es por eso que la llamo la Europa alemana.

Esto choca con la historia de lo que les ha ocurrido a los imperios de Europa en este siglo: todos cayeron. El imperio alemán cayó en la guerra. El Imperio Austro-húngaro cayó en la guerra. El Imperio Turco cayó en la guerra. A esas caídas de imperios siguieron colapsos políticos.

El presidente Mitterrand y yo alzamos la voz por razones políticas. Llevamos nuestros territorios coloniales a la independencia bajo el imperio de la ley.

Gorbachov: Sí, yo también pensaba en los peligros de la unificación alemana. Pero al mismo tiempo actuaba en total acuerdo con mi postura moral y con mi análisis político. Y firmamos tratados que impusieron deberes a la Alemania unificada respecto de las normas de comportamiento internacional y las fronteras.

También me alarmé por los recientes acontecimientos ocurridos en algunas regiones de Alemania, donde elementos reaccionarios provocaron choques entre los alemanes y los inmigrantes.

Fui a Alemania en la época en que ocurrieron esos hechos y hablé con un grupo de 35.000 trabajadores de la fábrica Volkswagen. Les dije que, cuando la dirigencia soviética había tomado una decisión positiva sobre la unificación alemana, suponíamos que Alemania había cambiado, que el pueblo alemán estaba comprometido con la democracia, que el pueblo alemán no se dejaría llevar a choques con los inmigrantes.

Debo decir que los trabajadores respondieron con un aplauso que podría haber tirado abajo el techo. Esta es mi esperanza respecto de Alemania.

Etiquetas: berlín, muro de berlín, alemania, europa, aniversario, historia, segunda guerra mundial


Sobre esta noticia

Autor:
Pasearporlavida.blogspot.com (887 noticias)
Fuente:
pasearporlavida.blogspot.com
Visitas:
3370
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.