Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ernesto R. Del Valle escriba una noticia?

De melodías y ritmos hablamos: bolero, de Ravel

02/02/2010 22:32 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

De su obra, puramente orquestal, ¨Rapsodia Española´ y ¨Bolero¨ son las mejores conocidas y revelan la maestría de Maurice Ravel, en el arte de la instrumentación

SOy de esas personas que han tomado la música en su total significación estética.

Cuatro años de residencia en República Dominicana, me hizo estar en contacto con la bullanga popular, la música y el ritmo callejero, la música “a to’ dar” en las “voladoras” –aquellos vehiculos de transportación pública que hacen honor a su nombre- el merengue, el ”perico ripia’o” y la bachata a la orden del día.

Siempre he dicho que la buena música es la del estilo y la perfección. Me complace escuchar loun merengue en la voz de Jhonny Ventura que una Balada de Enya. Disfruto de manera estética una exquísita bachata de la 440 al igual que la “Sinfonía nro. 5”, de Tchaikovsky. Las danzas árabes me elevan la adrenalina como cualquier danzón en la voz de Barbarito Diez o un bolerazo cantado por Daniel Santos, Fernando Álvarez o el boricua Gilberto Santa Rosa; la música campesina como por ejemplo, la ”Amorosa Guajira” de Gonzalez Allué o las décimas repentistas de los maestros Adolfo Alfonso y Justo Vega me hacen ver vestido de guayabera bajo una nevada en pleno New York City.

Y hablando de esta ciudad, a principios de este año encontré en New Port Mall, en Jersey City, lo que consideré la oferta del siglo, dieciseis cassetes de autores clásicos por el irrisorio precio de cuatro dólares.

No estaba soñando.

Frente a mí, colocados en pequeñas y elegantes cajas, se encontraban cuatro volúmenes de aquellos cantos que en su época reformó el Papa Gregorio I y que conocemos hoy con el nombre de Cantos Gregorianos, entre ellos, ¨Christos natus est¨, ¨Chants Mozarabes¨, ¨Oratorio de l´Ancient Testament¨ ¨Cantos Mariales¨ etc.

Las obras clásicas de todos los tiempos y autores de la talla de Rossine, Suppé, Tchaikovsky, Strauss. Se encuentran los autores del barroco con Vivaldi, Pachelbe, Handell, etc. Las obras de los años llamados clásicos: Mozart, Beethoven, los románticos: Mendelsson, Chopin, Schuman, Brams y los modernos por exelencia: Dvorak, Puccine, Debussy, Falla y aparece quien es motivo de este pequeño comentario, Maurice Ravel con obras cumbres del pentagrama clásico, entre ellas la obra que rebasa los límites de su genio, estilo, técnica y rebeldía, ¨Bolero¨.

A 78 años de su primera ejecución, en 1928, ¨Bolero¨sigue representando la obra instrumental más encantadora y mejor conocida en el mundo.

Maurice Ravel, su autor, nació en la ciudad de Ciboure, Francia, el 7 de marzo de 1875.

Fue uno de los más originales compositores de su tiempo, un artesano de exquísito gusto melódico, esforzado en la perfección y el estilo de sus obras.

Sus padres, con antecedentes musicales, apoyaron al muchacho que ya evidenciaba cierta inclinación hacia la música y a la edad de 14 años, entra al Conservatorio de París. Durante ese periodo compuso algunas de las mejores obras reconocidas, como:

A 78 años de su primera ejecución, en 1928, ¨Bolero¨sigue representando la obra instrumental más encantadora y mejor conocida en el mundo

¨Pavane pour une infante difunte¨ (1898)

¨String Quartet¨ (1903)

¨Sonatine¨ (1905)

Colaboró con el empresario ruso Sergey Diaghilev para el montaje en el Ballet Ruso de su obra ¨Daphnis et Cloe¨ interpretada por primera vez en 1912. También trabajó junto a la novelista francesa Sidonia G. Colette, quien escribió el libreto para su obra ¨L´enfant et les sortiléges¨

La vida de Ravel no estuvo llena de acontecimientos y sin ningún tipo de novedad. No se le conoció mujer alguna. Nunca se casó y aunque le gustaba la amistad de amigos muy

escogidos permanecía semi-enclaustrado en su casa de campo de Montfort-L´Amaury, en el bosque de Ramboullet, cerca de París.

Sirvió en la 1ra Guerra Mundial como chofer de camión en el frente pero su débil constitución hizo que lo licenciaran en 1917.

En 1928 viaja por Canada, Estados Unidos e Inglaterra donde recibe el título de Doctor Honoris Causa en Música, en la ya prestigiosa Universidad de Oxford, también en ese año asiste al montaje y estreno

de ¨Bolero¨ en su forma original de ballet con Ida Rubinstein en el rol principal.

Los cinco años últimos de la vida de este exelente compositor los pasó recluido por Afasia, enfermedad que le redujo su poder de hablar e hizo imposible hasta firmar su nombre, pero quizás su mayor tragedia lo fue la permanencia activa de su imaginación musical, rica y viva como siempre. Una operación para aliviar la obstruccién de un vaso sanguíneo que irrigaba su cerebro fue un fracaso y al fin murió el 28 de diciembre de 1947, a los 62 años de edad

Su tumba solitaria y silenciosa pero no olvidada se encuentra en el cementerio de Levallois, en un suburbio de París, en el cual había vivido.

Junto a distinguidas personalidades de la música que le fueron a despedir, se hallaba su amigo de

siempre Igor Stravinsky, el autor de ¨La consagración de la Primavera¨ quien dijera de Ravel: ës el más perfecto relojero suizo¨ poniendo en alto la calidad de su intrincada melodía, comparándola con la precisión de estos artesanos del tiempo.


Sobre esta noticia

Autor:
Ernesto R. Del Valle (102 noticias)
Visitas:
15221
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.