Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Angel Monagas escriba una noticia?

Lo mejor que he leido sobre Libia: ¿pasado y futuro?

25/02/2011 13:31 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

FUENTE: ALJAZZERA.NET

Libya: Past and future?

After alienating powerful tribes, Gaddafi's regime seems to be falling, but it is unclear who could fill vacuum.

George Joffe

TRADUCCION: DR. JUAN QUINTERO, ANALISTA POLITICO INTERNACIONAL.

Libia: ¿Pasado y futuro?

Después de tener a su favor a las tribus más importantes, el régimen de Gaddafi parece estar llegando a su final, pero no está claro quién podría llenar ese vacío.

Muchos creyeron que el régimen del coronel Gaddafi iba a soportar el vendaval del cambio que esta barriendo el mundo árabe debido a su reputación de brutalidad, brutalidad que había fragmentado a la población de seis millones durante los últimos cuarenta y dos años.

Su ahora probable desaparición, después de unos días de protesta de parte de manifestantes desarmados es más sorprendente todavía porque {el régimen} ha destruido sistemáticamente incluso el más mínimo pretexto de disidencia y ha atomizado a la sociedad libia así asegurándose de que ninguna organización -formal o espontánea- podría consolidarse lo suficiente para oponerse a ella.

El Islam político, fuese radical o moderado, ha sido la principal víctima, especialmente después de una rebelión Islamista en Cyrenaica, la región oriental del país, a finales de los años 90. Otras corrientes políticas se han exiliado desde 1973, cuando la "democracia popular directa" fue declarada y el jamahiriyah (El Estado de las Masas) entró en existencia.

Hasta el ejército libio fue tratado con sospecha, con su cuerpo de oficiales controlados y monitoreados en busca de posible deslealtad. No es una sorpresa ahora que importantes unidades aparecen como separados del régimen y haber hecho posible la liberación del Oriente Libio.

v Las causas del colapso:

Las únicas estructuras que toleraba el régimen, además de la formal estructura del "Estado de las Masas" (la visión idiosincrática del coronel Gaddafi de la democracia directa en el Estado sin Estado de Libia en la cual todos los libios estaban teóricamente obligados a participar), eran las bases tribales de Libia y el Movimiento de Comités Revolucionarios, igualmente atados al régimen mediante afiliación tribal y compromiso ideológico, y que disciplinaban y aterrorizaban a la población a través de una "justicia revolucionaria".

Aparte de lo anterior, estaba solamente la familia del coronel y el rijal al-khima, los "hombres de la carpa" (los viejos camaradas revolucionarios del coronel miembros de la Unión de Oficiales Libres que habían organizado la revolución de 1969 en contra de la monarquía Sanussi y llevado al coronel al poder). Mas sin embargo ni siquiera las tribus necesariamente apoyaban al régimen, aun cuando estaban constreñidos por el "liderazgo social popular", un comité que reunía a treinta y dos de los lideres de las tribus más importantes sometido al ojo vigilante del régimen.

Pero, en realidad, las tribus Sa'adi de Cyrenaica, por ejemplo, tenían poco afecto por el régimen, pues habían sido la cuna del movimiento Sanussi que había controlado en el siglo diecinueve gran parte de la Libia y Chad moderna. En sociedad con el Imperio Otomán, los Sa'adi estuvieron al frente de la resistencia a la ocupación italiana entre 1911 y 1927.

Los Sanussi habían sido disminuidos por la revolución, debido en gran parte porque los revolucionarios venían de tres tribus –los Gadhadhfa, los Maghraha y los Warfalla- y antes subordinados a ellos.

Puede ser argumentado, en síntesis, que la revolución fue, en su centro, una reversión de la política tribal, a pesar de su ostensible compromiso con el nacionalismo árabe.

v Temas geográficos:

De hecho, el régimen ha sido conscientemente construido sobre las espaldas de estas tres tribus que pueblan los servicios de seguridad y el Movimiento de Comités Revolucionarios.

Sin embargo ellos tenían sus propias quejas; los Warfalla habían sido implicados en el fallido golpe de Bani Ulid en 1993, y sus líderes habían rehusado a ejecutar a los culpables como una demostración de su lealtad al régimen. Los esbirros del coronel Gaddafi organizaron por su parte las ejecuciones, ganando la enemistad tribal y posiblemente explicando el por qué los líderes de la tribu tan rápidamente se unieron a la oposición cuando el régimen comenzó a colapsar.

Existe igualmente el imperativo geográfico por el rápido colapso del régimen. Libia es esencialmente un desierto, siendo las únicas áreas capaces de soportar concentraciones de población la Llanura de Jefara, en las cercanías de Trípoli en Tripolitania, y el Jabal al-Akhdar detrás de Benghazi en Cyrenaica.

El resultado ha sido que los seis millones de habitantes de Libia, como resultado de un desarrollo económico impulsado por el petróleo en un Estado rentista que emergió a finales de los 60, están ahora altamente urbanizados y mayoritariamente concentrados en estas dos ciudadades y los pueblos satélites que los circundan.

v Corrupción:

Esto significa que cualquier régimen que pierda control de ellos ha perdido el control del país, aun cuando este controlando todo las demás áreas aledañas, tales como los campos petroleros en el Golfo de Sirt, que es de paso la base de los Gadhadhfa, o los Fezzan, que aparentemente se mantienen leales al régimen de Gaddafi. Es esto lo que explica cómo, una vez que el ejército en Benghazi cambio de lado, el régimen perdió el control de la Libia Oriental y el por qué su primacía en Trípoli, la capital, ha sido tan rápidamente amenazada.

Tampoco se puede ignorar la naturaleza del régimen o la de la familia Gaddafi como factor del colapso. En los últimos años el régimen se ha beneficiado por la creciente inversión en Libia, aunado a los enormes ingresos petroleros, después de que en 1999 las sanciones relacionadas al asunto Lockerbie fueron suspendidas.

Más sobre

Mientras crecía el interés económico extranjero, también lo hacia la corrupción, aun cuando el mismo coronel Gaddafi fuese o no corrupto, sus siete hijos y una hija sin duda lo han sido, obteniendo sus fortunas de comisiones y flujos de ingresos provenientes de sector del gas y petróleo.

Los libios de a píe han sido excluidos de los beneficios de la bonanza petrolera por décadas, por lo cual la abrumadora corrupción enardeció su resentimiento en los últimos años.

v Mercenarios extranjeros

Adicionalmente, el líder libio, que no tenía ningún rol formal dentro del Jamahiriyah pero que se aseguraba que el Movimiento de Comités Revolucionarios le respondiera solamente a él, ha jugado sobre las aspiraciones de sus hijos de sucederle, poniendo a unos contra otros para asegurar que ninguno de ellos pudiese amasar suficiente poder para amenazar a su posición.

En un ambiente de permanente sospecha y desconfianza, no es de sorprender que el bastión final del régimen haya sido la de los "mercenarios extranjeros" que han aterrorizado a los libios con su violencia indiscriminada durante las últimas revueltas del país.

Mas sin embargo, ellos también forman parte de lo que el líder concibe como el Estado. En la década de los 80, Libia abrió sus fronteras a todos aquellos que eran musulmanes, como parte de su visión del nacionalismo árabe y del radicalismo islámico.

El régimen también reclutó a la "Legión Islámica" para que asistiese en sus aventuras extranjeras, particularmente en África, como el Chad, Uganda y Tanzania iban a descubrir.

En 1997, Libia también renunció a su imagen como Estado Árabe, y en su lugar dándole prioridad a su destino africano, abriendo sus fronteras a la África sub-sahariana, a pesar de las intensas tensiones que generaban los inmigrantes, los cuales generaron disturbios y muertes en septiembre del 2000.

Ahora, además de utilizar a los inmigrantes africanos como una herramienta para coaccionar a los Estados europeos tales como Italia con la amenaza de una emigración descontrolada, también los ha reclutado dentro de unas fuerzas elites dentro del "Batallón Disuasivo" (la Brigada 32º) que son utilizadas solamente para represión interna.

Ellos no tienen lealtad a los libios quienes los odian y son las fuerzas de las cuales depende el coronel Gaddafi para asegurar que su régimen termine en un baño de sangre para castigar a los libios por su deslealtad a su visión política.

v El futuro

Sea lo que sea lo que el coronel piensa –y es lo que él piensa lo que determina la lucha dentro de la Libia de hoy- existen factores objetivos que determinaran el desenlace.

El descontento en la Libia Occidental ya ha llevado a pueblos en la Llanura de Jefara a unirse al creciente movimiento anti-gubernamental. Se dice que el pueblo de Zuwara ha caído bajo el control de ellos y que luchas significativas se están dando entre las fuerzas leales al régimen de Gadaffi y el incipiente movimiento opuesto a él en Misurata y Zawiya, donde aparentemente helicópteros artillados han sido utilizados.

Aun si Trípoli se mantiene bajo el control del régimen, los pueblos aledaños a ella aparecen estar escapando de su autoridad. Eventualmente, el líder controlará solamente la capital, más nada. No hay duda de que la lucha se está haciendo cada vez más sangrienta, con estimaciones de muertos entre los 600 y los 2.000.

El desenlace será determinado por la lealtad de las fuerzas armadas y de las instituciones del Estado hacia el líder libio.

Sin embargo esto está cada vez más en duda; dos ministros, de justicia y de interior, han renunciado y las misiones diplomáticas alrededor del mundo están de poco a poco distanciándose del régimen, incluyendo misiones claves como la de las Naciones Unidas en Nueva York y en Washington. Los diplomáticos dicen estar asqueados por lo que consideran un genocidio de parte de las fuerzas armadas de Libia al disparar en contra de manifestantes desarmados.

Hasta las mismas fuerzas armadas son cada vez menos confiables –una venganza postergada, sin duda, por la manera en la cual crónicamente se le ha manifestado desconfianza y mal utilizado. Pocos, en las fuerzas armadas o dentro de la población, han olvidado el abuso del cual fueron objeto por el régimen después de que Libia se vio obligada a salir del Chad con fuertes pérdidas a finales de los 80.

¿Quién sigue?

El problema, es extremadamente incierto lo que pudiese emerger para reemplazar al execrable régimen del coronel.

Una consecuencia de su represión desenfrenada ha sido el de asegurar que ningún movimiento o individuo ha surgido como una alternativa natural. Dentro de Libia, solamente la Hermandad Musulmana y algunos grupos extremistas islámicos tienen presencia formal.

Fuera de Libia existe una multitud de grupos de oposición, es verdad, pero no hay evidencia de que tengan alguna verdadera ascendencia dentro del país.

Existe también un creciente temor en los Estados europeos del margen norte del Mediterráneo de una ola de inmigrantes y buscadores de asilo huyendo de la violencia. Y a la vez hay un millón de inmigrantes africanos sub-saharianos atrapados en Libia con la esperanza de cruzar hacia Europa.

George Joffe es investigador en la Universidad de Cambridge, y profesor visitante en el Kings College de la Universidad de Londres, especializado en Oriente Medio y África del Norte. Fue Director de Estudios en el Instituto Real de Asuntos Internacionales en Londres (Chatham House).

Los puntos de vista expresados en este articulo son exclusivos del autor y no necesariamente reflejan la política editorial de Al Jazeera.

LIGA URL


Sobre esta noticia

Autor:
Angel Monagas (667 noticias)
Fuente:
Juicio a la Noticia
Visitas:
3492
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.