Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carlos Perla Hernández escriba una noticia?

Megatelescopio espacial sin estructura buscaría vida en exoplanetas

12/02/2010 03:31 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Una aspiración importante para los astrónomos es identificar vida en planetas que orbitan otras estrellas. Gracias a La misión Kepler de la NASA vamos a conocer cuál es la abundancia estadística de mundos similares a la Tierra en nuestra galaxia en pocos años.

Sin embargo, confirmar que otros mundos son realmente habitadas (no sólo habitables) Podría llevar décadas.

Y, encontrar uno sólo de esos planetas no será suficiente. Tendremos que explorar, al menos, varias exo-Tierras cercanas para convencernos de que realmente estamos viendo las huellas biológicas de la vida.

Los precursores del Telescopio Espacial Hubble han sido satélites de reconocimiento militar

Lograr esto, será una tarea hercúlea. Son necesarios grandes telescopios espaciales para obtener el débil resplandor de un exo-planeta. Esto sucede porque la luz debe ser diseccionada en el espectro obtenido para hallar la huella química de los procesos de la vida.

Probablemente, será al menos necesario un telescopio espacial de 16 metros. Para esto existe un telescopio en estudio. Pero si la NASA algún día podría darse ese el lujo sería otra historia. El observatorio costaría al menos 5000 millones de dólares. El lanzamiento de este telescopio está ligado al desarrollo de cohetes para lanzar cargas pesadas necesarios para poner el telescopio en el espacio.

Pero tengamos en cuenta que el Telescopio Espacial Hubble existe porque tiene primos ahí arriba. Y no son precisamente otros grandes Observatorios de la NASA, como los telescopios espaciales Chandra y Spitzer. Los precursores del Hubble son los satélites KH-11 de reconocimiento de la Tierra construidos en la década de 1970 y 80. El Hubble está emparentado con estos satélites espía. La única diferencia es que el Hubble mira hacia arriba en lugar de hacia abajo. En teoría (no en la práctica) el Hubble podría resolver un objeto en la superficie de la Tierra tan pequeños como los nuevos iPad de Apple.

Una constelación de 96 espejos de 2 metros debería alinearse en el espacio para concentrar luz en un punto

El Departamento de Defensa de los Estados Unidos está estudiando la posibilidad de colocar satélites espía en órbitas mucho más altas de las que se utilizan actualmente. Una razón es que tales ojos de halcón serían más difíciles de destruir por las armas anti-satélite.

La orbita de la Tierra más alta, es la órbita geoestacionaria (GEO) a aproximadamente 36.000 km de altura, donde se aparcan los satélites de telecomunicaciones y meteorológicos. A esta altitud el satélite gira a la misma velocidad ángular que la Tierra, en 24 horas, de forma que se mantiene estacionario sobre un lugar concreto de la superficie de nuestro planeta.

Un espejo de 30 metros en órbita geoestacionaria podría tomar imágenes del área metropolitana de Washington con una resolución de hasta un metro. Tres telescopios de este tipo situados a 120 grados de separación en el cielo abarcarían todas las regiones de la Tierra en todo momento. El mensaje dado a los terroristas sería: podéis correr, pero no esconderos.

Si la matriz de espejos fuera dirigida a las estrellas, sería diez veces mayor que el Hubble y 60 veces más sensible.

El conjunto de espejos debería reflejar la luz hasta un espejo secundario situado a 300 metros de la matriz de pequeños espejos. Los rayos láser se ocuparían de alinear adecuadamente este enorme dispositivo

Un concepto elegante "fuera de la caja" sería ensamblar el telescopio mediante un montaje de 88 espejos separados de tan sólo 2 metros de ancho. Los espejos estarían alineados de forma precisa en formación de vuelo para ser el equivalente de un único espejo parabólico de 30 metros de diámetro superficial que concentraría toda la luz hacia una nave situada en un foco central.

Estarían colocados en un cubo "virtual" (sin estructura) con sus esquinas con reflectores láser flotando libremente. Los pulsos de luz del láser se dispararían para colocar a cada espejo en su lugar en caso de que se desalinee. Los rayos láser disparados por una plataforma central de control que se concentrarían en el foco de un espejo super-segmentado. Los espejos se desplegarían inicialmente por la fuerza magnética de pequeñas naves espaciales.

Lo que hace que este concepto sea prometedor, aunque sea técnicamente complejo, es que el súper-espejo sea muy tolerante a errores. Si cualquier componente fallara que podría ser fácilmente reemplazado. Incluso podría funcionar a pesar de la pérdida de segmentos de espejo por resultado de impactos de micrometeoritos.

Más importante aún, los cohetes de hoy tienen la capacidad de carga útil para poner lanzar los componentes del supertelescopio poco a poco. Un error en el lanzamiento de un conjunto de espejos no sería una catastrofe para el programa.

Lo mejor de todo, estamos hablando de un nuevo telescopio alineado, sin ninguna estructura. Si construimos varios de estos telescopios para la seguridad nacional, el coste disminuye significativamente por telescopio, más que si fuera construido desde cero exclusivamente para la astronomía.

Fuente original

Publicado en Odisea cósmica


Sobre esta noticia

Autor:
Carlos Perla Hernández (1246 noticias)
Fuente:
odiseacosmica.com
Visitas:
10417
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.