Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lacienciaesbella escriba una noticia?

Las "medicinas" alternativas no pueden escapar al brazo largo de la ley

22/05/2012 20:24
0

Los mejores críticos de las "medicinas" alternativas son los profesionales sanitarios que (ojalá todos actuaran así) aseguran que sus presuntas propiedades ni se basan en la evidencia científica ni tienen ningún fundamento teórico.

image(Fuente)

Últimamente estos argumentos están siendo utilizados para llevar a las pseudomedicinas a los tribunales, y se empiezan a cosechar algunos éxitos. Un buen ejemplo es el de Simon Singh, quien ganó el caso interpuesto contra él por la British Chiropractic Association después de que publicara un artículo alertando del peligro de ponerse en manos de los curanderos quiroprácticos. Otro caso sonado es el de la gran multinacional del timo homeopático Boiron, que tuvo que aflojar 12 millones de dólares canadienses (9, 2 millones de euros) para detener las demandas por vender productos homeopáticos ofreciendo falsas expectativas a los pacientes.

Parece que la lucha contra las medicinas va por buen camino. El abogado australiano Ian Freckelton ha analizado las "medicinas" alternativas desde el punto de vista legal y ha revisado casos judiciales de todo el mundo sobre tratamientos tan variados como ozonoterapia, curación espiritual, irrigación del colon, magnetoterapia... tratamientos ineficaces que se llegan a aplicar en enfermedades potencialmente mortales y que cuestan a los sufridos pacientes mucho dinero. Esto es lo que opina Freckelton:

"El profesional incurre en un delito contra las leyes australianas cuando utiliza publicidad engañosa y testimonios, reales o supuestos, para crear una expectativa irracional sobre los beneficios de un tratamiento. Es una conducta nada profesional que tiene como objetivo proporcionar un tratamiento excesivo e innecesario" .

Y urge a los médicos a tener muy presentes sus obligaciones profesionales:

"Al no optar por el tratamiento con más probabilidades de éxito, al elegir tratamientos no científicos, se está actuando de forma no profesional, independientemente de que se obtenga el consentimiento del paciente. Este problema todavía no se ha resuelto de forma legal, pero hay que tener en cuenta que una recomendación de tratamientos que no están respaldados por publicaciones relevantes suele estar acompañada por una información muy pobre, por lo que en la práctica se han negado al paciente opciones de tratamientos efectivos. En definitiva, el consentimiento es no informado ".

Sí, alguien tendría que (re)leer el juramento hipocrático, especialmente esa parte que dice:

"Estableceré el régimen de los enfermos de la manera que les sea más provechosa según mis facultades y a mi entender..."

Así que, al menos en Australia, donde Freckelton está echando el resto, los fabricantes, practicantes y otros profesionales de las "medicinas" alternativas podrían ser llevados ante los tribunales cuando no respeten las reglas de la medicina basada en la evidencia. Lógico, sin duda. Claro que ¿cuándo una "medicina alternativa" respeta las reglas de la medicina basada en la evidencia? Si se aplicaran a rajatabla las pretensiones de Freckelton, las pseudomedicinas tendrían los días contados.

Por estos lares seguiremos esperando. Mucho, me temo.

(Fuente)

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en