Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

Media España sin efectivo: más de 4.000 pueblos no tienen oficina bancaria

07/02/2019 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

NOELIA PÉREZ / FOTOS: JORGE PARÍS

  • Una veintena de autobuses dan servicio financiero a 800 municipios de España al menos una vez al mes.
  • "La gente mayor necesita dinero en metálico y tiene que tener una forma para obtenerlo".

image

Es martes; hace frío; llueve, aunque intenta nevar, y sopla un viento que es capaz de arrastrar a cualquiera. Pese a ello, Pedro, María, Elisa, Gloria y Jesús ?entre otros vecinos? acuden a la Plaza del Ayuntamiento de Canencia antes de hacer sus respectivas compras para poder sacar dinero, pagar facturas y dejarse asesorar por un agente financiero. Tienen que hacerlo hoy porque sino, hasta dentro de 15 días o un mes no dispondrán de estas opciones. Y eso si este pueblo ubicado en la sierra norte de Madrid no se queda incomunicado por una ola de frío y nieve, o lo permite su mala cobertura.

¿Por qué toda esta espera? Tienen un supermercado, panadería, farmacia, varios bares e incluso colegio. Pero los casi 500 habitantes de Canencia no disponen de una oficina bancaria. Tenían una que cerró hace ya seis años, en 2013. Y ahora, solo tienen dos opciones para ir al banco: viajar unos 20 kilómetros hasta la sucursal más cercana (en Buitrago de Lozoya) o esperar a que una oficina ambulante vaya a visitarlos durante 3 horas. Hoy es el día en el que el ofibus de Bankia llega a Canencia y lo esperan impacientes. Tienen un cajero en la casa consistorial, pero muchos de los vecinos ?cuya media de edad sobrepasa los 60 años? no lo utilizan porque no se atreven, no saben o tienen miedo de que "se trague la tarjeta". También porque, como dicen: "Ya tenemos una edad".

"Es un parche, no una solución"

Su alcaldesa, Mercedes López Moreno, afirma para 20minutos que "la gente mayor se encuentra con que tiene que pagar con dinero en metálico la compra o el café y tiene que tener alguna forma con la que poder hacerlo". Parece que la opción del ofibus "es un parche que viene después del cierre de una oficina y, en cierto modo, palía las necesidades que tienen los vecinos", pero "no es una solución real". "Se olvidan de que en los pueblos tenemos mucha gente mayor que necesita pagar, comprar y hacer gestiones", dice la popular. Y es que esa gente mayor es a la que le urge "que haya una persona con la que hablar, que les ayude a hacer el trámite correspondiente. Todos pagan recibos: Iberdrola, Telefónica, el Canal, las propias tasas del Ayuntamiento... y han de hacerlo en una oficina. Ahora lo hacen en el ofibus, pero cada 15 días, y los recibos hay que pagarlos en unos plazos" que a veces no coinciden con la ruta.

Además, en el pueblo no se admite el pago con tarjeta en la mayoría de los locales, también por ello, este problema se lo encuentran los empresarios de los mismos: "Muchas veces no tenemos cambio y nos tenemos que apañar entre nosotros porque el cajero no te da cambio; con los comercios, los bares, la gente que baja a Madrid o a Buitrago para que me cambien billetes y te traigan monedas", admite Elisa, que además afirma que una oficina bancaria hace "mucha falta" a los negocios.

image

Elisa, panadera de Canencia, acude al autobús-oficina de Bankia. (Foto: J.París)

Ella es la panadera del pueblo, tiene 52 años y acude al ofibus a hacer los trámites que sus padres necesitan. "Utilizo también el cajero e internet, pero por ejemplo hoy he venido por mi madre, que ellos se apañan mejor en la oficina y con una persona que los atienda para ver sus cuentas", afirma. Los padres de Elisa tienen más de 80 años, "como la mayoría de la gente del pueblo, que es gente mayor". "Para ellos incluso supone un esfuerzo venir al cajero. Mi padre me dice siempre que le saque dinero porque no sabe utilizarlo. Antes había sucursal, pero cuando Bankia cerró tantas, después de muchos años de crisis, también la cerraron, dejaron el cajero y cerraron las de muchos pueblos de alrededor. "Hay en Buitrago o Rascafría, que son las que más cerca tenemos". Elisa se queja, además, de que "pierdes toda la mañana" cuando acudes a estos lugares.

image

María, vecina de Canencia, acude al autobús-oficina de Bankia. (Foto: J.París)

Este mismo lamento lo comparte con este medio María. "Ojalá lo tuviéramos (el ofibus) más amenudo", dice esta señora de 74 años que cuenta que a veces tiene que usar el cajero o viajar hasta Buitrago porque "el autobús no llega, se rompe (pierde la cobertura)... y es imprevisible". "Cuando viene lo uso para sacar dinero porque si tengo que hacer alguna otra cosa voy a Buitrago; prefiero hablar allí con alguna persona cualificada", dice. Para realizar este viaje disponen de autobuses lanzadera "de lunes a viernes en horario de mañana" y que pasa "por todos los pueblos" de la zona. Es decir, para hacer un trayecto de 20 minutos en coche, en lanzadera tardan unos 50.

image

Pedro Domingo, vecino de Canencia, acude al autobús-oficina de Bankia. (Foto: J.París)

Pedro Domingo, a sus 87 años considera que es "mayor" para usar el cajero y también para desplazarse. Recuerda con anhelo la oficina que "llevaba muchos años en la Calle Real" de Canencia que "quitaron y no pusieron otra". Uno de los motivos que hace que los vecinos se vayan a las ciudades: "El pueblo tiene muchas casas, pero la mitad ya están vacías. Algunos tienen residencia aquí, pero solo vienen a pasar el verano o los fines de semana", afirma y reclama "una fábrica cerca del pueblo" para que la gente no se vaya a vivir a Madrid.

image

Gloria, vecina de Canencia, acude al autobús-oficina de Bankia. (Foto: J.París)

Los ojos de Gloria también se emocionan cuando recuerdan épocas pasadas. "Nací aquí, vivo aquí, me casé aquí y quiero morir aquí", declara y lamenta que "hay mucha menos gente que antes, y muchos mayores, de 80 para arriba los que más" porque "los jóvenes empiezan a marcharse". El cierre de la oficina bancaria es otro de los ejemplos de que "en los pueblos grandes van poniendo las cosas y en los pueblos pequeños, con eso de que son pequeños, no se acuerdan de ellos". Utiliza el ofibus, como el resto, para "ver la cartilla y sacar dinero" porque el cajero "no da más de 500 euros; tengo cinco hijos y nueve nietos, y ahora empiezan los cumpleaños", afirma.

Más de 4.000 municipios sin banco

Pero Canencia no es la única localidad española cuyos vecinos están en clara exclusión financiera. En 2017 ?último años del que hay cifras oficiales? un total de 4.109 municipios (1.249.407 personas) no tenían oficina bancaria, según la Revista de Estabilidad Financiera del Banco de España. Es más, desde 2008 ?año en que la red de oficinas en el país alcanzó su máxima extensión y en el que se desató la crisis? hasta 2017, el número de oficinas de entidades de depósito en España disminuyó en 17.873, hasta quedarse en apenas 27.706.

Parecidos son los datos recogidos por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), que afirma que en junio de 2018 el sector bancario español contaba con una red de 27.320 oficinas, casi la mitad de las 45.662 que existían antes del inicio de la crisis. Según sus estadísticas, en 2017, un total de 1.351.276 habitantes vivían en municipios donde no había ni una sola oficina bancaria. Esto supone que más de la mitad de los municipios españoles (en concreto, en el 52, 2%) estaban en exclusión financiera, con un aumento de 1, 5 puntos porcentuales respecto a 2016 y 8, 3 desde 2008.

Es más, el Ivie afirmaba que solo en la Comunidad de Madrid eran 64 los municipios que no la tenían (115 sí) y por tanto, 46.838 madrileños no podían acceder a ella con tan solo salir de casa o cruzar una calle. Una cifra que aumenta si nos deplazamos a Castilla y León, que tiene 2.248 municipios en total, ocupaba el primer lugar del ranking en cuanto a número de estos sin oficina bancaria con 1.810 (398.277 habitantes). Respecto a Cataluña, 471 pueblos no tenían entonces banco (242.479 habitantes); en la Comunidad Valenciana eran 248 (135.814) y en Andalucía, 179 (108.751).

Unos números fatales para las poblaciones rurales que desde los bancos han intentado suavizar con otras opciones como el uso de la banca online, la instalación de cajeros desplazados (fuera de las sucusales) o el recurso de las oficinas móviles: los ofibuses, que dan servicio a casi 800 municipios de la España más abandonada económicamente hablando. La mayoría dispone de cajero y de la tecnología necesaria para realizar cualquier tipo de operación bancaria, por lo que ofrecen los mismos servicios que una oficina convencional.

24 ofibuses por España

Bankia es una de las entidades que dispone de este servicio de oficina ambulante, con la que atienden a 341 poblaciones distribuidas entre las provincias de Madrid, Valencia, Castellón, Ávila, Segovia, La Rioja y Ciudad Real. Para prestar servicio financiero a las más de 20.200 personas residentes en esos pueblos, 11 ofibuses recorren más de 3.000 km al mes. No obstante, su servicio se irá ampliando y próximamente también prestarán asistencia a casi 40 localidades de la provincia de Granada en exclusión financiera. Y es que en 2013 Bankia cerró un tercio de las sucursales que tenía repartidas por todo el país.

"Fue el año en el que más sucursales se cerraron: la Unión Europea nos puso una serie de restricciones, entre ellas cerrar sucursales y tuvimos que aquilatar la estructura", afirma el director de Zona Sierra Noreste de Madrid de Bankia, Jaime Sedano. ¿Cómo se decide cuáles cerrar? "En función de donde hace más o menos daño: te tienes que quedar con un tamaño y dentro de eso vemos lo que es mejor para la entidad y los clientes. También dependiendo de la distancia entre oficinas: no es lo mismo cerrar una en Canencia ?donde tienes otra a 15 km?, que cerrar la de Rascafría, que ya te tienes que desplazar casi 30. Y se intentó mantener en las poblaciones que tenían mayor densidad", añade.

Esta entidad que se fusionó con BMN no es la única que da servicio a los pueblos rurales de autobús-oficina: de lunes a viernes y en horario de mañana. También Unicaja Banco, Abanca y Banco Sabadell disponen de esta opción. La primera pone 7 oficinas móviles a disposición de sus clientes en el ámbito rural; van a 353 municipios de menos de 1.000 habitantes ubicados en Castilla y León (Valladolid, León, Salamanca, Palencia, Zamora y Ávila) y Extremadura (Cáceres). La entidad financiera gallega, pionera en implantar este sistema hace 25 años, desplaza dos 'ofibuses' entre tres provincias gallegas: A Coruña (8 municipios), Ourense (6) y Pontevedra (1) Asimismo, otras cuatro oficinas móviles, pero de Banco Sabadell presta servicio a otros cinco pueblos gallegos y a 15 asturianos.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (38803 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
3134
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.