Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ángel Juez escriba una noticia?

"¡Me estoy achicando!" ¡Estoy envejeciendo!"

10/08/2009 22:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

“Hace poco utilicé el tallímetro para registrar mi altura y ¡oh! Sorpresa, mido 1.65… hasta el año anterior medía 1.66.. ¡Me estoy achicando!”

Esta fue la reacción de un amigo (cuyo nombre omito) que pasó la barrera de los 50 años, al conversar sobre algunos de los cambios que él viene experimentando en torno al envejecimiento humano.

Pero, ¿qué sucede realmente con nosotros al ir envejeciendo? ¿Le pasa a usted lo mismo que a mi amigo? Parece que el que estemos disminuyendo de altura es algo irreversible y que todos y todas lo vamos a experimentar. ¿Qué le sucede a nuestros órganos como la piel, músculos y esqueleto al ir acumulando años a nuestra existencia?

Conozca algunos de los cambios clínicos que están asociados al envejecimiento. Este es un extracto de la información tomada del libro “Cómo vivir cien años” del Dr. Rafael Velasco Terán. Www.longevidadecuador.com, www.angeljuez.blog.galeon.com

1. Cambios Generales

Entre los 30 y 40 años se alcanza el máximo de altura, disminuyendo luego 5 mm por año a partir de los 50 y es más acentuado en las mujeres. Se explica por cambios posturales, disminución de la altura de los cuerpos vertebrales y alteración de los discos intervertebrales. El peso alcanza su máximo a los 50 y disminuye. La grasa aumenta 30% a los 40 para disminuir a 20% promedio.

2. Piel y Fanéreos

Por su extensión, la piel es el órgano más susceptible de recibir daño ambiental a través de los años y en adultos mayores presentan púrpura senil. Con el tiempo se hace más delgada, más seca, más transparente y se vuelve menos elástica, arrugada y de tinte amarillento.

La epidermis sufre depresiones irregulares por pérdida de la polaridad de los queratinocitos, hay disminución de los melanocitos y existe tendencia a la displasia celular. La dermis pierde parte de su contenido colágeno, produciéndose arrugas. La pérdida de la elastina e incremento de los glicosaminoglicanos inducen la formación de pseudo-elastina, que causa el color amarillento a la piel.

La hipodermis se ve adelgazada por la disminución del tejido graso. Los folículos pilosos se atrofian y disminuyen su densidad, se pierde la producción de pigmentos por el decremento de los melanocitos. Las uñas reducen su velocidad de crecimiento, aumentan su grosor y se vuelven opacas y más duras por aumento de la queratina, llegando a presentar onicogrifosis.

Entre los 30 y 40 años se alcanza el máximo de altura, disminuyendo luego 5 mm por año a partir de los 50 y es más acentuado en las mujeres

El tejido conectivo disminuye su contenido de colágeno y los fibroblastos reducen su recambio.

Por pérdida del soporte elástico, los traumatismos pueden provocar la ruptura de vasos capilares apareciendo traspasación de sangre, con menor degradación. A los 90 el 70% de los adultos mayores presentan púrpura senil.

3. Sistema Músculo Esquelético

Entre los 30 y 80 años se pierde un 40% de la masa muscular, que se acelera con la edad. La fuerza muscular disminuye con los años, ya que las fibras tipo II (rápidas) disminuyen más que las fibras tipo I y las unidades motoras reducen su densidad. Las enzimas glicolíticas reducen su actividad más que las oxidantes. La menor actividad de la hormona de crecimiento y andrógenos contribuye a la disfunción muscular. La remodelación de tendones y ligamentos se vuelve más lenta.

Los cambios óseos son importantes por sus implicancias clínico-epidemiológicas. Hay disminución en la actividad osteoblástica, decremento de la masa ósea, reducción del grosor de la cortical. En los hombres la masa ósea es mayor a través de toda la vida y la pérdida de los estrógenos femeninos termina con el efecto inhibidor de éstos sobre los osteoclastos.

Se produce osteoporosis (pérdida de la masa ósea con composición normal del hueso) en caderas, fémures y vértebras. También puede aparecer osteomalacia (falla en la calcificación de la matriz ósea y acumulación de hueso no calcificado) lo cual se asocia a déficit de vitamina D.

En la siguiente entrega conoceremos cómo afecta la vejez al sistema nervioso, oído y la audición, los ojos y la visión, el sistema endócrino, el sistema inmune, el sistema renal y las vías urinarias, la sangre y coagulación, el sistema cardiovascular, el sistema respiratorio y el sistema digestivo. Gracias por vuestros comentarios.


Sobre esta noticia

Autor:
Ángel Juez (84 noticias)
Visitas:
11076
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.